Windows vs Android en la gama media: ¿cuál es la mejor opción para ti?

Escrito por
Tablets

La gama media Windows normalmente la han formado tablets que rondaban más bien los 500 euros, pero parece que poco a poco vamos teniendo algunas opciones más con precios más próximos a los de las tablets de gama media Android, convirtiéndose en una opción real para más usuarios. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de unas y otras?

Productividad vs multimedia: la clave evidente

Una de las tablets que ahora mismo más merece la pena ser destacada en el terreno de la gama media Windows y de la que os hemos estado hablando mucho últimamente es la Miix 320, y enfrentándola esta semana a las mejores tablets Android en varias comparativas, quedaba claro que la diferencia que uno intuitivamente podría esperar que destacara entre unas y otras, efectivamente, estaba presente: mientras que el 2 en 1 se presentaba como una opción más potente para trabajar, sus rivales solían llevar ventaja en el apartado multimedia.

miix 320 lenovo

La diferencia que más llama la atención normalmente cuando buscamos tablets Windows de alrededor de 300 euros (y esto no sólo se aplica a la Miix 320, sino también a las otras opciones que tenemos, más bien escasas), es que nos tenemos que conformar con resolución HD cuando con las tablets Android de ese precio disfrutamos ya siempre de resolución Full HD. No es la única, no obstante, porque éstas últimas suelen tener extras importantes en el apartado de sonido y, para aquellos a los que les interese este punto, también mejores cámaras.

Algunos matices a tener en cuenta

Hay que decir que esta diferenciación entre tablets para trabajar y tablets multimedia requiere algunos matices. Una de las ventajas de tener una tablet Windows es que podemos correr juegos de PC y hemos llegado a ver a la Miix 320 corriendo el GTA V, con dificultades, claro, pero lo podéis comprobar con vuestros propios ojos en el minuto 1:10 aproximadamente del vídeo bajo estas líneas.

Tampoco hay que olvidar que la tablet de Lenovo, por ejemplo, está disponible con resolución Full HD, más 128 GB de almacenamiento y conexión LTE por algo más de 400 euros. Podemos, además, recurrir siempre a la importación y disfrutar de una tablet que presume de tener la pantalla de la Surface Pro 4 por menos de 300 euros. Conseguir una con resolución Full HD es aún más sencillo.

Y también hay que pensar hasta qué punto necesitamos realmente Windows para trabajar, porque según el tipo de actividad que esto suponga para nosotros y, que para muchos consiste básicamente en manejar suites ofimáticas y programas edición de imágenes y similares relativamente sencillo, tenemos opciones de sobra en Google Play, incluido Office. Hacerse con un teclado y un soporte no tiene ninguna complicación y algunas tienen los suyos oficiales incluso. La realidad es que muchos no necesitarán todo el potencial de Windows 10.

Versatilidad vs movilidad: otra clave a tener en cuenta

Hay otra diferencia a la que no prestamos a veces tanta atención cuando enfrentamos los 2 en 1 Windows y las tablets Android y que puede, sin embargo, ser casi tan importante como la otra y desde luego merece la pena pararse a considerarla por un momento: puede que no necesitemos una tablet Windows para trabajar, pero sí que es cierto que son equipos más versátiles, porque el teclado suele venir incluido y porque normalmente cuentan con más puertos y de más tipos, por ejemplo.

Tablet Samsun Galaxy Tab A 2016 con su caja

Del otro lado, las tablets Windows siempre salen perdiendo en lo que respecta a movilidad: es más complicado encontrar versiones LTE (aunque, afortunadamente, cada vez menos), su autonomía no suele ser comparable a la de los dispositivos iOS y Android, y lo normal es que para el mismo tamaño de pantalla sean dispositivos más grandes, gruesos y pesados. Es cierto que puede que no nos importe tanto que no sean tan ligeros si los vamos a usar sobre una mesa, con un teclado, pero si lo que nos gusta es usar nuestra tablet tumbados en el sofá o llevarnosla a todas partes, cuanto más ligeras sean, siempre va ser  mejor.

¿Cambiará algo cuando Windows 10 dé soporte a procesadores ARM?

Cuando hacíamos repaso de los avances de cada sistema operativo en este 2017, decíamos que la gama media era el gran problema de Windows 10 y que no está muy claro si Microsoft se ha dado por vencido o no. En todo caso, Windows 10 S no deja de parecer un poco una puesta al día de Windows RT y con el soporte para procesadores ARM se abre la puerta a algunas mejoras. Por ejemplo, los de Redmond han aclarado recientemente que con este proyecto se pretende, entre otras cosas, seguir avanzando en el terreno de la autonomía.

Compártelo. ¡Gracias!