iOS, Android y Windows: sus logros y sus retos para tablets en 2017

Escrito por
Tablets

Ahora que estamos ya en la mitad del año hemos hablado mucho de lo mejor que nos ha dejado en tablets, repasando todas las categorías, pero ¿qué decir de los distintos sistemas operativos? Con Windows 10 cada vez más consolidado, la actualización a Android O ya bastante cerca y la de iOS 11 pendiente de llegar sólo un poco después, ¿cuáles son las mejores noticias que nos han dejado y cuáles las asignaturas pendientes?

iOS 11: haciendo del iPad una mejor herramienta de trabajo

Durante un tiempo en el que Apple parecía estar siguiendo un poco a Google con algunas de las funciones que iba introduciendo, hasta el punto de que, un poco con ánimo de provocar, nos atrevíamos a decir que iOS 10 parecía un poco ya una personalización de Android, el énfasis con iOS 11, y sobre todo por lo que respecta al iPad, está puesto en incrementar nuestras opciones de productividad, en un esfuerzo claro por plantarle cara a Windows, con una presencia cada vez más fuerte y muy localizada en un terreno con muchas posibilidades de expansión aún.

iOS principales caracteristicas de la beta en tablet

Como mínimo hay que reconocerles que han sabido escuchar las críticas y que se ha intentado dar solución a muchas de ellas, incluyendo un gestor de archivos nativo e introduciendo diversas funciones para mejorar la multitarea (la barra de aplicaciones, la función para arrastrar y soltar, el nuevo centro de control). Aunque la mayoría de los que usarán a menudo su iPad para escribir lo harán con un teclado físico, no está de más tampoco los cambios introducidos en el teclado virtual, que que hacen que la experiencia de uso sea más similar a la de los otros y más fluida.

¿Han dado fruto sus esfuerzos? Habrá que esperar para ver cuál es el sentir de los usuarios de perfil medio cuando puedan empezar a disfrutar de iOS 11, porque de momento, sólo están teniendo acceso a la actualización los que se hayan atrevido a descargar la beta (un tipo de usuario minoritario, más avanzado, normalmente) y los expertos. La recepción en todo caso y por lo que se puede decir por el momento, parece haber sido bastante buena, pero la realidad es que aún hay dudas. Sea como sea, se sigue puliendo con cada nueva actualización y es posible que aún antes de que termine el año tengamos un iOS 11.1 que convenza un poco más a los críticos.

Android O: atacando los problemas fundamentales

En el caso de Android, parece que la prioridad de Google ha sido atajar los problemas que crea lo que, por otra parte, es su gran ventaja estratégica: la diversidad. Una de las razones por las que su sistema operativo ha crecido como lo ha hecho es por su enorme versatilidad y la cantidad de dispositivos a los que da vida, pero indudablemente esto le pasa factura en algunas cuestiones clave. La más evidente de ella es la lentitud con la que se mueven las actualizaciones, y este es un problema especialmente grave en tablets, dispositivos que renovamos con menos frecuencia y que pocas veces llegan a conocer una versión de Android distinta a la que traían de inicio, como hemos visto con el ejemplo de Android Nougat. Con Project Treble la situación debería mejorar en el futuro.

project treble esquema

Pero no es el único problema del que están ocupándose los de Mountain View. En muchas ocasiones hemos podido ver cómo incluso cuando su hardware es inferior los dispositivos de Apple vencen en autonomía y potencia, y esto es sin duda producto en buena medida de la ventaja que supone el contar con un software desarrollado a medida. Con Android O también deberíamos ver mejoras importantes en este sentido, y desde su misma presentación Google puso mucho énfasis en que nos dejaría mejoras de rendimiento y batería importantes, con una versión específica para los dispositivos con menos recursos.

Lo que queda como asignatura pendiente aquí, claramente, es mejorar para hacer de las tablets Android también dispositivos más capaces como herramientas de trabajo. Con Android O se ha prometido mejoras en el soporte para teclado y ratón, y hemos visto opciones que se agradecerán mucho en tablets (como el picture in picture), pero no hemos visto demasiadas funciones destinadas al área de la productividad. Lo que hemos visto de Fuchsia sí que deja claro que la multitarea es una prioridad, pero es algo aún muy lejano en el tiempo. ¿Llegaremos a ver en algún momento una tablet Android que pueda presentarse como una alternativa seria a las tablets Windows? Parece que Motorola está trabajando en ello, pero no sabemos siquiera si el proyecto llegará a cuajar.

Windows 10 y el agujero de la gama media

El primer problema que tuvo el sistema operativo desde su llegada a las tablets era más que ningún otro una cuestión de usabilidad, ya que a menudo resultaba complicado operar con el en pantallas más pequeñas y sin la ayuda de ratón o stylus. En este sentido hay que reconocer que con Windows 10 la situación mejoró ya mucho, pero también es verdad que a pesar de ello su presencia en el terreno de las tablets de 10 pulgadas y menos y de gama media y básica, es decir, el de las tablets más asequibles, no sólo no ha crecido, sino que al revés, parece estar yendo a menos. Y no se puede culpar a los fabricantes cuando incluso Microsoft terminó por cancelar su propia Surface mini.

dispositivos cancelados surface

Aunque no específicamente dirigidas al sector de las tablets, algunas de las novedades de Microsoft podrían terminar teniendo un impacto positivo en él, a medio plazo al menos. A pesar de que su debut ha sido en el Surface Laptop, Windows 10 S, que nos limita a aplicaciones de su tienda, pero que a cambio consume menos recursos, podría ser el sucesor natural de Windows RT y parece mejor preparado para poder tener cierto éxito. Yendo incluso más allá, se espera que antes de que termine el año vamos a llegar a ver incluso portátiles con Windows 10 y procesadores ARM y ya hemos visto incluso una demostración de cómo funcionaría la combinación.

Hay que decir, no obstante, que parece que por el momento domina el escepticismo y la realidad es, que si pensamos en la trayectoria de Windows en el terreno de las tablets, lo más fácil es caer en el pesimismo. De momento, parece que toca conformarse cuando nos encontramos con el lanzamiento de una de esas raras tablets Windows de gama media con un precio aún razonable y un hardware no demasiado corto, o volvernos hacia el mercado de las tablets chinas que, afortunadamente, nos sigue dejando dispositivos con una relación calidad/precio muy interesante.

Compártelo. ¡Gracias!