Candy Crush Saga pulveriza otro récord con 500 millones de descargas en un año

Escrito por
Juegos Android

Candy Crush Saga se está convirtiendo en un auténtico hito de nuestro tiempo, hasta el punto de que (a poco que uno eche un vistazo a su entorno) resulta difícil coger el transporte público y no encontrarse con dos o tres personas intentando juntar caramelos de colores. Su mecánica no puede ser más sencilla, sin embargo, el juego parece haber encontrado la clave para gustar y enganchar a todo el mundo.

A pesar del enorme rendimiento que están alcanzando las tabletas y los móviles como dispositivos para mover juegos de gran exigencia (de hecho, el año próximo el salto será gigantesco, alcanzando en la gama alta los niveles de la PS3 o de la Xbox 360), hay una clase muy concreta de títulos que está generando adeptos de forma excepcional. Se trata sobre todo de juegos pensados para disfrutarse en momentos de tránsito, mientras viajamos o esperamos, pero que al final consiguen meterse en otras esferas de la vida cotidiana.

Aunque existen casos como Angry Birds, Cut the Rope, Zombies vs Plants o Temple Run, el Candy Crush Saga es, quizá el mejor representante de este concepto. Sólo hay que echar un vistazo a los números que ha cosecha en el último año: 500 descargas (el juego de los pájaros furiosos tardó el doble en llegar a esa cifra) y unos ingresos diarios de más de 600.000 dólares (por julio).

Candy Crush descargas

Todos estos juegos tienen en común, por lo general, acogerse a un modelo freemium. Es decir, son de descarga gratuita pero, a través de micropagos, obtenemos algunas facilidades para superar pantallas complicadas o para saltarnos tiempos de espera.

Generar adicción es la clave del éxito. En realidad, el Candy Crush recuerda mucho a otro juego de planteamiento similar como es el Tetris, no requiere de grandes cualidades técnicas ni narrativas para «atrapar». Simplemente, plantea un reto dinámico a corto plazo al usuario que queda enganchado hasta que lo resuelve y empieza al siguiente nivel.

Si en principio se trata de un juego para pasar los ratos de espera, al final acaban siendo el eje fundamental del ocio en muchas ocasiones, puesto que ya no sólo jugamos en el autobús sino también al llegar a casa en cuanto encontramos un momento de relax. Ese salto es lo que consiguen sólo títulos tan adictivos como algunos de los que aquí hemos citado.

Compártelo. ¡Gracias!