Android N: sensaciones tras 5 días de uso en una Nexus 9

Escrito por
Android

Casi por sorpresa, y con algún que otro susto incluido, Google liberó el pasado miércoles la primera de la versiones beta públicas de la que será la futura entrega de su sistema operativo para móviles y tablets: Android N. Aún quedan muchos aspectos por revisar hasta el verano, momento en el que veremos su despliegue oficial, sin embargo, otros elementos comienzan su fase de consolidación en nuestros smartphones y tablets.

Este texto puede resultar un tanto atípico, puesto que la mayoría de análisis que se publican actualmente sobre Android N se centran en revisar algo sin duda importante: un listado de sus novedades. Por mi parte, más que hablar de ellas y dado que la Nexus 9 en la que estoy probando la nueva versión del SO es mi tablet de uso habitual, voy a llevar a cabo un repaso más amplio de las funciones de esta próxima edición de una forma más amplia, es decir prestando atención a la respuesta del dispositivo en general y a aquellas características que me han tenido algún tipo de papel en mi día a día.

Con esto quiero decir que, tal vez, cuestiones como la pantalla partida supongan un avance espectacular para mejorar la productividad en dispositivos híbridos y en caso de haber empleado una Pixel C para trabajar, quizá lo hubiera notado, sin embargo, no necesito de algo así en mi Nexus 9, por lo menos actualmente.

Rendimiento muy similar con mejoras en el apartado autonomía

Necesito ser sincero respecto a este punto: el sistema Doze es un método prometedor, pero tal y como está planteado ahora, al menos en mi caso, no noté grandes mejoras en la gestión de la batería de Marshmallow al compararlo con lo que había en Lollipop. Sin tocar absolutamente nada, en Android N, la cosa ha cambiado bastante: cuando la Nexus 9 no está funcionando, ahora sí, consume muy muy poco.

Esta impresión puede venir condicionada por el hecho de que antes de instalar la beta hice un factory reset porque el equipo iba realmente lento. Aún así, tanto en términos de autonomía como de fluidez, la versión me está dejando sensaciones muy buenas. Habrá que esperar, no obstante, a que la tableta esté más cargada de apps para comprobar cuál es su respuesta, aunque parece que la limpia de los desarrolladores de Mountain View ha surtido su efecto.

Desde mi punto de vista, los procesadores de Nvidia no muestran una consistencia igual a la de los Snapdragon, y acusan mucho más rápido el lastre acumulado con el paso de los días y el uso en un terminal. Ocurrió con la Nexus 7 y ahora me está volviendo a ocurrir con la 9. Veremos si Android N es capaz de compensar. En cuestión de autonomía, con poder prescindir de Greenify en un futuro, me conformo.

Nuevo sistema de notificaciones

Uno de los elementos fundamentales de mi día a día en el uso de la tablet está relacionado con la recepción e interacción con la notificaciones. El hecho de que vengan agrupadas es interesante, sin embargo, soy el tipo de usuario que va revisando al instante todo aquello que llega y siempre tiene el panel limpio, por tanto, quizá no sea el perfil que más puede apreciar un cambio así.

De igual manera, la posibilidad de responder desde la misma notificación, a través de una pantalla flotante, es algo que se empezó a introducir en algunas aplicaciones previamente, como Hangouts. No es una opción que utilice con demasiada frecuencia al no ser práctico llevar a cabo una charla medianamente larga, aún así, resulta interesante tenerla.

Cambios en la interfaz de ajustes

De nuevo, poca chicha. Se trata de mejorar en terrenos que ya existían, afinándolos un poco, pero no implica ninguna novedad fuera de lo común. Ahora, la pantalla de ajuste muestra con menos texto más información, y eso siempre es de agradecer, pero son cambios cosméticos que a los usuarios medianamente avanzados les pasarán desapercibidos, igual que los consejos del estilo “cambia el fondo de pantalla” o “pon un patrón de desbloqueo”.

Conclusiones: aquí falta algo

Es imposible que esta sea toda la artillería que Google prepara para el verano. Estamos seguros que de existen funciones o características más potentes que de momento no han sido distribuidas y se están probando a nivel interno, y esto simplemente es la base de todo lo demás, una pequeña ración para ir abriendo el apetito. Con estas novedades da para un Android 6.1 y gracias.

Cierto es que, en mi caso, sí he percibido mejoras en la autonomía y la respuesta del sistema, pero también entiendo que una nueva versión con cambio completo de nomenclatura se debe sustentar en algo más. ¿Será el 3D Touch ese elemento protagonista que Android N nos depara como sorpresa de último minuto?

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

3 comentarios
  1. Anónimo 14 Mar, 16 21:17

    Que buen artículo!!
    Muy buen análisis.

    0
    1. Anónimo 08 Jun, 16 15:12

      lol nice try

      0
  2. Anónimo 14 Mar, 16 21:18

    Que buen artículo!!
    Que buen análisis!!

    0