Qué es el Hotspot y cuántos tipos hay

Hotspot

El término Hotspot es algo conocido para la mayoría. Si alguien nos pregunta qué es el Hotspot, sabemos que se trata de un punto de acceso a Internet, en muchos casos disponible en sitios públicos. Aunque muchos no saben además que tenemos diversos tipos disponibles, por lo que podemos tener diversas opciones a la hora de conectarnos a Internet.

A continuación os contamos qué es un hotspot, así como os hablamos sobre los tipos que hay. Ya que la existencia de varios tipos es algo que muchos no conocen, pero es bueno saber cuáles son o las diferencias que hay entre ellos. Si bien dichas diferencias no son demasiadas, así podemos tener todos los datos sobre esta conexión sin cables.

Qué es un hotspot

Hotspot movil

El hotspot es un punto de acceso a Internet a través de una red inalámbrica. Esta es una conexión que funciona como la del router en nuestras casas, solo que en estos casos se trata de algo que se sitúa en un lugar público y está diseñado para que una gran cantidad de dispositivos se puedan conectar a esa misma red o punto de acceso al mismo tiempo. Pero sobre el papel tiene el mismo funcionamiento que cualquier otra red inalámbrica.

Este punto de acceso es algo disponible para cualquier dispositivo con acceso a Internet. Es decir, nos podremos conectar desde el móvil, el ordenador o desde la tablet al mismo. Esta es una tecnología que lleva ya muchos años presente entre nosotros y que encontramos sobre todo en lugares públicos como universidades, cafeterías, bibliotecas, estaciones y hoteles.

La idea es que estos dispositivos que estén en dicha ubicación se puedan conectar a Internet usando dicha red inalámbrica. Es algo ideal en esos momentos en los que no podemos usar datos móviles, porque hemos consumido todos, tenemos mala cobertura o nos encontramos en un país diferente al nuestro, donde dicha navegación nos puede costar mucho dinero, por ejemplo. Entonces nos podemos conectar a un hotspot que haya disponible cerca de nosotros.

Tipos de Hotspot

WiFi

Ahora que ya sabemos qué es el hotspot el siguiente paso es saber qué tipos hay del mismo. En la actualidad lo podemos dividir en tres tipos, que se suelen diferenciar en el origen de la red, u origen del punto de acceso, así como su ubicación o el que haya que pagar dinero o no por tener acceso al mismo. Pero en líneas generales, el funcionamiento es el mismo en todos los casos. Os contamos más sobre estos tipos a continuación.

Hotspots WiFi públicos

Un hotspot WiFi es un tipo de hotspot público, es decir, es uno que nos encontramos en un lugar público. Es el tipo que nos encontramos en una universidad, biblioteca, pero también en un aeropuerto o una estación. En la mayoría de casos se trata de una red a la que nos vamos a poder conectar sin tener que pagar dinero o al menos se podrá hacer uso de la misma sin necesidad de pagar dinero durante un tiempo, puede que haya que pagar pasado un tiempo.

Esta es una red que tiene un alcance grande, ya que suele estar disponible en la totalidad de esa ubicación, es decir, si es una red en una biblioteca, debe llegar a todas las zonas o a todas las plantas de la misma. Aunque la intensidad de la señal que se recibe es algo que va a variar, en función de la ubicación del router que usan y la presencia de accesorios que intensifiquen la señal o no. En todo caso, se trata de una red pensada para que una enorme cantidad de personas al mismo tiempo la usen.

Cuando nos conectamos a este tipo de hotspot, se nos puede pedir que iniciemos sesión, simplemente confirmando que queremos conectarnos, mientras que en otros casos será algo que no tengamos que hacer. Por lo que cuando se elija esta red, ya nos conectaremos a al misma de forma automática y ya se puede navegar entonces.

Hotspots WiFi Móviles

El segundo tipo de hotspot es algo que se puede hacer desde el móvil o tablet, sin que importe el sistema operativo. Un teléfono móvil o una tablet con SIM se pueden convertir en un hotspot ellos mismos. Es decir, actúan como el punto de acceso a Internet para otros dispositivos, que se conectarán a su red y podrán navegar entonces en Internet. Se usan los datos móviles que se tienen contratados en la tarifa para hacer posible este acceso a Internet para los otros dispositivos.

Otros dispositivos, ya sean teléfonos, tablets u ordenadores, se podrán conectar y así navegar. Esto es algo que se usa sobre todo en esos momentos en los que en casa o en el trabajo, el WiFi ha dejado de funcionar, pero necesitamos aún conexión a Internet para completar alguna tarea. De este modo será posible finalizar la tarea en cuestión. Es algo que se puede usar en cualquier momento, aunque va a consumir nuestros datos móviles, por lo que si se tiene una tarifa limitada, hay que ser especialmente cuidadoso con el uso de la misma.

Hotspots WiFi prepagados

Este tercer tipo de hotspot son similares a los anteriores, pero limitan la cantidad de datos que se pueden consumir o usar con esa conexión. Es decir, vamos a tener que pagar de antemano una cantidad de dinero concreta para poder navegar. Este dinero puede ser para poder usar una cantidad de datos concreta o pasar un tiempo determinado conectado a dicha red, por ejemplo se paga por usarla durante una hora.

Cuando se haya consumido esa cantidad o haya pasado ese tiempo determinado, habrá que pagar de nuevo, un pago que en algunos casos podría ser automático. El funcionamiento es el mismo que en el primer caso, solo que ahora nos va a costar dinero hacer uso de esta red. Se trata de algo que podemos encontrar en aeropuertos o en hoteles en algunos casos. Así que el usuario deberá decidir si quiere usar esta red de pago o no.

Cómo usar el móvil o la tablet como hotspot

Tablet-vs-iPad

El segundo de los tipos supone que nuestro dispositivo se convierte en ese punto de acceso a Internet. Como hemos mencionado, se trata de algo que se podrá hacer con cualquier tipo de teléfono móvil (Android o iOS), así como con una tablet que tenga una tarjeta SIM, por tanto, que tenga su propia tarifa de datos. Si se tiene alguno de estos dos dispositivos, entonces podremos usarlo como nuestro propio hotspot cuando sea necesario. Si tienes un teléfono o una tablet Android, los pasos que se tienen que seguir en este caso son los siguientes:

  1. Abre los ajustes de tu teléfono o tablet.
  2. Acude al apartado de conexiones.
  3. Busca la opción llamada Conexión compartida o Hotspot (cada marca usa un término diferente para esta conexión).
  4. Activa la opción de Conexión compartida.
  5. Entra en este apartado para ver el nombre de la red y su clave.
  6. En el dispositivo a conectar a la red, busca esta red y haz clic sobre ella.
  7. Introduce la clave de acceso para esta red, la que sale en la pantalla de tu móvil.
  8. La conexión se ha establecido.
  9. Para dejar de estar conectado, simplemente desconéctate de la red o apaga este Hotspot en el móvil o tablet.

En dispositivos de marcas como Samsung se puede activar este hotspot móvil en el panel de ajustes rápidos. Hay una opción llamada Conexión Compartida o Hotspot, que es la que podemos usar en estos casos. Sobre todo si se trata de dispositivos que hemos vinculado previamente, nos permitirá usar esta opción más rápidamente.

¿Merece la pena usar la tablet como hotspot?

Tablet conexion a Internet

Muchas tablets en Android y los iPad, modelos en la gama alta generalmente, tienen una opción de tener una tarjeta SIM. Esto supone que cuentan con una tarifa de datos móviles asociadas, así que podemos navegar sin depender de una red inalámbrica. Esto nos permite usar la tablet también como un hotspot en esos momentos en los que sea necesario o deseado. Es algo que se debe usar solo en momentos concretos, no debemos abusar de esta opción si tenemos una tarifa limitada.

Al usar la tablet como hotspot se usan esos datos móviles de la tarifa como red, es decir, los otros dispositivos que se conecten a este hotspot usan esos datos para poder navegar. Si se trata de algo puntual y rápido, la cantidad de datos que se haya consumido no será demasiado grande. Así que es algo que podemos usar en dichas emergencias sin problema alguno. Si se nos ha caído Internet en casa o en el trabajo y hay algo que debemos completar o que queremos guardar, podemos recurrir a este método sin problema alguno.

Si se tiene una tarifa de datos limitada, ya sea en el móvil o en la tablet, es algo que no debemos usar con demasiada frecuencia, ya que se pueden acabar consumiendo muchos datos móviles y nadie quiere esto. Pero para esas emergencias o aquellos usuarios con una tarifa de datos ilimitada le van a poder sacar un gran partido a esta posibilidad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.