La nueva tecnología de carga rápida de Qualcomm ya es oficial

Escrito por

La tecnología de carga rápida ha contribuido, en parte, a solventar uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los terminales: La autonomía. A pesar de que hayamos asistido a la aparición de baterías más grandes y a funciones dentro de los propios terminales para optimizar más el consumo, lo cierto es que aún persisten algunos inconvenientes.

En las últimas horas, Qualcomm, la responsable de fabricar los procesadores que utilizan millones de tablets y smartphones de todo el mundo, ha dado a conocer más sobre su último avance en esta materia. Hoy os hablamos de QuickCharge 4.0+ y os contamos cuáles son sus puntos fuertes, dónde podríamos encontrarlo y en qué fase se encuentra actualmente.

¿Qué es?

Estamos frente a la nueva generación de la tecnología de carga rápida de la compañía. Tras el desarrollo de la versión 4, la actual permitiría, según sus diseñadores, bajar la temperatura de la batería 3ºC respecto a su antecesor mientras se llena. Sin embargo, las mejoras más significativas vendrían del lado del rendimiento de los recursos respecto a la anterior, cercano al 30% y una reducción del tiempo de carga del 15%.

tecnologia de carga rapida qualcomm

¿Dónde aparecerá?

De momento ya se ha confirmado que estará presente en una phablet de la que ya hemos escuchado hablar en las últimas semanas: Nubia Z17. Por otro lado, se cree que aparecerá en otros terminales que cuenten con los últimos procesadores fabricados por Qualcomm. En un futuro, la compañía estadounidense también pretende extenderlo a dispositivos que corran con Windows 10 y a soportes de mayor tamaño tales como portátiles y convertibles.

¿Y después qué?¿Otra tecnología de carga rápida?

En los últimos años, la firma ha pisado el acelerador para que QuickCharge 4.0+ entre en acción lo más rápido posible. Sin embargo, ya estaría en el aire otro miembro de la familia, el 5.0 y que tampoco tardaría mucho tiempo en aparecer. El principal reto al que se enfrentan ahora todas las tecnologías de carga rápida es conseguir una optimización real y por otro lado, el coste. Los terminales que la contienen han experimentado una rebaja importante respecto a los primeros que la añadieron, pero aún queda mucho por hacer.

Y vosotros, ¿Hacia dónde pensáis que deberían dirigirse los esfuerzos para mejorar la autonomía de los terminales? ¿Creéis que esta y otras tendrán futuro? Mientras se despejan las dudas, os dejamos disponible más información relacionada sobre todos los avances que estamos viendo a lo largo de este año para que podáis conocer más.

Compártelo. ¡Gracias!