Iconia Tab 8 W

Valoración: 6 de 10

Nota 6Las tablets baratas con Windows existen aunque se trate aún de un mercado ciertamente irregular y, obviamente, flojeen en algunos apartados. Acer fue el primer fabricante en lanzar al mercado una tableta compacta con el sistema operativo de Microsoft y algunas de sus debilidades iniciales (aquel dispositivo fue criticado con dureza en su momento) se han ido solventando hasta llegar a la evolución que, sobre la base del mismo aparato, hoy os presentamos: la Iconia Tab 8 W.

Creemos que la mayoría de dispositivos con Windows 8 (u 8.1) y pantalla de 7 u 8 pulgadas parten de un concepto erróneo: meter una interfaz de escritorio en una display de tan escaso tamaño no tiene demasiado sentido. En términos de usabilidad la experiencia hace aguas por todos lados. Los botones son demasiado pequeños y sin un ratón es realmente complicado trabajar de manera más o menos fluida y precisa.

Tablet de Acer con Windows analisis

Aún así, estas tabletas en absoluto carecen de encantos y su mayor potencial lo vamos a encontrar si obviamos el entorno clásico y nos centramos maximizar el uso de la interfaz moderna. Algunas carencias técnicas siguen estando presentes, pero no es menos acentuada que en las Android dentro de su mismo rango de precios.      

Diseño

La 8 W es una tablet robusta capaz de ofrecer una importante sensación de consistencia. No podemos esperar una línea de diseño especialmente fina, unos bordes pulidos o unos materiales caros, no obstante, Acer se defiende bien en este apartado y ha facturado un equipo muy agradable a la vista, con buen agarre y capaz de ofrecer magníficas sensaciones al sostenerlo.

Tablet Acer con Windows desbloqueo

Casi diríamos que es uno de los puntos más destacables del modelo. Con un presupuesto ajustado se puede dar salida a un diseño muy satisfactorio, cuestión en la que otros fabricantes fallan invirtiendo sumas más elevadas, quizá no en términos de grosor y aprovechamiento de espacios, pero sí en cuanto a tacto y ergonomía.

Tablet Acer Iconia parte trasera

Esta tablet Iconia se fabrica en plástico de dos tipos: la mayor parte de la cubierta trasera está construida con una variante de superficie blanca rugosa; aunque en la parte de arriba asoma una pequeña prolongación del marco, en color gris plata y de textura lisa. Ambos colores son un clásico, pero también un acierto, aparecen bien integrados y en sintonía con la arandela de la cámara. Ésta sí, de genuino metal.

Dimensiones

El equipo presenta unas medidas de 21,4 cm x 12,8 cm x 9,8 mm. Si tenemos en cuenta las dimensiones de las tabletas estilo Nexus 7 de primera generación, este dispositivo va más o menos en consonancia, siempre teniendo en cuenta que aquel modelo montaba un Nvidia Tegra 3 y aquí estamos hablando de un Intel Atom Z3735G capaz de mover la versión completa de Windows 8.1 y con una autonomía no inferior a la de cualquier otro tablet de su rango. 

Tablet de Acer con Windows grosor

Lógicamente en la plataforma Android las cosas han avanzado mucho. Sin ir más lejos, la pasada semana analizamos la Galaxy Tab S2 que ha marcado un nuevo récord en cuanto a delgadez en el sector, con sólo 5,6 milímetros, pero si las cosas continúan describiendo una progresión similar en las tabletas Windows, en un par de años podríamos tener dispositivos móviles capaces de alcanzar el rendimiento de un PC con un chasis realmente esbelto.

Por lo demás, no hay muchos otros aspectos que señalar. Si acaso que el margen de marco inferior es algo más amplio que el del superior, tal vez por el sistema de audio que se ubica justo en el reverso.

Puertos y elementos externos

Básicamente, estamos hablando de un equipo con los mismos puertos que tendría una Android al uso. Hagamos ahora un repaso detallado de la ubicación de botones, puertos y otros elementos a la vista.

En la zona frontal, llama la atención la ausencia del botón de inicio de Windows, ya sea en formato capacitivo o físico. En su lugar encontramos un logo de Acer. La cámara delantera asoma en la parte superior del bisel.

Iconia Tab 8 W camara frontal

Tanto el perfil izquierdo como el inferior quedan completamente limpios.

Tablet Acer Windows 8.1 perfil

El perfil derecho acoge los habituales botones físicos para controlar el volumen y encender o apagar el dispositivo.

tablet Acer Windows 8.1 botones

En el perfil superior se ubican un puerto jack de 3.5 mm, la entrada para micro USB y la ranura para tarjetas micro SD.

tablet con Windows 8.1 puertos

En la zona trasera, tenemos la cámara del equipo, el logo de Acer, una pegatina con las homologaciones correspondientes y la salida de audio en una banda horizontal con dos áreas laterales más marcadas.

Pantalla y multimedia

La pantalla IPS cuenta con una resolución de 1280 x 800 píxeles en 8 pulgadas con una relación de 16:10. El resultado es una densidad de 189 ppp. Existen, lógicamente, pantalla mejores que ésta, sin embargo, alcanzar el estándar HD en un tablet de 135 euros es algo meritorio. Los colores son bastante vivos (con buenos ángulos de visión) y la imágen resulta nítida a la vista. El gran problema lo encontramos en los reflejos del cristal, algo más presentes que otros equipos. Se pueden mitigar algo ajustando el brillo a la medida, pero en exteriores es complicado trabajar con comodidad.

tablet Windows pantalla HD

La emisión de audio tampoco representa un punto débil. Alcanza un buen nivel de volumen y el sonido se percibe con razonable claridad, aunque va a influir mucho la posición en la que tengamos colocado el dispositivo. Por ejemplo, sobre una mesa de plano, con la pantalla hacia arriba, tapamos los altavoces. Es mejor dejar éstos orientados hacia nuestra dirección y al descubierto.

Sistema operativo e Interfaz

La Iconia Tab 8 W corre Windows 8.1. Aunque nada más encender el equipo nos salta un aviso para actualizar a Windows 10, el hardware no es compatible con la última versión del sistema, por tanto, nos quedaremos sin posibilidad de instalarla. Una lástima ya que la pantalla de 8 pulgadas limita mucho nuestras capacidades como usuarios con el software preinstalado.

De cualquier forma, como decimos, el verdadero potencial del dispositivo lo encontraremos en su Modern IU y en el aprovechamiento de las apps que decidamos descargar. De hecho, a pesar de contar con la versión completa del sistema, ésta presenta una arquitectura de 32 bits para conseguir una mejor respuesta y poder competir directamente con Android. El escritorio clásico queda, por tanto, reservado a labores más arduas porque su usabilidad es bastante rudimentaria.

Algo que nos resulta bastante chocante es el hecho de que el terminal no cuenta con un botón físico de Windows, lo que va a lastrar un tanto la navegación (nos vemos obligados a sacar la barra deslizando desde la zona derecha cada vez que queremos ir a inicio) o incluso la sencilla actividad de tomar una captura de pantalla. Prueba de ello es que hemos sido incapaces de tomar una screenshot de forma regular y nos hemos visto obligados a fotografiar las diferentes pantallas de ejemplo que veis arriba. 

La disposición del escritorio Metro en vertical tampoco termina de convencernos. Incluso se nota que muchas aplicaciones muestran su mejor cara al utilizarlas con la pantalla apaisada porque están pensadas para el PC o para equipos tipo Surface. En este sentido, las diferencias con Windows Phone también son importantes y por eso nos hubiera gustado poder probar Windows 10 (teóricamente, más transversal entre distintos soportes) en estas 8 pulgadas.

Entre los aspectos realmente positivos del software, encontramos que la 8 W nos regala la suscripción a Microsoft Office 365 por un año entero, con lo cual, añadiendo un teclado al equipo, podemos hacer de este un dispositivo de trabajo.

Rendimiento

Esta tablet se mueve con un procesador Intel Atom Z3735G. Son cuatro núcleos trabajando a una frecuencia de 1,33GHz, capaces de ascender hasta los 1,83GHz en determinadas tareas. La memoria RAM, según nuestro nuestro modo de ver, se queda un poco corta, con 1GB, cuando la base de muchos dispositivos similares es de 2 gigas.

Aunque la fluidez es aceptable en términos generales, a veces nos encontramos con algún que otro lag, cosa poco frecuente en Windows, la verdad. Obviamente, no podemos aspirar a la potencia gráfica de una Surface Pro 3, pero hubiera sido positivo encontrarnos con una respuesta algo más veloz en algunas fases de la navegación, merced a la Intel HD Graphics.

Capacidad de almacenamiento

Inicialmente, el modelo cuenta con una capacidad de 32GB.

Si nos quedamos cortos podemos darle uso a la ranura para tarjetas de memoria para ampliar hasta en otros 32 GB.

Conectividad y sensores

Tenemos WiFi, Bluetooth 4.0, GPS, puerto jack 3.5 mm, micro USB (no USB convencional), sensor de luz, acelerómetro y giroscopio.

Autonomía

La batería cuenta con una capacidad de 4.600 mAh, lo cual se traduce en una 6 o 7 horas de uso continuado en diversas tareas.

Llama la atención, no obstante, el hecho de que la gestión cuando el dispositivo se encuentra en reposo no sea demasiado eficiente. Si dejamos la tablet encendida, aunque sin usar, durante 24 horas, podemos encontrarnos al retomarla con que la batería se ha consumido por completo.

Cámara

La cámara de esta tablet (sin flash) nos va a servir para salir al paso, pero no debemos esperar grandes resultados de sus 2 megapíxeles. Tampoco el software preinstalado ofrece demasiadas funciones para su manejo. Por ejemplo, no podemos hacer zoom. Aquí os dejamos una pequeña galería de pruebas:

En cuanto a la captura vídeo, es un fiel reflejo de las capacidades del sensor para tomar fotos: poca definición y gestión de la luz complicada pero, en fin, en una tablet no se suele dar mucho uso a la cámara.

En la parte delantera contamos también con 2 megapíxeles para selfies o para hacer videollamadas a través de Skype. Cumple con lo necesario, sin duda.

Precio y conclusiones

La Acer Iconia Tb 8 W cuesta 138,65 euros en Amazon. Si la comparamos con tablets Android de un rango similar, sale ganando en muchos aspectos. La relación calidad precio, por tanto, es muy equilibrada.

La debilidad más sensible de este equipo las encontramos, muy posiblemente, en la combinación de las 8 pulgadas con Windows 8.1. El resultado es que tan sólo la interfaz Moderna nos va a aportar una experiencia positiva, mientras que el escritorio clásico será muy capaz de provocar la desesperación de ciertos usuarios con los dedos no especialmente finos. Todo queda resumido en la siguiente frase: es una pena que la Iconia Tab 8 W no pueda actualizar a Windows 10. Los reflejos en la pantalla, además, pueden dificultarnos la visibilidad en algunas situaciones. Es algo con lo que contar.

Tablet Acer Iconia con Windows valoracion

También encontramos unas cuantas fortalezas importantes. La primera y más sustancial, su precio. Además, se trata de un dispositivo bonito, sólido y cómodo de utilizar, con una buena autonomía para contar con una versión completa de Windows. El año de suscripción a Office 2016 es otro de los putos a favor, sin duda. La pantalla aprueba y, en términos generales, es un dispositivo potente, aunque a veces sufriremos cierto lag. Si nuestro presupuesto es ajustado y queremos preferimos Microsoft a Google, éste es un producto recomendable.

Revisado por Javier GM el 25 septiembre 2015

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

1 comentario
  1. Anónimo 18 Oct, 15 8:18

    Yo no recomendaria esa tableta. 130 euros es demasiado caro. Busquese la tableta chuwi vi8 es android y windiows a la vez. Tiene un cpu de 4 nucleos corriendi a 1.83ghz. 2gb de ram y le da al win10 todo por 90 euros o 80

    0

Análisis a fondo