El primer concepto del iPad: el origen de un producto revolucionario

Escrito por
iPad

Apple revolucionó el mercado en 2010. Aunque el concepto de tablet ya se había manejado y existían algunos dispositivos que se podrían encuadrar dentro de esta categoría, no fue hasta la entrada en escena de la empresa de la manzana mordida, que se convirtió realmente en un producto de consumo a gran escala. Hoy día, las tablets son parte del día a día de muchísimas personas y su potencial como herramienta profesional y empresarial es prácticamente ilimitado. Pero, ¿cómo surgió todo esto? ¿Cuándo empezó Apple a trabajar en esta idea? Os mostramos el primer concepto de iPad, mucho más antiguo de lo que podríamos pensar.

Antes de nada, indicar que las imágenes que se mostrarán a continuación pertenecen al archivo de The Verge, una impresionante galería donde podréis ver conceptos de los dispositivos más conocidos de Apple cuando aún no eran más que una idea. El iPad, obviamente, forma parte de esta historia, de hecho, es uno de los capítulos más importantes aunque el sector no pase en 2015 por uno de sus mejores momentos.

Casi 30 años de desarrollo

El primer iPad se presentó en 2010, cuando Steve Jobs, el genio desaparecido de Apple, subió al escenario para presentar un dispositivo con un único botón y una pantalla táctil que brindaría a los usuarios una “experiencia más íntima que otros portátiles”, ofreciendo capacidades para ver vídeos, navegar por Internet, jugar a videojuegos o leer libros electrónicos. Una idea revolucionaria que sigue vigente a día de hoy, los iPads (y la mayoría de tablets) no han cambiado mucho más allá de las mejoras de potencia o calidad propias de la evolución de la tecnología que incorporan, y sus usos habituales siguen siendo esos.

Estas imágenes que veis, son conceptos de diseño realizados allá por los años 80. Ya entonces, casi 30 años antes de que Apple cambiara el concepto de tablet, ya pensaban en un ordenador portátil que se controlaría con un lápiz digital. A nivel de diseño, poco o nada tiene que ver con el estilo que ha caracterizado a los iPads desde su primera generación, era grueso, pesado y las líneas son bastante cuadradas, nada de bordes y esquinas redondeadas y por supuesto, los materiales son totalmente diferentes.

iPad-concepto-2

A pesar de ello, se consideró un gran avance por aquel entonces y lo más curioso de todo, ya se pensaba en la posibilidad de que fuera utilizado conjuntamente con un teclado y una unidad de almacenamiento, lo que podría considerarse como uno de los primeros convertibles. El iPad Pro ya se fraguaba hace varias décadas ya hora, podría marcar el comienzo de una nueva época para el mercado de las tablets.

Vía: TabletGuide

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios