Gracias a lifehacker.com descubrimos un interesante método que nos permitirá personalizar las alertas de cualquier aplicación de terceros descargada en el iPad. Este blog ofrece un método sin necesidad de jailbreak, aunque algo caro, por lo que desde Tabletzona también os comentaremos cómo hacerlo gratis, eso sí, mediante el jailbreak.

Hace tiempo que ya hablamos de la forma de acceder a las carpetas del iPad a través de SHH. Sin embargo, existen aplicaciones que nos permiten acceder, al menos, a parte de ellas, ya que las de sistema están vedadas. Se trata de la aplicación iExplorer.

Esta aplicación, con versión tanto para Mac OSX como Windows, es una gran alternativa para sincronizar y pasar contenidos tanto desde como a nuestro dispositivo. Además, en el caso de un dispositivo iOS, podemos acceder a las carpetas de las aplicaciones y ver sus archivos. La única pega es que iExplorer cuesta 26,94€, un precio no muy alto pero lo suficientemente elevado como para valorar la posibilidad de abrir el acceso SSH del iPad, que es gratis.

Hecha la elección, vamos a ver cómo personalizar el sonido de las alertas de las aplicaciones:

  1. Conectamos el iPad al ordenador y abrimos iExplorer o bien nos conectamos inalámbricamente con Cyberduck, como ya os explicamos en este otro tutorial.
  2. Buscamos las carpetas de las aplicaciones. En este punto, iExplorer es mucho más amigable ya que no sólo accedemos a las aplicaciones pulsando un solo botón, sino que las carpetas tienen el nombre de cada app.
  3. En el caso de el acceso SSH con Cyberduck, hay que entrar en la ruta /var/mobile/Applications y dentro de ella ir probando en las carpetas con nombres llenos de dígitos y letras hasta dar con la de la aplicación que queremos localizar.
  4. Localizamos los archivos de sonido de las aplicaciones son aquellos acabados en “.caf”. Eventualmente también las hay que los tienen en MP3.
  5. Sólo hay que sustituir estos archivos por el que deseemos como nueva alerta. Lo ideal es que tengan una duración similar para que no causen problemas. Para editarlos puedes usar cualquier programa, siempre que al final guardes el archivo en el mismo formato que tiene el original que vas a sustituir.
  6. El último paso es obvio: sustituye el archivo por el que has creado o editado y listo.

Después de todo el proceso, sin hacer nada más, verás como la alerta de cada aplicación está personalizada. Eso sí, esto se mantendrá mientras no actualices o reinstales la aplicación, momento en el que tendrás que volver a realizar el proceso.

Para finalizar, con el fin de que todo quede más claro, os dejamos con un vídeo de Lifehacker.com con el que ilustran todo el proceso.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios

Análisis a fondo