Compártelo. ¡Gracias!

Uno de los usos que se suele dar a una tablet es el de jugar. La gran capacidad de procesamiento de estos dispositivos y las grandes oportunidades de este mercado hacen que estos dispositivos sean utilizados también como sistemas de entretenimiento para jóvenes y mayores. Con el uso diario de estas tablets suelen cargar aplicaciones en la memoria y consumir ciertos recursos en segundo plano, limitando el rendimiento de algunas aplicaciones y juegos y pudiendo incluso devolver una experiencia de uso poco agradable.

A continuación os vamos a citar una serie de consejos para poder aprovechar al máximo el potencial de nuestra tablet Android para ejecutar juegos y aplicaciones pesadas.

Cerrar aplicaciones en segundo plano

Con el fin de aprovechar al máximo todos los recursos de la tablet debemos cerrar todas las aplicaciones abiertas residentes en la memoria. De esta forma se podrán aprovechar mejor los recursos para el juego en cuestión y no se utilizará procesador para mantener abiertos ciertos procesos.

Desactivar tareas de sincronización

Por defecto las tablets Android sincronizan información con nuestras cuentas en la nube, ya sea a través de la cuenta de Google como de cualquier otra con la que hayamos iniciado sesión. El proceso de sincronización suele consumir bastantes recursos, por lo que si mientras jugamos se ejecuta alguno de estos procesos de sincronización es posible que el juego empiece a funcionar lento e incluso que se bloquee.

Si no vamos a jugar por Internet, desactivar el Wi-Fi y/o los datos

A parte de las opciones de sincronización anteriores, es posible que mientras utilizamos una tablet se ejecutan ciertos procesos en segundo plano para que determinadas aplicaciones contacten con sus servidores. Esto consume recursos de nuestra tablet, por lo que si no vamos a hacer uso de Internet mientras jugamos debemos desactivar tanto el Wi-Fi como los datos para garantizar que no se consumen recursos en conectar con servidores externos.

Liberar espacio de almacenamiento

Aunque las aplicaciones tienen un peso “estimado”, este puede variar por diversos motivos, por ejemplo, actualizaciones o movimiento de archivos temporales y de caché. Si no tenemos espacio de almacenamiento suficiente en la memoria es posible que el juego no se ejecute correctamente y el rendimiento general de la tablet disminuya al tener que optimizar los pocos recursos disponibles.

No ejecutar juegos desde memorias externas micro-sd

Las memorias de almacenamiento externas suelen utilizarse para guardar los datos de algunos juegos y de algunas aplicaciones, sin embargo, estas memorias tienen por defecto una velocidad de lectura/escritura muy inferior a la memoria interna de la tablet, por lo que si hay que acceder a datos allí almacenados es posible que el juego se ralentice.

Desactivar el ahorro de energía

Algunas tablets tienen un modo de ahorro de energía que permite que los usuarios ahorren batería a cambio de reducir en rendimiento del dispositivo. Si vamos a jugar, el ahorro de energía será un lastre para el dispositivo y los títulos no funcionarán aprovechando el 100% de los recursos, por lo que debemos asegurarnos de desactivar esta opción antes de ejecutar cualquier título.

Reiniciar tablet

Si todo lo anterior hace que los juegos sigan funcionando mal, lentos o se cierren por problemas es recomendable reiniciar la tablet para que se finalicen todos los procesos activos, se cierren definitivamente todas las aplicaciones y podamos aprovechar al máximo los recursos disponibles de nuestro dispositivo.

Comentarios

3 comentarios
  1. Anónimo 15 Mar, 16 16:33

    Muchas gracias, me ha ayudado mucho

    0
    1. Anónimo 23 Jul, 16 2:18

      si

      0
  2. Anónimo 23 Jul, 16 2:18

    o que funciona no

    0

Análisis a fondo