El Galaxy S7 Edge sí es sensiblemente mejor que el Note 5 o el S6 Plus (por estos motivos)

Phablets Samsung El formato phablet sigue en auge y lo que antes veíamos enorme, con cinco pulgadas, ahora a algunos se nos queda corto. De hecho, son cada vez más los usuarios que no miran ya nada por debajo de las 5,5’’ y la cuestión es sencilla si nuestro bolsillo (en términos literales y figurados) puede permitírselo, una pantalla de tales dimensiones ofrece mucho. El Galaxy S7 Edge acaba de establecer una nueva marca de prestaciones en ese rango. Vamos a analizarlo.

A pesar de que su posición en el mercado muestre un sólido dominio, cosa que no suele llevar a intentar innovar, sino todo lo contrario, creemos que Samsung es una de las compañías que mejor ha hecho los deberes en los últimos dos años, quizá junto con Huawei. Si el Galaxy S5 mostraba una línea continuista en relación a sus predecesores, el S6 y el S7 han abierto las miras del sector, dando un salto cualitativo de envergadura.

Lo más complicado del S7 Edge: ser mejor en todo

Al comparar el S6 con su antecesor, hubo un par de elementos en los que se tuvo que ceder para conseguir mejorar: La autonomía y la protección frente al agua. Sin embargo, eso dio pie en 2016 a la ejecución del modelo con la mejor pantalla vista en un smartphone hasta la fecha (con una densidad de píxeles extraordinaria) y un diseño rupturista. El Galaxy S7 Edge, por el contrario, sí se puede puede decir que mejora en todo a sus predecesores.

Los avances uno a uno

El siguiente vídeo, grabado por los chicos de Pocker Now, nos pone tras la pista de todas las mejoras del Galaxy S7 Edge en relación a dos equipos que ya son un auténtico lujo: el S6 Plus y el Note 5.

Para empezar, fijémonos en la cámara: el S7 Edge tiene una superficie mucho menos abultada y aún así consigue una estabilidad muy superior a la de sus hermanos. Se consigue mejor visibilidad, especialmente de noche, gracias a un mayor tamaño de los megapíxeles, a pesar de haber bajado su resolución, como ya hizo en su día HTC o al igual que vimos en el Nexus 6P.

El S7 Edge también tiene una mayor autonomía, utilizando un batería de 3.600 mAh, frente a los 3.000 de los Galaxy Note 5 y S6 Plus, y no sólo eso, el procesador Exynos 8890 es más eficiente en términos energéticos, además de más potente, claro. Aún así, el aumento de grosor es imperceptible y se compensa con la resistencia al agua.

s7 edge pantalla

Los paneles Edge están mejor aprovechados (aunque esto puede llegar a sus antecesores en una actualización), la pantalla always on es enormemente práctica. Además, por último y no menos importante, aún recién lanzado, es más barato que sus predecesores.

Una cuenta pendiente

Si hay algo que se le puede reprochar a Samsung, no obstante, es la lentitud con la que actualiza sus terminales. El HTC One M8 (2014), lanzado el mismo día que el S5, recibió Marshmallow en diciembre, mientras que algunos S6 y Note 5 aún esperan la OTA, como se comenta en el vídeo. El gigante surcoreano puede invertir lo que quiera en el desarrollo de las nuevas versión para sus equipos y, sin embargo, continúa especulando demasiado en este sentido.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Anónimo dijo

    Es lo misma con el s6 edge plus con el s7 edge