Las mejores pantallas en tablets: LCD, OLED, Retina y el futuro

Escrito por
Tablets

Aunque cada vez las usemos más trabajar, nuestras tablets siguen siendo para muchos sobre todo dispositivos multimedia y, como tales, es normal que prestemos especial atención a la pantalla. Para elegir una tablet con una buena pantalla, en todo caso, ya sabéis que no podemos quedarnos sólo en la resolución. Hoy vamos a centrarnos en los puntos fuertes y débiles de distintos tipos de paneles (y los que se avecinan).

La revolución de las pantallas OLED

Después de mucho tiempo en que la carrera se ha centrado en aumentar el número de píxeles, al fin llegó un momento en el que parece que al fin hemos tocado techo y ahora mismo lo que tenemos el ojo del huracán son los paneles OLED, que entre los smartphones se habían hecho ya un hueco importante y parece que se preparan para desbancar al fin a los LCD, algo a lo que sin duda van a contribuir los nuevos P-OLED de LG, que sabemos que van a llegar a los dispositivos de un buen número de fabricantes low-cost. Y eso sin contar el próximo lanzamiento de las pantallas micro-OLED.

Samsung Tab S3 con Android analisis del tablet

Pantallas LCD vs pantallas AMOLED

A estas alturas, seguro que ya estáis familiarizados con las diferencias entre las pantallas OLED y las LCD, que tienen que ver sobre todo con el hecho de que en las primeras se pueden ilumina los píxeles individualmente. Esto quiere decir que también se pueden apagar, que es la razón por la que en ellas podemos disfrutar de auténticos negros y mejores contrastes, lo que las hace sacar mejor partido de las tecnologías HDR. Esto ayuda también que tengan un consumo menor, sobre todo si sabemos aprovecharlo (usando fondos negros, por ejemplo). Tienen, además, potencial para una mayor gama de colores y mejores ángulos de visión. Al principio se les achacaba el no ser tan fieles en la reproducción de color, pero como vemos con la muestra realizada por Android Authority, la situación es ahora mucho más equilibrada. Desafortunadamente, ya sabéis que las únicas tablets que ahora mismo nos ofrecen este tipo de pantallas son las de gama alta de Samsung, la Galaxy Tab S3, la Galaxy Tab S2 y la Galaxy Book 12.

Pantallas OLED vs pantallas Retina

Seguramente ya sabréis también que las pantallas Retina de los dispositivos de Apple no hacen referencia en realidad a un tipo de panel, sino que es una referencia únicamente a un nivel determinado de densidad de píxeles, y que hasta la fecha lo que tenemos en todos los iPad son paneles LCD, lo que le mantiene un paso por detrás de las mejores tablets Samsung, que sí llegan ya con paneles AMOLED. Hay que reconocer que en Cupertino han conseguido sacar mucho provecho del  material del que disponen pero, después de todo, esta es la razón por la que en DisplayMate siempre han calificado sus pantallas como “las mejores LCD”, mientras que el título a “las mejores pantallas en una tablet” han sido para las Galaxy Tab S.

Pantallas Retina vs pantallas Super Retina

La situación ha cambiado ya, en todo caso, con el nuevo iPhone X, que va a llegar con lo que Apple ha llamado una pantalla “Super Retina”. La adopción de este nombre suponemos que tiene que ver con mantener lo que se ha convertido en una seña de identidad de sus dispositivos, pero dice poco de lo que realmente ha cambiado en ellas y que es precisamente el que se basan al fin en paneles AMOLED, lo que significa que al fin podremos disfrutar con ellas también de los mejores niveles de contraste (1,000,000:1 , según anunció Apple) y ángulos de visión, además de una mayor gama de colores. Y gracias a su menor consumo, se ha podido introducir mayores niveles de resolución, que es en lo que inmediatamente pensamos con el nombre “Super Retina”.

Pantallas AMOLED vs P-OLED

Las pantallas AMOLED no sólo han llegado a los dispositivos de Apple sino que van a extenderse mucho más allá gracias a los paneles P-OLED que está produciendo LG y que hemos visto ya en el LG V30 porque, como hemos dicho al inicio, ha trascendido que los coreanos tienen ya acuerdos para suministrárselos a varios fabricantes chinos. De esta manera no sólo se cruza la frontera de los sistemas operativos sino también la de precios, ya que el mayor coste de este tipo de paneles tenía algo limitada su presencia. En todo caso, la tecnología es básicamente la misma, porque “P” hace referencia a la utilización de plásticos en su fabricación, pero Samsung está usando ahora mismo más también este tipo de materiales y no cristal (es la manera, por ejemplo, en la que se consiguen las curvas de sus pantallas Infinity).

Pantallas OLED vs pantallas micro-OLED

Si en el horizonte más próximo tenemos ya una importante expansión de las pantallas OLED, hay que decir que otra pequeña revolución se está tejiendo ya para un futuro sólo un poco más lejano, que son las pantallas micro-OLED, en las que todos los grandes fabricantes (incluyendo a Apple esta vez), han estado trabajando en los últimos tiempos. En ellas los píxeles se iluminan también individualmente, y lo que cambia es que, en lugar de materiales orgánicos (de donde viene la “O”), se emplean materiales inorgánicos. Lo que importa, en realidad, es que como el nombre indica, los componentes se minimizan al máximo, lo que nos va dejar un importante ahorro de energía (hasta un 50% respecto a una OLED y un 90% respecto a una LCD) y nos va a dar la posibilidad de dar un nuevo salto en resolución, gracias también a una mayor responsividad.

Las pantallas de las tablets del futuro

¿Cuándo se van a sentir en el terreno de las tablets los efectos de estas tendencias? Hace poco comentábamos que sin duda la expansión de las pantallas OLED era algo que queríamos ver también en tablets pero, como siempre, es difícil hacer pronósticos. A corto plazo, probablemente los principales (sino únicos) beneficiados de los acuerdos de LG con Xiaomi y Huawei, entre otros, van a ser sus buque insignia. Si tuviéramos que hacer apuestas, diríamos que es más probable que lleguen antes las pantallas Super Retina al iPad, sobre todo porque en las tablets de Apple la subida de precios se encajará mejor, y de hecho, está en muchas quinielas para el iPad Pro 2.

Para las pantallas micro-LED sí que tendremos que tener bastante más paciencia porque el problema es precisamente que se tiene que encontrar la manera de reducir costes en pantallas de cierto tamaño. Si ya es difícil hacerlo para una pantalla de entre 5 o 6 pulgadas como las que nos vamos a encontrar normalmente en un smartphone, ni qué decir tiene que aún lo es más para una tablet. Como decíamos antes, en todo caso, con tantos recursos como hay puestos ahora mismo en la investigación de esta tecnología podemos encontrarnos con buenas noticias antes de lo esperado.

Compártelo. ¡Gracias!