Qué hacer si un iPad va lento: recomendaciones básicas

Escrito por
iOS

La semana pasada hicimos repaso de las recomendaciones básicas para mejorar el rendimiento en Windows 10, y hoy vamos a hacer lo propio con iOS, porque es cierto que la fluidez es una de las principales virtudes de las tablets de Apple, pero es normal que con el paso del tiempo o por circunstancias excepcionales nos encontremos con que pierden algo de agilidad. ¿Qué hacer si un iPad va lento?

Liberar espacio

Cuanto más cargado esté nuestro iPad más probable es que no pueda funcionar de forma eficiente y teniendo en cuenta que siempre andamos probando apps y juegos nuevos es fácil que estéis más cerca de lo que pensáis del tope de su capacidad. Aunque en los dispositivos de la manzana no tengamos ranura para tarjeta micro-SD, hay muchas cosas que podemos hacer que nos pueden ayudar, como ya vimos en nuestra guía para ahorrar espacio en un iPad, pero sobre todo os animamos a que hagáis limpieza y desinstaleis todas esas apps que ya no utilizais.

iPad Pro 9.7 tablet

Reiniciar

Es una recomendación muy básica, pero no podemos dejar de hacerla, porque con nuestros dispositivos móviles nos podemos a llegar a pasar realmente mucho tiempo sin apagarlos y es algo que nunca está de más, especialmente en casos en los que estamos observando fallos: una vez que hayáis descargado un poco vuestro iPad de contenidos que sobraban y podían estar lastrándole, reiniciamos nuestro iPad para poner la memoria en funcionamiento a partir de cero.

Controlar la actividad en segundo plano

En muchos casos, los dos primeros pasos más básicos habrán sido suficiente para que se pueda apreciar mejoría, pero si no es así, y si simplemente queréis ser precavidos, aún hay algunos ajustes que podemos modificar para asegurar un mejor rendimiento. Uno de ellos es evitar las actualizaciones en segundo plano de las aplicaciones (algo que, por cierto, ayuda también a ahorrar batería y datos): sólo tenemos que ir al menú de ajustes, al apartado de “general”, buscar “actualización en segundo plano” y deshabilitarlas.

Reducir los efectos visuales

Su impacto en el rendimiento de nuestro dispositivo no es tan grande como el de otros ajustes o medidas que podemos adoptar, pero todo suma: para ganar un poco de velocidad podemos reducir los efectos visuales yendo al apartado de “accesibilidad” y entrando en “aumentar contraste” para activar “reducir transparencia” y en “reducir movimiento” para habilitar también esta opción.

Evitar sobrecalentamientos

Lo hemos comentado en muchas ocasiones: el sobrecalentamiento es uno de los principales enemigos de nuestras tablets, ya que perjudica su rendimiento y su conservación. Es una cuestión que no sólo afecta a la fluidez de nuestro iPad, sino también a su autonomía, así que el beneficio es doble. Hay muchos factores que pueden hacer que nuestros dispositivos se calienten demasiado, como cargas demasiado prolongadas o fundas que no permitan una buena ventilación.

ipad mejor o peor que tablet android

Controlar las apps en multitarea

Seguimos con recomendaciones que tiene ya más que ver con mantener buenos hábitos, y una de los básicos por lo que respecta a iPads que van más lentos de lo que debieran es no sobrecargar demasiado la multitarea: si nos limitamos a salir de las apps vía botón de inicio y no nos preocupamos nunca de ir cerrando, podemos llegar a acumular un número importante de ellas en funcionamiento en segundo plano, así que no está de más revisarlo si nos encontramos en algún momento con que el dispositivo no está yendo demasiado fluido. Y os recordamos que ya os contábamos hace tiempo que hay un truco para liberar memoria RAM muy sencillo al que podemos recurrir ocasionalmente también.

Mantener las apps actualizadas

Tener al día iOS suele ser la mejor opción para evitar muchos problemas, pero es cierto que en cuestiones de rendimiento es algo más controvertido cuando se trata de modelos antiguos. En muchos casos, de todos modos, es posible que no tengamos ya ni siquiera la opción. Lo que sí debemos intentar, en todo caso, es mantener actualizadas las apps, ya que más de una vez este tipo de fallos (como otros que pueden perjudicar a la autonomía, por ejemplo) están ocasionándolos una de ellas.

Último recurso: restaurar

Si nada de lo anterior nos funciona, nuestra última opción es restaurar nuestro iPad y volverlo a dejar tal cual salió de fábrica, y si tenéis alguna duda de cómo hacerlo tenéis todas las explicaciones necesarias en nuestra guía para apagar, reiniciar y resetear el iPad. Muy importante, antes de nada, tener en cuenta que al hacerlo vamos a perder todos nuestros datos, así que antes de nada hay que hacer una copia de seguridad para poder restablecerlos después.

Compártelo. ¡Gracias!