Probamos Android O: Toma de contacto y primeras impresiones

Escrito por
Android

Está misma mañana, Google empezaba a colgar las imágenes de Android O en su web para desarrolladores y habilitaba la nueva versión del sistema en su beta pública. Nosotros ya lo hemos descargado y os ofrecemos nuestras primeras sensaciones con este sucesor de Nougat.

Lamentablemente, Android O no va a llegar a la Nexus 9 de forma oficial por lo que hemos tenido que instalarlo en un Nexus 6P y no podemos hacer repaso de las novedades en formato tablet. Aún así, y dado que ya hemos publicado un par de artículos contando las características oficiales de esta nueva versión, el tema que ahora os presentamos tiene un toque personal y aborda principalmente las cuestiones más visibles en cuanto a interfaz y funcionamiento de la última versión de Android.

Android O: Una instalación mucho más limpia y segura

El pasado año, cuando Google puso en marcha su sistema de betas públicas para desarrolladores y entusiastas de Android, se generó casi al momento un aluvión de quejas acerca de la OTA que se estaba distribuyendo: borraba todos los contenidos previos, era muy inestable y en caso de querer volver a Marshmallow algunos usuarios habían acabado haciendo de su terminal un lujoso ladrillo.

Android O toma de contacto

Por fortuna, los de Mountain View han aprendido de sus errores: nosotros mismos hemos utilizado la web de desarrolladores para inscribir el Nexus 6P esta mañana y la instalación no sólo es rápida y limpia, sino que mantiene todo el contenido (aplicaciones, configuraciones, fotos, contraseñas, etc.) en el dispositivo. La activación es sencilla y efectiva, el smartphone ha empezado a trabajar con esta nueva versión «sin despeinarse».

Cambios en la interfaz, aunque continuidad desde Lollipop

Lollipop fue la versión de Android que introdujo por primera vez al usuario a las pautas del material design. Aún así, tal vez podría decirse que Marshmallow fue el momento en el que el nuevo concepto de Google se volvió maduro, especialmente gracias a Doze y a la gestión de las tarjetas micro SD como memoria interna. Nougat y, por lo que vemos, también Android O representan evoluciones en las que se trata de afinar y reafirmar las bases sentadas en las ediciones L y M.

Ahora, ha cambiado sensiblemente la apariencia del panel de ajustes rápidos y del menús de ajustes. Del primero destaca el color y los iconos, así como una mayor facilidad para llevar a cabo ediciones y personalizaciones. Del segundo, nos encontramos con una presentación más limpia, menos de elementos y prescindibles.

Menus Android 8.0

Vemos por ejemplo, que ha desaparecido la opción para gestionar la RAM manualmente. Por ahora no sabemos si está en un submenú o si simplemente Google considera que Android O hace ese trabajo de forma más eficiente a como puede hacerlo cualquier usuario humano.

Doze: la gran evolución. Simplemente, estelar

Hace unas cuantas horas que desconecté el terminal del enchufe, he estado trasteando un rato y luego lo he dejado descansar. El resultado en cuanto a consumo de batería es una enorme línea recta que salta a los ojos nada más verla. En stand-by el Nexus 6P no ha consumido absolutamente nada de su batería. Incluso ahora, encendiéndolo de cuando en cuando para tomar capturas sigo en el mismo 70%. Es realmente impresionante.

Android 8.0 gestion de materia y almacenamiento interno

Además, nos hemos encontrado con otra cuestión interesante que ya estaba anunciada desde hace tiempo. Google se ha tomado muy en serio el apartado de la memoria y ha introducido un limpiador nativo para acabar con archivos basura, temporales e innecesarios. Basta con darle a liberar espacio el mismo sistema nos junta todo lo que podemos borrar, incluidas aplicaciones que no hemos utilizado en meses.

Grata primera experiencia

Podemos decir que Google parece estar en el buen camino. Android O se parece mucho a una versión estable y estamos seguros de que en las próximas betas irán llegado más y más novedades interesantes.

Lo que hay, por ahora, funciona muy bien. La interfaz es si cabe más rápida (o esa impresión me está dando) y el apartado del consumo es sobresaliente. El sistema operativo de Google sufría hace unos años con respecto a iOS en estos dos apartados. Por lo que vemos en el Nexus 6P, un terminal de casi dos años de antigüedad, las diferencias ahora son casi imperceptibles. Estamos deseando ver cómo se comporta estar versión con un procesador como el Exynos 8895 o el Snapdragon 835, con fabricación de 10 nanómetros.

Compártelo. ¡Gracias!