Galaxy TabPro S

Valoración: 9 de 10

nota 9

Buena parte del futuro de las tabletas parece encaminarse hacia los formatos híbridos y así lo demuestra el hecho de que los principales actores del segmento estén desarrollando modelos con teclado nativo y una estrategia de marketing orientada a la sustitución del PC. En este sentido Samsung ha decidido apostar por la productividad, con su Galaxy TabPro S, en la plataforma mejor preparada para dicho fin: Windows 10.

Hace ya tres años, cuando Microsoft lanzó Windows 8 y RT, asistimos a numerosas presentaciones de tablets que trataban de maximizar las prestaciones de ese sistema operativo, aún poco integrado en sus dos vertientes, tablet y PC. Por entonces, tuvimos la oportunidad de probar la Ativ Smart, un equipo con detalles muy buenos pero que bebía de esa indefinición propia del SO de los de Redmond.

TabPro S con Windows 10 Analisis y valoracion

Desde entonces hasta ahora, Samsung había centrado su actividad en las tabletas con Android, poblando el mercado de numerosos modelos que cubrían multitud de perfiles de usuario, desde los más exigentes y avanzados, hasta niños y primerizos dentro del universo tabletero. Sin embargo, esta nueva Galaxy TabPro S se une a la contienda de dispositivos como la Surface Pro 4, el iPad Pro o la Pixel C, optando por la base y las herramientas de software óptimas para dar lugar a un equipo orientado a tareas productivas.

TabPro S con Windows 10 caja

En este sentido, tanto la tablet de Microsoft como la TabPro S, al tener un sistema operativo completo, le llevan cierta ventaja a los puntales de Google y Apple. Vamos a ver detalle a detalle en que se cimienta esta prometedora apuesta del gigante coreano.

Diseño

La Galaxy TabPro S tiene un bonito diseño, inspirado en las líneas del Galaxy S7 y su predecesor, especialmente en el la zona del perfil, con acabado metálico. La parte trasera es de plástico y aún así, todo el conjunto ofrece muy buenas sensaciones. Diríamos incluso que se ha dado un importante paso adelante con respecto a lo que se vio en la Galaxy Tab S2, consiguiendo un aspecto menos tosco.

TabPro S con Windows 10 proteccion funda

En la zona frontal, la pantalla ocupa una parte muy destacada, consiguiendo un amplio ratio del 74,26%. Nuestra unidad de prueba es la variante negra y el leve contraste que se producen entre la display y el bisel luce de maravilla. No cabe duda de que el negro es el color fetiche de las pantallas Super AMOLED y unido al gris-plata del marco metálico da como resultado una vista muy atractiva.

TabPro S con Windows 10 notificaciones

En este sentido, tan sólo se le podría haber pedido a Samsung un material de fabricación más noble, porque lo que es el dibujo consigue imponer y la mezcla de tonos resulta impecable.

La TabPro S incluye su funda con teclado original, lo que desde nuestro punto de visto supone un gran acierto, a pesar de que el producto pueda encarecerse un poco. La forma completa de disfrutar el equipo y poder sacarle el máximo partido es con esta Type Cover que recubre la zona trasera y delantera, proporcionándonos una mejor protección. La parte negativa de ello es que no dispone de tan diferentes rotaciones como ofrece la Surface Pro 4 en el soporte trasero.

TabPro S con Windows 10 teclado primer plano

En cuanto a la ergonomía de las teclas, nos puede gustar más o menos, pero a nosotros nos ha resultado muy cómodas y responsivas. Eso sí, no llega al nivel de virguería del teclado de Microsoft (tal vez hay que apretar un poco más también) pero, como decimos, se incluye en la caja del dispositivo.

Dimensiones y manejabilidad

El equipo tiene unas medidas de 29 cm x 19,8 cm x 6,2 mm, destacando por su extraordinaria delgadez. Especialmente, siendo un terminal de 12 pulgadas, resulta algo muy llamativo. En su variante sólo WiFi la Galaxy TabPro S pesa 693 gramos, mientras que la LTE asciende a los 696 gramos.

En términos generales diríamos que los espacios están mejor optimizados que en la Surface Pro 4: es mucho más delgada y tiene un marco frontal ligeramente más estrecho. Interesante es que a pesar de esas líneas reducidas de la tableta, la carcasa se calienta muy poco. Sin duda, la elección del procesador Intel Core m3 tiene mucho que ver con esa facultad.

TabPro S con Windows 10 grosor

Aunque es una tablet grande, no se hace en absoluto pesada. Proporciona muy buen agarre y resulta cómoda tanto para una orientación retrato como para el (natural) apaisado. Se puede mantener con una mano y utilizar con la otra sin cansarnos demasiado. En definitiva, y aunque hayamos comentado en el apartado anterior que tal vez un material diferente habría sido más deseable, la contrapartida aquí es que el plástico también resulta más práctico si queremos utilizar la TabPro S como tablet sin teclado.

Puertos y elementos externos

Encontramos en este terreno, de nuevo, más diferencias sensibles con respecto a la Surface Pro 4; y es que esta tablet de Samsung minimiza los puertos para conseguir un diseño menos aparatoso, pero da opciones al usuario de conectar a través de diferentes sistemas (HDMI y USB tipo A y C), con un adaptador multi-puerto que se vende por separado.

La parte frontal queda así absolutamente lisa, sólo con el logo de Samsung en el marco inferior y los sensores de la cámara delantera y de luz en el superior.

TabPro S con Windows 10

En el perfil izquierdo hallamos un botón de Inicio, único aditamento “inusual” que el fabricante se ha permitido en el equipo y que choca un poco porque puede confundirse con la tecla de encendido. También vemos algo más abajo uno de los dos altavoces del equipo, ubicados con gran criterio, en la parte alta del lateral.

TabPro S con Windows 10 tablet mas funda

En el perfil superior tenemos los botones para el volumen y para encender y apagar la tableta y un par de micrófonos.

TabPro S con Windows 10 botones fisicos

En el perfil derecho (zona baja) se ubica un puerto USB tipo C de carga, que sirve también para conectar el accesorio que antes comentamos o para cargar el dispositivo, y un Jack para auriculares. En la parte superior aparece el segundo altavoz.

TabPro S con Windows 10 Altavoz

En el perfil bajo encontramos la conexión dock para acoplar la Galaxy TabPro S al teclado.

TabPro S con Windows 10 puerto dock

En la cubierta trasera, vemos una voluminosa cámara principal (sin flash) y las letras de nuevo del logo de Samsung que se confunden levemente con el color negro predominante.

TabPro S con Windows 10 camara trasera

Pantalla y multimedia

La pantalla es la característica estrella de este dispositivo y sólo podemos mostrar admiración por lo que Samsung nos está ofreciendo. Se trata de una display de 12 pulgadas con formato 3:2. Su resolución alcanza los 2160×1440 píxeles, de lo cual se obtiene una densidad de 216 ppp. Sin embargo, esto es un poco lo de menos. Lo principal es que es la primera tablet con tecnología Super AMOLED en Windows 10 y esa condición combina la mejor experiencia de visualización en este tipo de dispositivos con una plataforma avanzada para trabajar.

TabPro S con Windows 10 angulo de visibilidad

Hay poco que podamos añadir pues acerca de la pantalla de esta Galaxy TabPro S, salvo que es un gusto observarla. Ofrece colores vibrantes, gran contraste y saturación, y una visibilidad a plena luz natural que es difícil de obtener en una LCD. Los negros son espectaculares, pero también lo son los rojos, los azules o los verdes.

El audio de la Galaxy TabPro S es igualmente excepcional, a la altura de los mejores, y no supone algo anecdótico, puesto que (desde la Galaxy Tab S original) es la primera tablet de Samsung en que este aspecto está así de cuidado. Contamos con dos altavoces situados en sendos perfiles laterales capaces de ofrecer un sonido estéreo, potente, vivo, envolvente y nítido.

TabPro S con Windows 10 teclado dock

Esperábamos una pantalla superior, pero debemos reconocer que un audio a tan gran nivel, nos ha causado una muy grata sorpresa.

Sistema operativo y herramientas de software

Como venimos mencionando a lo largo del artículo, este dispositivo viene con Windows 10, aunque diferenciamos dos variantes: un modelo más básico cuenta con la versión Home, mientras que otro avanzado tiene Windows 10 Pro. Eso sí, las diferencias para un usuario raso entre ambos van a ser prácticamente imperceptibles.

Windows 10 muestra poco a poco a poco una mayor coherencia, menús más organizados y un potente abanico de recursos para controlar los dispositivos y adaptarlos a nuestra necesidades. Falta mejorar la integración entre la vertiente escritorio y táctil; y es obvio que si una fuerza predomina es (una elección inteligente) la del PC. Aún así, la Galaxy TabPro S equilibra la balanza con su diseño, con muchos más elementos de tableta de lo habitual en la plataforma, desde la ausencia de puertos, al grosor mínimo del equipo.

Lo que obtendremos aquí es lo común en Windows 10 más una pequeño menú llamado Galaxy Settings, que nos permite llevar a cabo algún ajuste muy concreto en la pantalla Super AMOLED y en la gestión de la energía.

Rendimiento

Este es el punto que un posible comprador indeciso entre la Surface Pro 4 o la Galaxy TabPro S puede encontrar más inconveniente en el producto. Un procesador Intel Core i5 o i7 ofrecen configuraciones notablemente más potentes que este m3 (también incluido en la variante económica del híbrido de Microsoft). Sin embargo, obtenemos una serie de ventajas cediendo rendimiento. La principal, como venimos diciendo, es que el dispositivo de Samsung sí es una tableta propiamente dicha: fina, se calienta poco, no tiene un gran consumo, no pesa, etc.

Por ahora, no hay ninguna fórmula conocida para meter componentes de rendimiento tan elevado en un chasis 12 pulgadas y no sufrir algunas irremediables consecuencias. De hecho, la Surface necesita de una banda de ventilación en su perfil que a pesar de estar bien integrado a nivel estético, no cabe duda de que se trata más bien de hacer de la necesidad virtud.

TabPro S con Windows 10 benchmark

El Intel Core m3 de 64 bits y dos núcleos a 2,2 GHz no será capaz de abrir aplicaciones y programas con la tremenda suficiencia de una Surface Pro 4 en alguna de sus variantes más potentes. Sinceramente, no es algo que como usuario me preocupe. Me importa poco esperar un par de segundos más para arrancar un servicio. Si planeamos correr juegos exigentes al tiempo que tenemos múltiples sistemas de conectividad activos, quizá sería para pensárselo, pero ese empleo queda restringido a perfiles avanzados muy concretos.

En el apartado de RAM contamos con 4GB, como en un portátil estándar, por tanto, no hay nada que temer en este sentido. La memoria y el procesador se combinan para mantener una respuesta realmente convincente bajo cualquier circunstancia de las que nosotros hemos probado.

Capacidad de almacenamiento

En España sólo podremos disfrutar de la versión de 128GB, de los cuales nos quedan poco más de 75GB de uso real.

TabPro S con Windows 10 capacidad de almacenamiento

En esta ocasión no tenemos soporte para tarjetas Micro SD.

Conectividad y sensores

Aunque a priori veamos poco puertos, sí que contaremos con una buena variedad de sensores y opciones de conectividad. Para empezar, tenemos una variante (a más cara) que incluye 4G LTE Cat 6. Todos los modelos incluyen WiFi con las bandas habituales.

USB tipo C, NFC, Tethering, Bluetooth 4.1, Sensor de luz, GPS, Glonass.

Autonomía

La capacidad de la batería es de 5.200 mAh, dato con el cual Samsung estima un uso continuado de unas 10 horas y media. Además, la Galaxy TabPro S cuenta con sistema de carga rápida (2,5 horas en rellenarse por completo) y con varias configuraciones posibles que nos permitirá ajustar el consumo a nuestras necesidades.

La propia firma ha incluido, como mencionamos antes, una opción de ahorro en Galaxy Settings para momentos de apuro, además de la que Windows 10 trae de serie.

TabPro S con Windows 10 consumo de bateria

El dispositivo está muy bien calibrado, y se nota que el consumo es muy bajo en condiciones normales. No se calienta en exceso y apenas pierde energía cuando el terminal queda inactivo, pudiendo aguantar así días.

Cámara

La cámara principal cuenta con un resolución de 5 megapíxeles y aunque no dispone de flash, es capaz de capturar imágenes una con buena calidad en interiores. En general, consigue fotos con estética poderosa, aunque su tamaño / resolución no sea algo fuera de serie.

En la parte delantera también contamos con 5 mpx, lo cual nos aporta la posibilidad de mantener video-chats o tirarnos selfies con bastantes buenos resultados. Como decimos, el sensor procesa muy bien la luz e incluso en interiores obtendremos una nitidez destacable.

En cuanto al vídeo, tiene buen zoom pero acusa el movimiento y hay que ir bastante despacio conseguir una imagen nítida con el auto-enfoque.

Precio y conclusiones

Es inevitable tomar como referencia la Surface Pro 4 a la hora de llevar a cabo un juicio global de la Galaxy TabPro S, tanto en cuestión de precios como de prestaciones. La tableta de Samsung tiene una variante inicial con Windows 10 Home por 999 euros, y dos con Windows 10 Pro por 1.099 (sólo WiFi) y 1.199 euros (WiFi más LTE Cat. 6). Si comparamos en el modelo más barato de la TabPro S con su rival, ambos tienen un mismo precio de partida (igual RAM e igual almacenamiento interno), pero la Galaxy incluye siempre teclado.

TabPro S con Windows 10 funda trasera

Lo peor de la Galaxy TabPro S es que no dispone de configuraciones más potentes para satisfacer a aquellos usuarios que piensen que un Intel Core m3 se les va a quedar corto. Por lo demás, no encontramos limitaciones propias del dispositivo, sino del limitado catálogo de apps de la tienda de Windows para un apartado tan aprovechable como tableta. El plástico de la cubierta trasera puede tirar para atrás a algunos compradores de gama alta, aunque en nuestro caso creemos que tiene sus ventajas.

TabPro S con Windows 10 en web TabletZona

Lo mejor de la Galaxy TabPro S es su pantalla. Por fin los amantes de la tecnología Super AMOLED pueden disfrutar de un equipo en Windows 10, no sólo en Android. Dejando a un lado este rasgo, el sonido es sobresaliente, el diseño impecable, la autonomía prolongada y el hardware responde con solvencia. Otra indudable ventaja es que, por el precio inicial tenemos el teclado original incluido en la caja. Aunque nuestra unidad de prueba es otra versión, disponemos de una variante con LTE Cat 6 para obtener una velocidad de navegación en teoría muy superior al estándar, cuando la Surface Pro 4 directamente carece de conexión móvil en todos sus rangos.

Revisado por Javier GM el 04 Abril 2016

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios