iPad Air

El iPad de Apple necesitaba el soplo de aire fresco que tenemos ahora entre las manos. Con un nuevo corazón que lo hace más potente, el mismo rendimiento de batería y un nuevo diseño más bonito, delgado y pequeño, es
la excusa perfecta para renovar un modelo antiguo. Han pasado tres años desde que Apple lanzó su primer iPad. Sentó las bases de un nuevo producto de la tecnología de consumo, por mucho que antes hubiésemos visto productos parecidos.
Al igual que el iPhone y otros productos de la firma, lo que ofrecía, lo ofrecía cómo nadie. Desde 2010, el mercado ha evolucionado mucho y todos los fabricantes se han subido a un carro que ha avanzado sin frenos. Unos han visto un nuevo sector en el que entrar y otros, como los fabricantes de ordenadores, han observado cómo el PC tradicional perdía fuelle. Algunos hablan de la era Post-PC, seguramente los más interesados en que el ordenador pierda fuelle con respecto a la nueva generación de dispositivos; otros, como Lenovo, lo han denominado era PC+, como reconociendo queahora hay más cosas más allá del PC, pero que este sigue teniendo su hueco inamovible.
Y así, en este escenario, la competencia de Apple se ha puesto las pilas. La propia Lenovo nos sorprendió hace pocos días con su tableta Yoga, con un diseño sorprendente y buena calidad dentro de un precio muy competitivo. Otros como Sony han logrado acabados premium con cualidades tan sorprendentes como la resistencia al agua; es el caso de su tableta Xperia Z.
iPad Air
Al margen de lo que se hace fuera de Cupertino, fue la propia Apple la que se autoimpuso la necesidad de dar un salto cualitativo el año pasado, cuando lanzó el iPad mini. El diseño y dimensiones de su tablet de 7,9 pulgadas  resultó ser muy superior al de sus anteriores cuatro dispositivos y eso hacía perder valor al modelo de 9,7 pulgadas, a pesar de sus puntos superiores evidentes, como la pantalla retina display.
Dicho lo cual, este rediseño del iPad de 9,7 pulgadas era necesario. Ha roto en cierta medida con lo que llevábamos viendo desde 2010 e incluso Apple ha dado uno de esos golpes de marketing que tanto le gustan rebautizándolo con el apellido “Air”. El mensaje es claro: “Este es el mayor rediseño del iPad que hemos acometido desde que lanzamos el primero. Es ligero y muy delgado”. Todo eso quiere decir la palabra Air.
IMG_1332
Al margen del diseño, Apple ha vitaminado el iPad. En todo caso, no estamos ante una gran revolución que cambie la experiencia de usuario. Mantiene la cámara, la resolución de la pantalla, definición y dimensiones e integra iOS 7 de una forma muy similar a su predecesor. Hay que tener eso en cuenta para que nadie se lleve a engaño. Por eso en este análisis nos vamos a centrar en lo que sí ha cambiado.

Diseño y grosor

El iPad Air es un 20 por ciento más fino (7,5 milímetros) que el iPad de cuarta generación y un 28 por ciento más ligero (453 gramos). La diferencia se nota nada más coger la tableta en la mano y se va haciendo más notable a medida que lo vamos utilizando. Sostener casi 200 gramos menos hace que los dedos se cansen menos en periodos de uso prolongados.
dos ipad
marcos ipad
Este cambio en sus formas tiene una consecuencia negativa, que nos esperábamos: No es compatible con muchas fundas y teclados para otros iPads, como es el caso del Ultrathin keyboard de Logitech o la Smartcover oficial de Apple. El grosor y la diferente forma del canto del iPad Air obliga al lanzamiento de nuevos accesorios que ya han empezado a llegar. El objetivo comercial está claro.
IMG_1334
Por otro lado, es estéticamente más atractivo, gracias a que hay menos borde y la pantalla gana presencia. El panel sigue ofreciendo la misma calidad a la que estamos acostumbrados en la tableta de Apple, con una resolución de 2,048 × 1,536 píxeles y 264 puntos por pulgada. Es cierto que hay tabletas y móviles que ofrecen ya densidades muy superiores, pero el ojo humano no es capaz de afinar tanto y eso implicaría mayor consumo de batería, así que este punto nos parece digno de comentar, pero no alarmante.

Batería y conexión y Chip A7

Eso nos lleva a otro punto interesante de la tableta. A pesar de que se ha reducido el tamaño y que se ha incorporado una nueva generación de procesador más potente, el iPad Air ofrece el mismo rendimiento de batería que el de cuarta generación; e incluso puede que algo superior. Por ejemplo, una película de 1 hora y 37 minutos por streaming (Solo con Wifi activado, sin bluetooth o 3G) nos ha consumido un 14 por ciento de la batería del iPad Air y un 15 por ciento de la del iPad 4. El iPad Air mantiene el buen rendimiento de batería de la gama, por lo que las promesas de Apple en este sentido se han cumplido. Eso sí, hemos notado que el iPad Air tarda en cargar un poco más que su predecesor, en torno a un 20 por ciento más lento. Otro aspecto a tener en cuenta es la velocidad de conexión. El iPad Air es compatible con redes 4G y, además, se ha mejorado la velocidad de la conexión Wifi; y dicha diferencia es muy notable, con lo que la experiencia con el nuevo tablet resulta bastante más satisfactoria en este sentido.
Apple también ha incorporado mejorado la potencia y velocidad de su tableta, gracias especialmente al nuevo chip A7 con tecnología de 64 bits, que fue anunciado en septiembre y que es el que también lleva por dentro
del iPhone 5S. Apple y otros desarrolladores han lanzado varias aplicaciones que supuestamente lo aprovechan, pero de momento no se nota evolución,
aunque sí rapidez. Por ejemplo, hemos probado en ambos modelos de la tableta videojuegos supuestamente optimizados como el Infinity Blade III o Call of Duty: Strike team. En ninguno de los dos casos hemos apreciado un salto gráfico, y suponemos que como ha ocurrido con tras generaciones de nuevos dispositivos de Apple, el software que marque la diferencia -y no sea compatible con modelos anteriores por requisitos técnicos- irá apareciendo
con el tiempo. Lo que sí ocurre es que las aplicaciones cargan mucho más rápido en el iPad Air.
funda
ipad y funda
Por otro lado, la cámara interior ha sido mejorada ligeramente, por lo que ahora la calidad es superior, con menos ruido y mejor iluminación. Además, la resolución VGA ha subido hasta 720p.

Conclusión

Que nadie se lleve a engaño: El iPad Air no reinventa el mundo de las tabletas. Apple ha refinado el diseño y lo ha adelgazado de forma sorprendente, ha mejorado su potencia, su velocidad de conexión y mantenido el excelente rendimiento de batería. Ni más, ni menos. El resultado es uno de los mejores tablets del mercado en factores como el diseño o el rendimiento de la batería. Otra cosa es que no guste que no tenga ni un puerto al margen del de carga o que su sistema operativo esté totalmente cerrado, males endémicos de los iGadgets. ¿Merece la pena dar el salto si se tiene un modelo anterior? Eso depende de la importancia que le des a estar a la última en cuanto a diseño y potencia. Si la respuesta es “mucha”, seguramente sea el momento de cambiar.

A favor:

  • Más bonito, más ligero y más fino.
  • El nuevo chip A7 tiene potencial para ofrecer aplicaciones mucho más potentes.

En contra:

  • La experiencia de uso con iOS 7 es idéntica a la que ofrece el iPad 4.
  • Las aplicaciones disponibles de momento no sacan partido al chip de 64 bits.

Revisado por Javier Sanz el 07 noviembre 2013

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios

Análisis a fondo