Los matices que hay detrás de la carga rápida de los Pixel 2 XL

Escrito por
Tablets

A finales de 2017 os mostrábamos una comparativa entre el Pixel 2 XL y el iPhone X. Este primer dispositivo pretende ser la joya de la corona de los de Mountain View en el formato smartphone al menos, durante el pasado año y la mayor parte de 2018. Con el lanzamiento de este modelo en verano, también surgían los interrogantes sobre si sería o no una de las phablets del momento teniendo en cuenta las apuestas de otros fabricantes.

A pesar de contar con una serie de ventajas respecto a otros soportes como por ejemplo, ser uno de los primeros modelos en recibir novedades de Android, lo cierto es que hay algunos frentes abiertos para este dispositivo. El último se dió a conocer hace tan solo unas horas. A continuación os contamos más sobre él e intentaremos comprobar su posible repercusión en la futura trayectoria del terminal.

El primer obstáculo: La carga rápida

Esta tecnología ya es algo común que la mayoría de fabricantes de gama media y alta ya equipan en sus terminales. Sin embargo, pueden aparecer algunos problemas relacionados con ella. En el caso del Pixel 2 XL, multitud de usuarios han reportado unos tiempos de carga más lentos que además cuentan con un condicionante: La temperatura de la batería. Tal y como recogen desde GSMArena, si este componente supera los 22 o 23ºC, el tiempo de carga puede duplicarse. Lo más llamativo es que a pesar de este inconveniente, mientras el dispositivo está conectado a la corriente eléctrica, indica que sí está cargándose de manera más acelerada.

google pixel 2 xl carcasa

Los problemas de la última actualización del Pixel 2 XL

Durante este mes de febrero, los de Mountain View han lanzado algunas mejoras para este dispositivo y su hermano menor, el Pixel 2. Enfocada a mejorar la seguridad y una mayor fluidez de los terminales, parece que no ha venido sola, ya que también se ha informado acerca de sobrecalentamientos que se producen tras usos normales del dispositivo por períodos superiores a una hora ya sea a través de la ejecución  de apps o con la pantalla en activo.

La postura de Google

De momento parece que la compañía ha decidido actuar en dos frentes: En cuanto a los problemas con la carga rápida, ha asegurado una investigación sobre ella de la que de momento, no se sabe mucho más. Por otro lado, relacionado con las subidas de temperatura de las baterías tras la actualización, se ha descartado la implicación de aplicaciones de terceros desarrolladores. Todavía parece que no se han tomado más medidas en este sentido. ¿Qué pensáis?¿Creéis que esto puede empañar la trayectoria de la phablet del popular buscador? Os dejamos disponible información relacionada como por ejemplo, otra comparativa del Pixel 2 XL contra el Huawei Mate 10 para que podáis conocer más.

Compártelo. ¡Gracias!