LG G Flex 2 vs Galaxy Note Edge: comparativa

Escrito por
Comparativas

En el CES de Las Vegas de la semana pasada fuimos testigos del debut de un nuevo smartphone de pantalla curva, el LG G Flex 2, que llega directamente para competir con el Galaxy Note Edge, con un diseño original y unas especificaciones técnicas de altura, aunque según dan a entender las últimas informaciones, con un precio quizá sensiblemente menor. Os mostramos una comparativa entre estos dos phablets para ayudaros a decidir si os merece o no la pena esperar la llegada del dispositivo de LG a las tiendas.

Diseño

Este es, por supuesto, el apartado en el que estos dos smartphones destacan más, gracias a su pantalla curva, aunque lo cierto es que en cada caso se emplea de una manera distinta: en el Galaxy Note Edge la pantalla recubre el lateral derecho del dispositivo y nos da opciones adicionales para navegar por la interfaz; en el LG G Flex 2 la curvatura recorre el dispositivo de arriba a abajo y ayuda a mejorar la ergonomía y la experiencia visual en posición paisaje (para ver películas, por ejemplo). El phabet de LG tiene un extra en este apartado que tampoco se puede dejar de mencionar: una carcasa con propiedades auto-reparadoras que es capaz de eliminar por sí misma araños superficiales.

LG G Flex 2 vs Galaxy Note Edge

Dimensiones

Teniendo en cuenta que la pantalla del LG G Flex 2 es algo más pequeña y que en LG se han convertido en un expertos de la maximización del ratio tamaño/pantalla, no es de extrañar que su phablet sea algo más pequeño que el de Samsung, aunque lo cierto es que la diferencia tampoco es demasiado grande (14,91 x 7,53 mm frente a 15,13 x 8,24 mm). Comparar el grosor, sin embargo, es algo más complicado porque en el caso del primero no es uniforme, sino que llega a oscilar entre los 7,1 y los 9,4 mm, mientras que el del Galaxy Note Edge se queda en un punto intermedio (8,3 mm). Sí es más claro que el peso del phablet de Samsung es algo mayor (152 gramos frente a 174 gramos).

Pantalla

Al margen de la peculiaridad de la curvatura y de cuál de las dos fórmulas nos resulte más atractiva, hay entre los dos dispositivos una diferencia bastante acusada en términos de resolución, ya que el Galaxy Note Edge cuenta con una pantalla Quad HD y el LG G Flex 2 con una pantalla Full HD, de modo que incluso a pesar de que la del primero es mayor (5.5 pulgadas frente a 5.7 pulgadas), sigue teniendo una densidad de píxeles notablemente más alta (403 PPI frente a 524 PPI).

LG-G-Flex-2

Rendimiento

A pesar de que el Galaxy Note Edge no lleva mucho tiempo a la venta, el LG G Flex 2 se beneficia bastante de haber debutado unos meses después, ya que se eso permite que vaya a llegar con el flamante Snapdragon 810, en lugar de con el Snapdragon 805 que monta aquel, aunque tampoco es como si se le pudieran muchas pegas a este procesador y, de hecho, su frecuencia máxima es más alta (2 Ghz frente a 2,7 GHz). El phabet de Samsung, no obstante, tiene a su favor contar con 3 GB de memoria RAM, mientras que el de LG sólo dispondrá de esa cantidad si compramos el modelo de 32 GB de capacidad de almacenamiento (el de 16 GB llega con 2 GB de memoria RAM).

Autonomía

Habrá que esperar, como siempre, a las pruebas de autonomía del LG G Flex 2 para poder valorar de cuál de los dos cabe esperar una mayor duración de la batería entre carga y carga, por lo que de momento nos tenemos que limitar a comparar la capacidad de esta, que es idéntica: 3000 mAh. Es bastante probable, no obstante, que haya diferencias importantes en el apartado de consumo, por dos factores al menos: el primero, que la pantalla del phablet de Samsung tiene una resolución bastante más alta; el segundo, la diferencia de eficiencia que pueda haber entre el Snapdragon 805 y el Snapdragon 810.

apertura-galaxy-note-edge

Cámaras

En esta apartado la balanza se inclina claramente del lado del Galaxy Note Edge, dado que, si bien es cierto que el LG G Flex 2 está perfectamente en línea con lo que cabe esperar de un smartphone de gama alta, parece que tampoco es el punto en el que más se han concentrado los esfuerzos de LG: el phablet de Samsung cuenta con sensores más potentes tanto para la cámara principal (13 MP frente a 16 MP) como para la frontal (2,1 MP frente a 3,7 MP). Ambos cuentan, eso sí, con estabilizador óptico de imagen, y el phablet de LG tiene incluso el plus de disponer de flash LED dual.

Precio

Aunque aún no tenemos confirmación oficial, todo apunta a que una de las mayores diferencias que nos vamos a encontrar con estos phablets está en el precio, ya que el LG G Flex 2, por lo que podemos ver en las páginas de Amazon de algunos países europeos, se podría vender por un precio inferior incluso al de otros buques insignia: 600 euros. El Galaxy Note Edge, en cambio, es uno de los phablets más caros que podemos comprar en estos momentos, y su precio libre asciende a los 850 euros.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios