Guía Surface 2018: modelos, diferencias y precios

Escrito por
Surface

Con la posibilidad de reservar ya la Surface Book 2 y con la cantidad de oportunidades que surgen para hacerse con la nueva Surface Pro en oferta, parece un buen momento para pasar revista al catálogo de dispositivos Surface, a las diferencias que hay entre unos y otros y los precios de cada uno, para ayudaros a decidir cuál de ellos puede ser la mejor opción para vosotros.

Surface Pro

La Surface Pro es la estrella en TabletZona, no sólo porque es la pionera, sino porque es la que se ajusta más al concepto de tablet, aunque como el resto de las Windows, es algo atípica en que el teclado es un accesorio casi obligado, lo que la convierte más en lo que normalmente se conoce como un 2 en 1.

mejores tablets de 12 pulgadas de 2017

Surface Pro vs Surface Pro 4

Hay que decir que ocasionalmente se puede encontrar todavía la Surface Pro 4 también, pero no la vamos a incluir como una opción más en esta guía porque ni siquiera suele merecer mucho la pena en términos de precios las ofertas que se pueden encontrar, que es el único incentivo que podemos tener para apostar por un modelo más antiguo, ya que no hay un salto radical entre éste y el nuevo, pero sí muchas mejoras de las que querremos beneficiarnos: procesadores de una generación posterior, más autonomía, diseño sin ventilado hasta en los modelos con i5…

Características comunes

Como sucede habitualmente con las tablets Windows, también con la Surface Pro tenemos una enorme variedad de configuraciones posibles, pero hay algunas características clave comunes para todos ellos, como son la pantalla de 12.3 pulgadas con resolución 2734 x 1824, las cámaras de 5 y 8 MP, los altavoces estéreo con Dolby Audio Premium o los puertos (USB 3.0, nada de tipo C).

Las configuraciones disponibles

Por lo que respecta a las configuraciones que podemos escoger, van desde la más modesta con procesador Intel Core m3, 4 GB  de RAM y 128 GB de almacenamiento, que cuesta 950 euros, hasta la superior con Intel Core i7, 16 GB de RAM y 1 TB  de almacenamiento, que cuesta 3100 euros. Como véis, el rango es muy amplio aunque hay algunas cosas que se quedan fuera, como las gráficas Nvidia (en todos los casos van a ser de Intel). Cuando se lanzó ya os dejamos algunas pruebas de rendimiento de la Surface Pro para ayudaros a haceros una idea de la potencia de cada una de ellas y ayudaros a elegir.

Nota importante: accesorios

Cuando pensamos en hacernos con la Surface Pro hay que tener en cuenta que el teclado no va a venir incluido y, al contrario de lo que sucedía con la Surface Pro 4, el Surface Pen tampoco. Es cierto que el stylus no es un accesorio de primera necesidad para un usuario medio, pero el teclado sí lo va a ser y su precio es de 170 euros, de modo que si no tenemos nosotros ya otro compatible, lo que nos va a costar el conjunto sube bastante.

Surface Book 2

El convertible de Microsoft fue desde su lanzamiento una referencia en el terreno de los convertibles, destacando sobre todo por su espectacular pantalla. Desafortunadamente, la primera generación no llegó a venderse en España y comprarla de importación siempre ha sido algo inconveniente para muchos por el teclado. La buena noticia es que la Surface Book 2 sí que la vamos a poder comprar directamente en nuestro país: llegará en marzo y ya está en período de reserva.

Máxima versatilidad

Hay que puntualizar que la Surface Book 2 tiene una característica de diseño que la hace muy diferente de otros portátiles convertibles, que normalmente cuentan con una pantalla que rota 360 grados, permitiéndonos dejar el teclado a la espalda y usarlos en modo tablet. Esta es sin duda una opción interesante para los que tienen más reparos a alejarse del formato tradicional de los PCs, pero hace que se pierda bastante en agilidad. La ventaja del de Microsoft es que sí que podemos desacoplar la pantalla por completo, aunque por su tamaño y peso nunca va a ser tan cómoda de manejar como la Surface Pro.

Diferencia de tamaño y peso con la Surface Pro

Vamos a ver con más detalle esta diferencia, teniendo en cuenta que la Surface Book 2 se ha lanzado en dos tamaños, uno con pantalla de 13.5 pulgadas y otro de 15 pulgadas: mientras que la Surface Pro mide 29,21 x 20,14 cm, estos llegan a 31,2 x 23,2 cm y a 34,3 x 21,5; en grosor pasamos de 8,5 mm a hasta 23 mm (aunque con el teclado incluido); y, por último, en peso, pasamos de unos 770 gramos a nada menos que 1534 gramos y 1905 gramos (también con teclado).

Las ventajas de la Surface Book 2

Más allá de nuestras preferencias personales, está claro que la Surface Pro tiene a su favor el ser un equipo más manejable y esto es algo que agradeceremos si la vamos a tener mucho en movimiento, pero a la Surface Book 2 no le faltan reclamos: tanto el modelo de 13.5 pulgadas como el de 15 pulgadas tienen más resolución (3000 x 2000 y 3240 x 2160, respectivamente), tienen más autonomía y llevan ventaja en puertos, contando con dos USB tipo A, pero también un tipo C.

Configuraciones más potentes

La principal razón para apostar por ella (aparte del formato y el tamaño), no obstante, es que tenemos la opción de hacernos con configuraciones más potentes, con procesadores Intel Core i5 e i7 (el modelo de 15 pulgadas sólo llega con i7) e incluso este último puede ser de octava generación. La memoria RAM aquí es también de sólo 8 o 16 GB. Lo más importante para muchos, no obstante, probablemente sea que con la Surface Book sí que podemos tener una gráfica Nvidia (con los modelos con i7): una GeForce GTX 1050 para el de 13.5 pulgadas y una GeForce GTX 1060 para el de 15 pulgadas. 

Unos 350 euros más que la Surface Pro para el modelo más similar, pero con teclado

Teniendo en cuenta que la Surface Book 2 se vende a partir de 1750 euros para la configuración más sencilla del modelo de 13 pulgadas, la diferencia de precio de partida con la Surface Pro es muy notable, ya que esta comienza en 950 euros. Hay que tener en cuenta, no obstante, que no es una comparación justa, porque el hardware del modelo más económico de la tablet es muy inferior. Si lo comparamos con el que llega con i5, 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento también, la diferencia se reduce a unos 350 euros, que se queda en unos 180 euros cuando descontamos lo que nos cuesta el teclado. La diferencia es mayor comparando las configuraciones superiores: la Surface Book 2 más cara cuesta 3800 euros (pero, de nuevo, con teclado).

Surface Laptop

Ahora mismo (y a la espera de ver qué nos depara el año, porque entre las llamadas a ser las mejores tablets de 2018 esperamos que haya algunas de Microsoft), el catálogo se completa con el Surface Laptop lanzado el año pasado. ¿Qué le diferencia de la Surface Pro y de la Surface Book 2?

Pantalla táctil, pero no modo tablet

De todos los dispositivos Surface, el nombre ya lo dice, este es el más parecido de todos a un portátil, y lo decimos como algo más bien negativo, ya que supone que sea el que tiene más limitaciones: hay que decir que sí tiene pantalla táctil, pero no hay una bisagra que nos permita rotación de 360 grados y tampoco podemos desacoplar el teclado.

Más grande y pesado que la Surface Pro, pero menos que la Surface Book 2

Por lo que respecta a las dimensiones, aquí tenemos una pantalla de 13.5 pulgadas y habría que decir a su favor que para ser del mismo tamaño que la de la Surface Book 2 es algo más compacto (30,8 x 22,3 cm), ligero (1250 gramos) e incluso fino, aunque es cierto que no por mucho (14,47 mm). Lo contamos como una ventaja sólo a medias, porque pensando en la movilidad realmente la ventaja de poder desacoplar el teclado parece bastante más importante, aunque esto, por supuesto, dependerá ya un poco de nuestros usos y costumbres.

Menos resolución y peores cámaras

Otro punto en contra del Surface Laptop es que también está bastante más limitado en el apartado multimedia, con una pantalla de 2256 x 1504 píxeles y una única cámara frontal de 720p. No se trata de darle una mala nota tampoco en este sentido, porque son características de nivel y en un portátil tendría poco sentido incluir una cámara trasera, pero hay que tener en cuenta que con la Surface Pro o la Surface Book 2 vamos a ir mucho más allá en este terreno. En lo único en lo que está a altura es en el audio, que aquí es también Dolby Premium

No hay una configuración más económica

Por lo que respecta a las configuraciones disponibles, nos encontramos que se encuentra a medio camino entre la Surface Pro y la Surface Book 2, en el sentido de que no vamos poder disfrutar de procesadores Intel de octava generación ni gráficas de Nvidia, pero tampoco hay una opción más asequible con un procesador m3. Salvo esas limitaciones en los extremos, en todo caso, tenemos disponible un rango muy amplio donde elegir, desde i5 a i7, desde 4 a 16 GB de RAM y desde 128 GB a un 1 TB. Hay que tener en cuenta que llega con Windows 10 S, aunque se puede pasar a una superior.

El mismo precio que la Surface Pro, pero sin tener que comprar teclado

Todas esas pegas que le hemos puesto, no obstante, tienen una compensación importante que llega cuando se trata de comparar precios. Hay que decir, que si buscamos la opción más asequible sigue siendo la Surface Pro con procesador Intel Core m3, incluso pagando el teclado a parte (especialmente teniendo en cuenta lo fácil que es encontrarla de oferta), pero si pasamos ya a modelos con i5, cuestan lo mismo en un caso y en otro y con el Surface Laptop no hay que pensar en accesorios.

Compártelo. ¡Gracias!