iPhone X vs iPhone 8 Plus: ¿qué diferencia a los dos phablets de Apple?

Escrito por
Comparativas

Si era necesaria alguna prueba más de que los phablets son un formato en auge, ahora mismo en el catálogo de Apple nos encontramos con que tenemos dos entre los que elegir, mientras que sólo nos queda un smartphone con una pantalla más pequeña. ¿Qué es lo que diferencia a estos dos modelos y de qué mejoras disfrutaremos en los dos?

iPhone X vs iPhone 8 Plus: lo que les distingue

El frontal casi sin marcos. Es la diferencia más evidente y probablemente más importante, y no sólo porque después de todo el diseño sigue siendo un factor clave a la hora de elegir nuestros dispositivos, sino porque el no contar con Touch ID va a suponer algunos cambios en nuestra forma de interactuar con él, con nuevos gestos para acceder a funciones que solían precisar de él.

La pantalla Super Retina. En ambos casos vamos a tener una pantalla grande, pero la del iPhone X es aún más grande (5.8 pulgadas frente a 5.5 pulgadas). No obstante, e incluso si este detalle puede ser crucial, no es aún la diferencia más importante, ya que el nuevo modelo va a llegar con lo que Apple ha llamado una pantalla Super Retina, con una resolución 2436 x 1125 frente a la Full HD (1920 x 1080) del iPhone 8 Plus, y con base en paneles Super AMOLED, por primera vez.

El peso y el tamaño. Una consecuencia directa de haber reducido al mínimo sus marcos (y que nos permite hacernos una idea del importante impacto que tenía el diseño clásico del iPhone en su ratio pantalla/tamaño) es que incluso a pesar de que su pantalla es más grande, el iPhone X en sí mismo es algo más pequeño que el iPhone 8 Plus (14,36 x 7,09 cm frente a 15, 84 x 7,81 cm) y también sensiblemente más ligero (174 gramos frente a 202 gramos). En lo único en lo que están prácticamente empatados es en el grosor (7,7 mm frente a 7,5 mm).

El reconocimiento facial. Otra diferencia que también está relacionada con el nuevo diseño, porque lógicamente sin Touch ID hacía falta algún otro sistema que nos sirviera para proteger nuestra intimidad y Apple ha apostado por el reconocimiento facial. Habrá que esperar para ver cómo de eficaz es, pero los de Cupertino nos asegura que el margen de error es de 1 entre 1 millón. Si os quedáis con dudas, aquí podéis descubrir cómo funciona exactamente el reconocimiento facial del iPhone X.

Una cámara dual aún mejor. Una diferencia que, por una vez, no está directamente ligada al nuevo diseño: aunque sus cámara son muy similares, hay algunos pequeños detalles que ponen por delante al iPhone X, como el hecho de que en la suya las aperturas son de f/1.8 y f/2.4 en lugar de f/1.8 y f/2.8, o que las dos cuentan con estabilizador óptico de imagen.

El precio. No os sorprenderá saber que una de las diferencias fundamentales a tener en cuenta a la hora de elegir entre ambos es que el iPhone X nos va a salir bastante más caro que el iPhone 8 Plus y no porque este sea precisamente barato: el primero nos va a costar a partir de 1160 euros (y habrá que esperarle hasta noviembre), mientras que el segundo se va a vender a partir de 920 euros.

Las mejoras que llegan para los dos

El nuevo procesador A11. Estamos impaciente por ver qué tal parado sale en pruebas de rendimiento, pero si se cumplen las promesas de Apple, que nos asegura que su rendimiento es hasta un 25% mayor que el del iPhone 7, parece que nos vamos a encontrar ante los phablets más potentes de esta generación.

La carcasa trasera de cristal. Quizá vaya un poco en gustos el considerarlo una mejora o no, pero en todo caso es una novedad que comparten y es que los dos llegan con carcasa de cristal, aunque con una aleación especial que los de Cupertino afirman que la convierte en la más resistente que se ha visto en un smartphones hasta la fecha. Hay una pequeña diferencia aquí, de todos modos, y es que en el iPhone X se combina con acero inoxidable y en el iPhone 8 Plus con aluminio.

La carga inalámbrica. Otra novedad de la que vamos a poder disfrutar con cualquiera de los dos nuevos phablets de Apple es la carga inalámbrica, y además sin tener que preocuparnos por problemas de compatibilidad porque en esta ocasión los de la manzana han decidido ponernos las cosas un poco más fáciles adaptándose al estándar establecido.

Todos los detalles de los nuevos phablets de Apple 

Esto es sólo un repaso rápido a las grandes diferencias que váis a encontrar entre ambos modelos, pero si queréis aún más detalles para terminar de decidir cuál, si alguno de los dos, es la compra adecuada y hasta qué punto os puede merecer la pena la inversión extra y la espera que supone apostar por el modelo superior, aquí podéis encontrar toda la información sobre el iPhone X y el iPhone 8 Plus.

Compártelo. ¡Gracias!