¿Puede el Samsung Gear S reemplazar a un smartphone?

Escrito por
Samsung

Hasta el día de hoy los smartwatch han sido más un complemento o accesorio para el smartphone que un dispositivo capaz de funcionar por sí mismo y reemplazarlo. Esto es algo que, si pensamos detenidamente, no deja de ser curioso pues la tendencia era la de tratar reunir todas las funciones tecnológicas en el mismo dispositivo (teléfono), de forma que si otro formato llegase generalizarse, cabría pensar que sería para sustituir al actual.

Uno de los aspectos que más llaman la atención del Samsung Gear S es que tiene una ranura para tarjetas SIM, lo que le va a dotar de una importante independencia con respecto a otros puntos de conexión móvil, y puede llegar a darse la situación en la sencillamente al salir de casa no nos haga falta coger el móvil, ya que el reloj está en condiciones de cubrir nuestras necesidades.

Con esta idea en mente, los chicos de Android Authority se han preguntado si el nuevo smartwatch de Samsung sería capaz de acabar sustituyendo a un smartphone en el día a día. Estos son los puntos a favor y en contra.

Samsung Gear S oficial

A favor

No necesitamos llevar dos dispositivos encima.

Sería un aspecto diferenciador con respecto a la mayoría de usuarios

Al fin, dispondríamos de un móvil con dos días de batería.

Tendríamos un acceso más fácil, puesto que aquello que estaba en el bolsillo ahora está en la muñeca.

Es más ligero y cómodo de llevar que un teléfono.

En contra

Su resolución y tamaño de pantalla no hacen que el Gear S sea precisamente un dispositivo aventajado a la hora de consumir contenidos.

Tizen no cuenta con el repertorio de apps de Android.

El usuario tiene menos influencia sobre el dispositivo, por ejemplo, en términos de personalización.

Sus especificaciones técnicas son muy limitadas.

Podemos dar mucho el cante haciendo llamadas desde un reloj.

No nos cabe duda de que en el caso de algún usuario o en circunstancias excepcionales, el Gear S puede hacer las veces de teléfono, por ejemplo, para salir a realizar ejercicio, dar un paseo o incluso en el trabajo. Tendremos GPS y podremos responder tranquilamente mensajes desde el reloj, sin embargo, no es el mejor formato para realizar aquellas tareas más frecuentes en un móvil.

El crecimiento de la pantalla en los terminales no es algo casual, sino que tiene un motivo claro: éstos se han convertido en centros multimedia. De hecho, la función teléfono es muy importante, pero probablemente ya ni siquiera sea para muchos la principal en el smartphone desde que contamos con aplicaciones de mensajería.

¿Qué opináis al respecto? ¿Existirá un reloj capaz de suplir al teléfono algún día?

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios