Análisis del Kindle Oasis (2017): ¿el e-reader definitivo?

Escrito por
Kindle Fire HD

Incluso dejando al margen la cuestión de la versatilidad, las tablets tienen unos cuantos puntos a su favor como dispositivos de lectura, pero es innegable que las pantallas de tinta electrónica de los e-readers implican limitaciones pero también ventajas importantes en este ámbito, y ninguno hasta ahora las he explotado mejor probablemente que el último de Amazon, como veremos en nuestro análisis del Kindle Oasis (2017).

Nuestro análisis del Kindle Oasis (2017): un e-reader perfecto (o casi)

Las sensaciones que nos ha dejado el Kindle Oasis en el tiempo que hemos pasado con él difícilmente podrían ser mejores y poco hay que parezca que pueda mejorarse ya: la pantalla es más amplia que en modelos anteriores, llegando a las 7 pulgadas, y se agradece, sobre todo porque no ha supuesto que haya que perder en densidad de píxeles por pulgada (aún es de 300 PPI) y porque aunque la diferencia de tamaño ha repercutido en el peso, está lejos de haberlo convertido en un dispositivo menos cómodo de utilizar.

No sólo tenemos una pantalla más amplia y con una alta definición, sino que también se aprecia que Amazon ha conseguido mejorar aún más su tasa de refresco, de manera que la experiencia de uso es más fluida que nunca. A todo esto hay que sumar que se han introducido más opciones de ajuste para que todo se adapte aún mejor a nuestras necesidades y preferencias y que se ha añadido resistencia al agua, algo que siempre decimos que nos gustaría ver más en las tablets y que, por razones similares, se agradece mucho en un e-reader. Todo ello unido a su gran autonomía (hablamos de semanas sin necesidad de cargarlo) y a sus 8 GB de almacenamiento (una cifra muy respetable para un e-reader), le convierte en un compañero perfecto para viajes.

Un dispositivo premium, con un precio acorde

Realmente la única pega que se le puede poner al Kindle Oasis (2017) es el precio, porque es un dispositivo premium en todos los aspectos, pero eso, lógicamente, tiene un coste: el modelo estándar nos va a costar 250 euros, y si decidimos apostar por más capacidad de almacenamiento o por añadir la conexión 3G, podemos llegar hasta los 340 euros. A todo esto hay que sumar que la funda no viene incluida y es un accesorio que la mayoría deseará adquirir, lo que nos va a costar como mínimo 45 euros (60 euros si nos decantamos por la de cuero).

Conformarse con 8 GB y con conexión Wi-Fi no es mucho sacrificio, y quizá no nos importe prescindir tampoco de la funda, pero sigue siendo un precio bastante alto, tanto si lo comparamos con los otros e-readers en el catálogo de Amazon, como con tablets de tamaño similar que pueden darnos un buen servicio para la lectura, pero también para otros usos (las Kindle Fire, sin ir más lejos, nos cuestan mucho menos de la mitad, incluso la más cara de 8 pulgadas). Es comprensible que suscite dudas el apostar por él.

Este es, en todo caso, un dispositivo para los amantes de la lectura, a los que no les importe hacer una inversión considrable para una herramienta dedicada exclusivamente a ello, y como tal, hay que decir que tiene pocos rivales. Si sois de los que os quedáis con dudas, sea como sea, os invitamos a consultar nuestro análisis.

Compártelo. ¡Gracias!