Compártelo. ¡Gracias!

Las tablets como el iPad son generalmente utilizadas como sustituto de un ordenador portátil. Con ellas podemos navegar por Internet, visualizar fotos, vídeos y documentos y escribir documentos, correos o cualquier tipo de contenido gracias a los teclados táctiles instalados en estos dispositivos, sin embargo, si tenemos que escribir largos textos es posible que el teclado táctil sea algo incómodo, pudiendo optar por utilizar uno físico, conectado a través de Bluetooth, para utilizarlo como si lo tuviésemos conectado directamente a nuestro ordenador.

Existen una gran variedad de teclados inalámbricos, por lo que soportar específicamente cada uno de ellos es casi imposible. Por esto se utilizan en ocasiones controladores genéticos que aunque permiten que el teclado funcione bien algunas funciones o combinaciones de teclas pueden no estar disponibles. Cuando conectamos teclados genéricos a un iPad es posible que nos encontremos con un fallo que hace que el teclado aparezca siempre en la pantalla y no se pueda ocultar.

Ultrathin Keyboard Folio iPad Air

Si esto ocurre podemos probar con las siguientes opciones:

Opción 1

Si el teclado tiene también un ratón, este ha quedado “anclado” en el buscador Spotlight. En este caso simplemente debemos abrir este buscador y escribir algo en el buscador para que sea el teclado quien tome el control.

Opción 2

Si tenemos dos o más teclados instalados (Swype, Swiftkey y el teclado de iOS, por ejemplo), es posible que al seleccionar un cuadro de texto de un documento o una aplicación donde queramos escribir, el teclado de pantalla quede siempre visible, no pudiendo ocultarlo y ocupando casi el 50% de esta. Si ocurre esto simplemente debemos desconectar el teclado externo, activar por defecto el teclado táctil de iOS, cerrar todos los programas y aplicaciones en uso y volver a conectar el teclado externo y a abrir el documento o la aplicación donde íbamos a escribir. Veremos que ahora el teclado aparece oculto (con una pequeña barra en la parte inferior) mientras tengamos el teclado externo conectado, funcionando este sin problemas en cualquier aplicación.

Opción 3

Si esto no funciona y vamos a utilizar el teclado Bluetooth a largo plazo podemos plantearnos en desinstalar todos los teclados adicionales instalados en nuestro iPad para que sea sólo el oficial de iOS el que tome el control de los métodos de escritura.

Opción 4

Si aun así hemos seguido los pasos anteriores el teclado sigue apareciendo constantemente en la pantalla y no podemos ocultarlo podemos optar en última instancia por eliminarlo de la lista de dispositivos vinculados a nuestro iPad y volver a vincularlo ya que en ocasiones re-asigna otro controlador genérico que hace que el dispositivo funcione sin problemas.

La experiencia de uso de un teclado externo sin el táctil ocupando el 50% de la pantalla es totalmente diferente. Tanto si eres tanto un usuario que utiliza su iPad para escribir o editar documentos como un usuario de métodos de entrada externos ocasional, estos “trucos” os ayudarán a aprovechar al máximo la tablet como sustituto completo de un ordenador.

Comentarios

Sin comentarios

Análisis a fondo