Xperia XA Ultra vs Galaxy A9: comparativa

Escrito por
Comparativas

Sony nos presentaba esta mañana al sucesor del estupendo Xperia C5 Ultra, el nuevo Xperia XA Ultra, que, como aquel, ha llegado con una pantalla de gran tamaño y con una cámara para selfies muy por encima de la media. En nuestra primera comparativa con él, vamos a enfrentarle al mayor también de la gama Galaxy A, para ver cuál de estos dos phablets de gama media es el que más se ajusta a lo que estáis buscando, repasando las especificaciones técnicas de ambos y comprobando cuáles son los puntos fuertes de cada uno. ¿Cuál de los dos os gusta más a vosotros?

Diseño

Uno de los puntos en los que más evolución estamos encontrando últimamente en los smartphones de gama media es precisamente en el apartado de diseño, y no sólo porque las líneas estén cada vez más cuidadas (algo de lo que el Xperia XA Ultra es un fantástico ejemplo, con esos marcos ultrafinos), sino también por la calidad de los materiales, que en este caso son metal para el phablet de Sony y una combinación de cristal y metal para el de Samsung. El Galaxy A9, no obstante, tiene un punto a su favor que es el contar con lector de huellas digitales.

Dimensiones

A pesar del tamaño de sus pantallas, la optimización del diseño en ambos dispositivos consigue lograr unas dimensiones bastante más discretas de lo que cabría esperar (16,42 x 7,94 cm frente a 16,17 x 8,09 cm). También están relativamente cerca en peso (190 gramos frente a 200 gramos) y en grosor (8,4 mm frente a 7,4 mm), aunque podemos apreciar que el phablet de Sony lleva algo de ventaja en lo primero y el de Samsung en lo segundo.

sony xperia xa dorado

Pantalla

Como su predecesor, el Xperia XA Ultra llega con una pantalla de 6 pulgadas, el mismo tamaño que tiene la del Galaxy A9. Las coincidencias no se acaban aquí, ya que ambos tienen también resolución Full HD (1920 x 1080) y, por tanto, la misma densidad de píxeles (367 PPI). Lo único que las distingue es que la pantalla del phablet de Samsung es Super AMOLED, mientras que la del de Sony es LCD.

Rendimiento

La igualdad es bastante grande también en el apartado de rendimiento, con 3 GB de memoria RAM en ambos casos y con procesadores de características similares (Snapdragon 652 de ocho núcleos y 1,8 GHz de frecuencia máxima frente a un Helio P10 de Mediatek de ocho núcleos y 2,0 GHz de frecuencia). Los dos llegan ya, por supuesto, con Android Marshmallow.

Capacidad de almacenamiento

El empate se rompe en el apartado de capacidad de almacenamiento, donde el Galaxy A9 se hace con la victoria gracias a que se presentó con una memoria interna de 32 GB, el doble que la del Xperia XA que es de 16 GB. Puede ayudar a paliar algo la desventaja el hecho de que con ambos podremos utilizar tarjetas micro-SD de almacenamiento externo.

Samsung A9

Cámaras

Cambian las tornas y ahora es el Xperia XA Ultra el que se pone en cabeza, con una ventaja amplia tanto en lo que respecta a la cámara principal (21 MP frente a 13 MP) como, sobre todo, a la cámara frontal (16 MP frente a 8 MP). Hay que notar que en el phablet de Sony no sólo tenemos una cámara para selfies con más megapíxeles que en la cámara principal del de Samsung, sino que esta cuenta, además, con estabilizador óptico de imagen.

Autonomía

Otra vez vemos tomar la delantera al phablet de Samsung que, a pesar de ser más fino, llega con una batería de mucha más capacidad que la que encontramos en el de Sony (4000 mAh frente a 2700 mAh). Hay que decir, como siempre, que el dato definitivo es el de las pruebas de uso real, pero teniendo en cuenta la ventaja con la que parte el Galaxy A9 y que no hay razones para esperar un consumo demasiado diferente, sería sorprendente si el Xperia XA consiguiese igualarle en autonomía.

Precio

Sabemos que el precio es siempre un factor fundamental a la hora de escoger un phablet de gama media, pero por el momento no tenemos datos oficiales sobre el precio por el que se pondrán a la venta en España ninguno de los dos. Estaremos atentos, por supuesto, para informaros cuando haya novedades.

Compártelo. ¡Gracias!