¿Es inevitable la escalada de precios de las tablets?

Escrito por
Tablets

Es innegable que las mejores tablets son también cada vez más caras y que la fractura entre la gama media y la gama alta es cada vez más alta en este sentido. ¿Cuáles son las posibles razones y hasta qué punto podemos esperar que la tendencia cambie o no? ¿Es inevitable la escalada de precios de las tablets que estamos viviendo en los últimos tiempos en el terreno de los dispositivos móviles?

El despegue de precios de la gama alta

Hace unos días hablábamos del agujero que se había abierto entre lo que normalmente consideramos la gama media y lo que ahora es la nueva gama alta, y las mejores opciones que teníamos para llenarlo. La solución era en buena medida recurrirr a la “antigua” gama alta, sobre todo si pensamos que incluso el nuevo iPad 9.7 está reciclando muchos componentes de sus predecesores.

La escalada de precios no ha comenzado este año, pero este año se ha hecho más evidente que nunca, y la encontramos en el catálogo del Apple (el iPad Air 2 estaba mucho más próximo en precio al iPad 9.7 que al iPad Pro 10.5), entre las tablets Android (con el caso destacado de la Galaxy Tab S3) y entre las tablets Windows de gama alta (donde los modelos con procesadores con Intel Core m3 son cada vez menos y más caros) y eso que ya eran bastante caras de partida.

mejores tablets windows de gama alta del 2017

Y no es un problema exclusivo de las tablets, sino que afecta también a los smartphones. De hecho, casi deberíamos decir que fue con las primeras versiones “plus” de los buque insignia de los grandes fabricantes, aquellos phablets que por primera vez partían de precio próximos a los 1000 euros, con las que esta tendencia cogió fuerza.

Afecta también a las low-cost

Esta tendencia llama más la atención si cabe incluso entre los dispositivos móviles low-cost, sobre todo con la historia de los dispositivos Nexus, que se popularizaron con los económicos Nexus 7 y Nexus 4, y progresivamente empezaron a subir de nivel, pero también muy notablemente de precio. La evolución que en sólo 4 años nos llevó hasta la Pixel C y los Pixel y Pixel XL es sin duda notable.

trafico desde tablts y smartphones

Parece que OnePlus se está repitiendo la misma historia, con cada nuevo modelo subiendo de precio respecto al anterior, hasta el punto que casi cuesta recordar que el primero de todos fue de sólo 270 euros, que subió a casi 350 euros en la segunda generación y en esta ha entrado ya de lleno en lo que normalmente habríamos considerado ya casi gama alta.

En general, no es raro ver que los fabricantes low-cost chinos se adentran cada vez con más frecuencia en el terreno de la gama alta. De entre los grandes nombres, quizá sólo en Xiaomi no es tan visible, aunque por lo que respecta a sus tablets es difícil no notar que el precio de partida ha subido sensiblemente (si bien la diferencia es despreciable comparado con la escalada de precios de otros modelos).

¿Más evolución en calidad que en calidad/precio?

La cuestión al final, es hasta qué punto podemos esperar otra cosa. Para empezar, es cierto que los grandes hitos en términos de relación calidad/precio (las Fire, las Nexus), fueron posibles gracias a que los fabricantes estaban dispuestos a subvencionar el hardware para promocionar su software. También era más fácil mantener precios bajos cuando las pantallas de 7 pulgadas estaban en auge, mientras que ahora el mínimo para cada vez más gente está en 8 pulgadas y querer 10 o incluso más es también más frecuente.

Comparativa en vídeo: iPad Pro 12.9 vs Surface Pro

Pero esto no lo explica todo y la gran pregunta al final es si los dispositivos móviles están subiendo de precio porque cada vez esperamos más de ellos, y son muchos los que opinan que sí. Desde luego, hay que reconocer que es de esperar que las pantallas de 120 Hz, los procesadores propios de PCs de alto nivel, las carcasas de cristal y metal, la incorporación de accesorios y el resto de características de lujo que han caracterizado a las mejores tablets de los últimos tiempos tienen que repercutir en el precio.

¿Y queremos acaso prescindir de ellas? Al fin y al cabo, ý sea o no prematuro hablar de la era post-PC, no hay duda de que cada vez pasamos más tiempo con nuestros dispositivos y vamos a querer hacer más con ellos. Y salvo que mueran de repente, nadie va a actualizar sus dispositivos si no es para conseguir mejoras sustanciales, mejoras sustanciales que no se pueden conseguir con el mismo precio de un año para otro, porque el nivel del hardware disponible quizá avanza mucho más rápido que bajan los precios de las tecnologías más consolidadas.

¿Es inevitable entonces la escala de precios?

¿Quiere todo esto decir que es una tendencia inevitable y que debemos centrarnos en el mercado de las tablets chinas o prepararnos para invertir más en nuestros dispositivos? No tal cual, en realidad, y no sólo porque nunca sabemos qué revolución tecnológica puede sorprendernos en un futuro próximo (siempre hay investigaciones en curso que podrían cambiar el panorama radicalmente, pero nunca sabemos cuáles, si alguna, se va a materializar), sino también porque dependerá de la respuesta que le demos los usuarios.

mejores tablets android

Si lo sucedido en el mercado de los smartphones puede servirnos de referencia en alguna medida para predecir lo que va a pasar con las tablets, en cualquier caso, la respuesta es que sí, que es inevitable, porque esas tablets de gama ultra-alta que se están lanzando van a acabar encontrando compradores. No tenemos cifras de ventas del iPad Pro 10.5 ni de la Galaxy Tab S3 aún, pero la trayectoria los iPhone “plus” ha sido realmente buena. El auge de las tablets Windows profesionales, las más caras, es también una señal en la misma dirección.

Tampoco podemos decir que nos sorprenda demasiado, porque si tenemos en cuenta todo el tiempo que pasamos con nuestros smartphones y tablets y la cantidad de dispositivos a los que hemos acabado sustituyendo con ellos (cámaras, ipods, consolas portátiles, y en muchos casos ya incluso PCs) tiene sentido también que invirtamos más en ellos. El tiempo, en todo caso, es el que dará la razón a unos y otros. De momento, si habéis pagado ya para haceros con una de esas nuevas joyas o si estáis pensando que ojalá que vuestra “antigua” de gama alta os duro mucho visto lo visto, lo mejor es que la cuidéis mucho.

Compártelo. ¡Gracias!