En el límite entre smartphone y tablet: el Xiaomi Mi Max y sus predecesores

Escrito por
Phablet

Se ha hablado mucho esta semana del nuevo phablet de Xiaomi y, por una vez, la razón no ha sido tanto su relación calidad/precio, aunque una vez más es fantástica, sino el tamaño de su pantalla, que le acerca mucho, peligrosamente quizá, al formato tablet (hay algunas tablets más pequeñas, de hecho, como la Fire 6 HD de Amazon) y que despierta reticencias en muchos, pero que le convierten también en una opción única para quienes quieran un smartphone con una pantalla realmente grande. Pero, a pesar de que muchos pueden considerar esto un movimiento atrevido por parte de la compañía china, lo cierto es que unos cuantos habían llevado ya antes el concepto de phablet al límite sobrepasando las 6 pulgadas.

Xiaomi Mi Max

Xiaomi Mi Max blanco

Empezamos nuestro repaso a los auténticos gigantes del sector de los phablets con el Mi Max, que como decimos ha sido el último en sorprender a todos pasando muy de largo de las 6 pulgadas y llegando nada menos que hasta las 6.44 pulgadas. A pesar de su tamaño, no obstante, hay que reconocerle a Xiaomi haber hecho un buen trabajo de optimización y haber conseguido un dispositivo no demasiado grande (17,31 x 8,83 cm). Una gran opción para quienes no les teman a las pantallas grandes (ni a los smartphones de importación) y busquen sacar el máximo partido a su inversión.

Huawei P8max

p8max

A pesar de lo impresionante que suenen esas 6.44 pulgadas, lo cierto es que ha habido algunos que se han atrevido a ir incluso más lejos, y cuando decimos algunos, nos referimos en concreto a Huawei, el pionero de los phablets gigantes. Incluso si dejamos fuera la MediaPad X y la X2, que pueden ser mejor consideradas fuera de Asia como tablet con conexión móvil, la compañía china aún se llevaría la palma con el Huawei P8max que nos presentó el año pasado, y que tiene una pantalla de nada menos que 6.8 pulgadas. Fue, además, otro gran ejemplo de optimización (18,27 x 9,3 cm) y sus especificaciones técnicas estaban al nivel de las del buque insignia.

Huawei Ascend Mate

Ascend Mate

Aunque sólo pasó de las seis pulgadas por la mínima (6.1 pulgadas), el Ascend Mate no puede faltar en esta lista ya que fue el primero que se atrevió a cruzar esa frontera, cuando parecía algo completamente impensable, y es sin duda el gran precursor de los phablets gigantes, y a pesar de haber nacido como casi como una curiosidad, ha acabado convirtiéndose en uno de los modelos más populares de la compañía china. Su última generación, el Huawei Mate 8, ya sabéis que es sin duda uno de los mejores phablets que han visto la luz en lo que llevamos de año, aunque su pantalla se queda ya en las 6 pulgadas.

Galaxy Mega 6.3

Galaxy Mega 6.3

Samsung, que había sido la pionera de los phablets con su Galaxy Note, y que nunca ha temido experimentar con el tamaño de las pantallas de sus dispositivos móviles, no tardó en reaccionar al lanzamiento del Ascend Mate y al poco tiempo vieron la luz los Galaxy Mega: uno con pantalla de 5.8 pulgadas y otro de 6.3 pulgadas. Al contrario que su phablet estrella, no obstante, estos tenían unas especificaciones técnicas que le encuadraban más bien en la gama media y no alcanzó una popularidad tan grande: la segunda generación disminuyó hasta las 6 pulgadas y la tercera no acabó de llegar.

Xperia Z Ultra

Xperia Z Ultra

Otro de los grandes clásicos en este terreno, con una pantalla de exactamente el mismo tamaño que la del Xiaomi Mi Max, 6.44 pulgadas, fue el Xperia Z Ultra (lo que nos da, de paso, una referencia para su tamaño, ya que este medía 17,94 x 9,22 cm), un phablet que también entró en su momento un poco en la categoría de curiosidad, pero que era en todo caso también uno de los phablets más avanzados. Y si su resolución (Full HD, el máximo entonces) y su tamaño no fueran bastante para hacer de su pantalla algo especial, también podía presumir de permitir utilizar cualquier objeto más o menos puntiguado (incluyendo un lápiz normal y corriente) como stylus. Era, además, extraordinariamente fino para su tamaño (6,5 mm). Todas estas virtudes, no obstante, no consiguieron interesar a un público maś amplio y Sony acabó vendiéndolo a modo de mini-tablet, con conexión Wi-Fi únicamente. Sus partidarios, que después de todo eran bastantes, no obstante, llevan esperando mucho tiempo noticias de un nuevo modelo que le de continuidad.

 

Compártelo. ¡Gracias!