Moto Z vs LG V10: comparativa

Escrito por
Comparativas

Teníamos pendiente aún enfrentar al nuevo Moto Z con el único phablet de gama alta que podemos encontrar ahora mismo en el catálogo de LG (algo sorprendente teniendo en cuenta que sus smartphones más populares han alcanzado o sobrepasado normalmente las 5.5 pulgadas). Nos referimos, por supuesto, al LG V10, que tanto llamó la atención en su momento por su pantalla secundaria, una tecnología que parece haber inspirado a muchos otros fabricantes en los últimos tiempos en la búsqueda constante de un menor consumo. Os dejamos con una comparativa con las especificaciones técnicas de ambos. ¿Cuál de los dos os gusta más a vosotros?

Diseño

LG y Motorola han sido dos de los fabricantes que más se han resistido al imperio de las carcasas metálicas en la gama alta (incluso en la gama media) pero ya sabéis que finalmente la segunda se ha sumado a esta tendencia, lo que le da ventaja a su Moto Z sobre el LG V10 en el apartado de acabados y materiales, aunque la silicona utilizada en este último tiene sus propias virtudes. Con los dos podremos disponer, eso sí, de lector de huellas digitales.

Dimensiones

La diferencia de tamaño (15,33 x 7,53 cm frente a 15,96 x 7,93 cm) y de peso (136 gramos frente a 192 gramos) está sin duda relacionada con el hecho de que el LG V10 tiene una pantalla un poco más grande, pero parece obligado, a pesar de ello, otorgarle la victoria al Moto X por lo que a la optimización del ratio pantalla/tamaño se refiere. El phablet de Motorola, además, es sensiblemente más fino (5,2 mm frente a 8,6 mm).

Moto Z frontal trasera

Pantalla

Ya hemos mencionado una característica protagonista del LG V10, que es su pantalla secundaria, pero que está más relacionada con el consumo. Por lo que hace al potencial de cada uno como dispositivo multimedia, hay que señalar que la diferencia más importante probablemente sea la de tamaño mencionada en el apartado anterior (5.5 pulgadas frente a 5.7 pulgadas), porque en resolución están empatadas (2560 x 1440).

Rendimiento

El Moto Z sale más claramente ganador cuando nos fijamos en el apartado de rendimiento, sobre todo porque cuenta con un procesador más potente de última generación (Snapdragon 820 de cuatro núcleos a 2,2 GHz frente a Snapdragon 808 de seis núcleos a 1,8 GHz), y llega ya con Android Marshmallow pre-instalado, dado que en memoria RAM están en igualdad de condiciones, con 4 GB ambos.

Capacidad de almacenamiento

No sólo empatan en memoria RAM, sino que también lo hacen en memoria interna, con 32 GB para la versión estándar de ambos phablets. Si a esto le sumamos que los dos nos dan la posibilidad de ampliar la memoria de forma externa a través de tarjeta micro-SD, queda claro que ninguno nos va a dar ninguna ventaja sustancial en cuanto a la capacidad de almacenamiento.

LG V10 pantalla

Cámaras

El LG V10 aún monta una cámara que se ajusta a lo que hasta hace poco era el estándar en la gama alta, con 16 MP, mientras que el Moto Z se ha sumado a la nueva moda de menos megapíxeles pero de mayor tamaño, y se queda en 13 MP. El phablet de Motorola, además, vence en lo que respecta a la cámara frontal, con 8 MP frente a 5 MP.

Autonomía

Ya hemos dicho que el LG V10 contaba con una pantalla secundaria para ayudarnos a reducir el consumo de nuestro dispositivo, pero hay que tener en cuenta que, además, su batería tiene una capacidad sensiblemente mayor (2600 mAh frente a 3000 mAh). Si todo esto es suficiente para que supere en autonomía al Moto Z, no obstante, sólo nos lo podrán decir las pruebas de uso real independientes.

Precio

LG es uno de los pocos fabricantes convencionales que lanza sus buque insignia con precios capaces de competir con los de Motorola, y en el caso del LG V10, es posible que llevara ventaja en este sentido respecto al Moto Z, contando con la ayuda de que, al llevar ya un tiempo en las tiendas, se puede encontrar aún más barato, bajando incluso de los 500 euros. Estaremos atentos para informaros cuando tengamos el precio oficial de este último para ver qué sucede finalmente.

Compártelo. ¡Gracias!