Los materiales para tablets y smartphones que cayeron en el olvido

Escrito por
Tablets

En electrónica de consumo, como hemos mencionado en otras ocasiones, los cambios se suceden a gran velocidad. Estas transformaciones no vienen solo en campos como el rendimiento o la imagen. Actualmente, es posible encontrar multitud de materiales para tablets y smartphones que han ido apareciendo muy rápidamente desplazando a otros y el diseño y resistencia de los diferentes soportes, es otro de los ámbitos dónde podemos apreciar más las variaciones.

Esa pequeña revolución también se materializa en algo más concreto: Elementos que en su día fueron prometedores, han sido sustituidos por otros atendiendo a razones económicas u a otros motivos como por ejemplo, su utilidad. Hoy vamos a mostraros una lista de esos componentes que han acabado en un segundo plano, al menos en teoría, y han sido sustituidos por otros mucho más llamativos de los que también haremos un breve repaso. ¿Quiénes pensáis que han sido los ganadores y los perdedores?

phablets modulares modelos

1. Grafeno

Abrimos esta lista de materiales para tablets que acabaron en el olvido con un componente que apareció hace no hace tanto tiempo y que en su día, fue considerado como el responsable de una transformación sin precedentes en electrónica de consumo. Dos características definían al grafeno: Resistencia y maleabilidad. Esto se traducía en que los dispositivos que estuvieran fabricados con él, no solo serían más ligeros, sino que también tendrían una vida útil más prolongada, resistirían mejor las condiciones ambientales, y además, serían flexibles y con dimensiones más reducidas. Sus aplicaciones parecían prometedoras, abarcando desde baterías extremadamente duraderas, hasta ser básicas en las carcasas. Su mayor inconveniente y el hecho por el que posiblemente ya haya pasado inadvertido, es su alto coste de producción.

2. Cerámica flexible

En segundo lugar nos encontramos con otro componente que iría dirigido fundamentalmente a los componentes de los dispositivos como los procesadores. Esta cerámica permitía imprimir sobre ella directamente los circuitos, transmisores y conexiones necesarias para garantizar la fluidez de los soportes. Además, podía sustituirse si presentaba fallos de funcionamiento y, por su aislamiento, mitigar los sobrecalentamientos y los cortocircuitos provocados por ellos. Además, se trataba de un elemento más ligero y delgado que a la larga, podía hacer más esbeltos los dispositivos en los que se incorporara. Sin embargo, aún resulta caro de fabricar y sus posibles usos están limitados al ámbito científico y de la alta tecnología al menos por ahora.

procesador imagen

3. Materiales para tablets que dan sus últimos coletazos

Hace algo más de un año, nos preguntábamos si sabíamos realmente de qué estaban hechas nuestras tablets y smartphones. En esa lista de componentes nos encontrábamos uno que había sido fundamental hasta hace muy poco tiempo: El plástico. Su uso fue generalizado en miles de modelos independientemente de su fabricante y de los segmentos a los que fueran dirigidos, ya que era muy barato y, mezclado con otros como el aluminio o el magnesio, resistente. Sin embargo, las mayores compañías fueron desplazándolo con el objetivo de hacer dispositivos más atractivos visualmente pero también, duraderos, y ahora, incluso las phablets chinas han acabado, en su mayoría, dejando de lado a este componente para sumarse a la fiebre del metal.

4. Níquel

En su día, este elemento fue el más utilizado en la fabricación de las baterías. Como ha sucedido con muchos otros objetos, vivió una edad de oro y se generalizó por factores como su bajo coste en el pasado y sus propiedades conductoras. Sin embargo, pronto apareció un mineral que en principio, era más asequible, más seguro, en teoría, y que solventaba algunos inconvenientes del níquel como por ejemplo, la formación de cristales en las baterías bajo el llamado “efecto memoria” que impedía que los dispositivos cargaran completamente: El litio. No obstante, tanto uno como otro no son totalmente gratuitos, ya que el impacto medioambiental que dejan detrás es muy grande. ¿Pensáis que al final, los dos acaban teniendo semejanzas en aspectos como el coste sobre la naturaleza que no los hace tan distintos?

Ajustes rapidos Android Kitkat

5. Oro y plata

Cerramos esta lista de materiales para tablets  y smartphones con dos que al final han acabado con una presencia muy limitada y con un fin estético. Ambos metales preciosos ahora pueden encontrarse, junto a otros como el titanio o los diamantes, en ediciones limitadas muy exclusivas que lanzan un puñado de marcas y que están fundamentalmente en las cubiertas. Sin embargo, en su día, fueron utilizados (en pequeñas cantidades) en cables y conexiones, ya que la conductividad de ambos, especialmente del oro, es alta. Sin embargo, su obtención, especialmente del primero, sigue siendo muy costosa y ahora, se han consolidado otros elementos como el silicio, mucho más barato y abundante, y finalmente, el coltán, no exento de polémica por sus métodos de extracción y sobre todo, por los conflictos armados que siguen vigentes en los lugares donde existen grandes yacimientos.

¿Creéis que todos estos elementos aún siguen algo presentes, o que ya han sido desplazados totalmente por otros de los que os hemos contado más en este artículo? Os dejamos disponible información relacionada como por ejemplo, el nuevo material que firmas como Samsung podría usar en sus dispositivos para que podáis conocer más.

Compártelo. ¡Gracias!