Google compra la inteligencia artificial de DeepMinds: un paso más hacia el asistente personal virtual

Escrito por
Android

Google quiere hacer su buscador más eficiente y personalizado para cada usuario. Para ello, se requiere mucha investigación y recursos, por eso quizás era mejor dar un salto cualitativo más rápido comprando una empresa que le podía aportar mucho. Los de Mountain View han comprado DeepMind, una joven empresa londinense que estaba consiguiendo buenos avances en la inteligencia artificial. El trato se ha cerrado por la cantidad de 50 millones de dólares.

DeepMind fue fundada hace tres año por el neurólogo Demis Hassabis junto al investigador en inteligencia artificial Shane legg y al niño prodigio y genio del ajedrez, Mustafa Suleyman. En muy poco tiempo consiguieron financiación por 50 millones de dólares y aumentaron su plantilla hasta los 50 empleados.

Su trabajo consistía en generar algoritmos de aprendizaje generales, basados en técnicas de aprendizaje de máquinas y de la neurociencia, con un alto grado de aplicabilidad. Hasta ahora habían dado salida comercial a sus hallazgos en la industria del videojuego, el comercio electrónico y las simulaciones.

DeepMinds Google

Google no era la única interesada en este proyecto, Facebook también quería adquirirla pero las negociaciones con los primeros fueron más fructuosas. Uno de los puntos clave para que el acuerdo llegara es que Google se comprometió con unos principios éticos para que la tecnología que han desarrollado no se use de manera abusiva.

¿En qué puede ayudar DeepMinds a Google?

El equipo de DeepMinds se unirá a otros empleados de la compañía del buscador que ya trabajan en esta materia. El objetivo sería hacer del motor de búsqueda de una especie de amigo cibernético, en palabras del futurólogo Rey Kurzwell, que también trabaja en esta dirección.

En definitiva, Google quiere construir el asistente personal virtual. Esta idea ya empezó con Google Now que, a pesar de sus limitaciones, puede resultar útil para una persona con una necesidad de información y de organización alta. Sin embargo, su planteamiento es bastante rígido y depende más de la información volcada en la red que la que nosotros creamos. Quizás este sea el reto de este proyecto y la intención de esta compra: saber más de nosotros, más si cabe.

Otra opción de aplicabilidad podría ser los gadgets o las máquinas, un apartado en el que también tienen mucho interés. Andy Rubin, padre de Android, está organizando una serie de comprar de compañías de robótica y máquinas, entre las que destaca Boston Dymanics. El aprendizaje es fundamental para máquinas con cierto grado de independencia que quieran vivir entre nosotros sin ser una amenaza.

Fuente: Android Authority

Compártelo. ¡Gracias!