iOS vs Android en las tablets de gama alta: la batalla a día de hoy

Escrito por
Tablets

Hace unas semanas analizábamos la batalla que está surgiendo entre Android y Windows en la gama media, pero no podemos dejar de lado tampoco el otro gran frente que hay abierto en la gama alta entre iOS y Android (la gama alta Windows es un mundo aparte), y con las nuevas versiones de ambos a punto de llegar y con sus más grandes lanzamientos ya sobre la mesa, parece un buen momento para ocuparse de él.

A favor de iOS: aún imbatido en rendimiento

Es algo que hemos visto en un sinfín de ocasiones: cada nueva generación de dispositivos de gama alta Android (tablets y smartphones) llegaba con unas especificaciones técnicas cada vez más espectaculares y con especificaciones técnicas que dejaban muy atrás a las de los iPhone y iPad y, sin embargo, cuando llegaba la hora de pasar por benchmarks o cuando se hacían pruebas reales de velocidad o de autonomía, la victoria solía caer casi invariablemente del lado de estos últimos.

Es la gran ventaja que supone el contar con un software hecho a la medida de tu hardware y el ejercer un control más férreo sobre las aplicaciones que se instalan en tus dispositivos, y aunque tiene su parte negativa, sin duda funciona. Y cuánto más no funcionará cuando nos encontramos, como ha sucedido este año con los nuevos iPad Pro, con dispositivos que ya tampoco tienen nada que envidiar en especificaciones técnicas a las mejores tablets Android.

El resultado ha sido una victoria incontestable para las nuevas tablets de Apple, a las que hemos visto batir récords tanto en los rankings de las tablets más potentes con pruebas específicas de CPU, como en los benchmarks de GPU para rendimiento en juegos. Y no sólo, sino que también han sido las vencedoras claras en las pruebas de autonomía. Y todo esto a pesar de que la Galaxy Tab S3 ha supuesto un avance espectacular respecto a la anterior generación de tablets de gama alta Android.

análisis en vídeo del ipad pro 10.5

Pero es que aunque el iPad Pro 10.5 sea el que ha batido récords, hay que destacar que los resultados del iPad Pro 9.7 siguen estando entre los mejores y que incluso el más modesto iPad 9.7 se puede poner cara a cara frente a las mejores tablets Android. Sólo en la prueba de rendimiento con juegos nos encontramos con algunos modelos que consiguen sobrepasarlos (casi todos ellos simplemente porque montan procesadores de Nvidia).

También hay que destacar que iOS 11 llega con más novedades específicas para tablets que Android O y que, aunque sea porque va detrás de Windows, parece que sus avances para mejorar la experiencia con la multitarea son más notables. Tampoco se puede negar, por otra parte que en algunos casos se está limitando a llenar vacíos que era ya casi inexusable (como es el caso del explorador de archivos nativo con Files).

Para terminar, es cierto que las actualizaciones entre las tablets Android de gama alta no son una cuestión tan problemática como en la gama media, donde sí que son una auténtica rareza, pero aún así, nada vence a tenerlas disponibles en todos los dispositivos compatibles en cuanto se lanza, y hay que reconocer que la lista de modelos del iPad que van a poder disfrutar de iOS 11 es espectacular desde el punto de vista de Android, incluyendo modelos con bastantes años de antigüedad.

A favor Android: aún mucha más variedad

Es verdad que la gama alta Android parece estar un poco parada en los últimos tiempos y que sólo la Galaxy Tab S3 de entre las tablets lanzadas este año puede plantarle cara al iPad Pro 10.5. Es también innegable que si tenemos en cuenta modelos de otros años, como la Pixel C, lo mismo deberíamos hacer con los de Apple, y puede que en número nos encontremos con que no hay tanta diferencia entre las opciones que tenemos con uno y otro sistema operativo.

cómo cuidar una tablet

Aún así, hay que reconocer que todas las tablets de Apple son básicamente la misma con más o menos mejoras, mientras que entre las tablets Android, incluso si no tenemos la misma variedad que entre los smartphones, hay opciones con diferencias significativas entre unas y otras, con propuestas que de verdad nos dan la sensación de tener prioridades y enfoques diferentes.

Y si las tablets de la manzana pueden presumir de haberse puesto a la altura de las mejores Android en hardware, también hay que admitir que no puede decirse de ellas que estén por encima de las otras en términos de diseño, ya que es un punto en el que estas han mejorado mucho, como prueban de nuevo la Galaxy Tab S3 y la Pixel C, por cierto con estilos propios e incluso utilizando cada una materiales distintos.

pixel c teclado

Por otra parte, y aunque sobre todo con las últimas actualizaciones (las anteriores a iOS 11) hemos visto a Apple esforzarse por dar más opciones de personalización a sus usuarios, aún está a años luz de Android en este apartado: los grandes avances que se han hecho en esta dirección (widgets, teclados de terceros) resultan casi ridículos si pensamos en todo lo que podemos hacer con nuestras tablets Android para dejarlas a nuestro gusto.

Las personalizaciones de los fabricantes, además, están mejorado mucho y esto es algo que hay que destacar sobre todo pensando en la Galaxy Tab S3, porque TouchWiz es probablemente la que más ha evolucionado y de forma más positiva, con mucha más fluidez y una sencillez y una elegancia que no tiene mucho que envidiar ya a iOS. Aunque no está de más recordar (y de nuevo volvemos a la diversidad), que siempre podemos optar por el stock Android con la Pixel C.

El último punto a favor de Android es otro clásico: el precio. Incluso entre las tablets más exclusivas y cuando nos encontramos con nuevo modelos que están sobrepasando los precios a los que estábamos acostumbrados, la balanza se sigue inclinando de su lado, como vemos al comparar a la Galaxy Tab S3 con el iPad Pro 10.5, que no sólo es más barata de por sí, sino que además incluye el S Pen.

¿Cuánto ha cambiado en realidad la situación en los últimos años?

Quizá lo más sorprendente de este breve análisis de la batalla entre iOS y Android en la gama alta es que, a pesar de las influencias que han recibido uno del otro (y ambos de Windows) y de la competición que existe entre los fabricantes que hacen que sus tablets se sigan los pasos unas a otras, después de tantos años, nos encontramos con que los puntos fuertes de cada uno de ellos siguen siendo los mismos: rendimiento y soporte vs variedad y precio.

No queremos tampoco con esta conclusión despreciar el acercamiento que ha habido entre ambos y que es real, porque iOS, como decíamos en una ocasión, es cierto que ha llegado a parecer un poco una personalización de Android, y las tablets con este sistema operativo, por su parte, han avanzado mucho en diseño y han ganado mucho en elegancia (tanto en sus acabados como en sus UI).

¿Cómo véis vosotros la evolución de los dos? ¿Qué otras virtudes les véis y con cuál de ellos os quedaríais?

Compártelo. ¡Gracias!