Tablets chinas low cost que presumen de conectividad. Os presentamos Y13

Escrito por

Las tablets chinas más asequibles aún siguen arrastrando una serie de inconvenientes. Su reducido coste va acompañado de unas prestaciones bastante limitadas. Ellas impiden que estos dispositivos puedan situarse como la opción principal para públicos que buscan productividad y velocidad pero también, para usuarios domésticos que demandan terminales apropiados para el ocio, ya que pueden quedar algo rezagados a la hora de reproducir contenidos o ejecutar ciertos juegos.

Sin embargo, y como os recordamos con frecuencia, poco a poco vemos avances que, en mayor o menor medida, contribuyen a ofrecer unos resultados más completos sacrificando el precio lo menos posible. Hoy vamos a hablaros de Y13, un terminal que utiliza la conectividad como una de sus bazas pero que también recurre a un coste más asequible para intentar llegar más lejos.

Diseño

Uno de los reclamos de este terminal es su carcasa metálica. Normalmente, las tablets chinas más asequibles siguen recurriendo al policarbonato. Sin embargo, ya podemos ver modelos más robustos. Sus dimensiones aproximadas son de 24×17 centímetros, mientras que su grosor se queda en los 8 milímetros. La cubierta posterior es dorada y los marcos frontales, blancos.

tablets baratas

 

¿Una evolución dentro de las tablets chinas?

La Y13 intenta ofrecer prestaciones más elevadas dentro del campo de la imagen. Su pantalla, multitáctil, de 10,1 pulgadas, cuenta con una resolución HD de 1280×800 píxeles. La cámara frontal alcanza los 2 Mpx y la trasera, los 5. En materia de rendimiento no encontramos prestaciones del todo punteras: RAM de 2 GB, almacenamiento de 16 ampliable hasta los 32 y un procesador fabricado por MediaTek que alcanza máximos de 1,3 Ghz. Como dijimos al principio, uno de sus puntos fuertes es su conectividad, ya que está preparada tanto para redes WiFi como para 4G. Su sistema operativo tampoco es Marshmallow.

Disponibilidad y precio

Como sucede con la mayoría de tablets chinas procedentes de firmas prácticamente desconocidas, la única forma de adquirir este dispositivo es a través de los portales de compra por Internet. En ellos, es posible conseguirla por unos 120 euros. Sin embargo, si se compra en cantidades más grandes puede sufrir algunas bajadas de precio.

Tras conocer más sobre otro modelo procedente de tierras asiáticas. ¿Pensáis que los dispositivos convencionales aún pueden tener una gran acogida entre el público con estrategias basadas en un coste reducido y prestaciones equilibradas?¿Creéis que las preferencias de los consumidores ya se han dirigido completamente hacia los convertibles? Tenéis disponible información relacionada sobre otros terminales de esta categoría para que podáis conocer más.

Compártelo. ¡Gracias!