Tablets que también sufren golpes de calor. Causas y soluciones

Escrito por

Estamos en verano y a diario escuchamos en los medios de comunicación decenas de recomendaciones para evitar los golpes de calor como consecuencia de las altas temperaturas. Las personas, al igual que los dispositivos que utilizamos a diario, somos máquinas a grandes rasgos, y nuestros terminales también son muy proclives a sufrir las consecuencias tanto de la climatología extrema, como del paso del tiempo y que, como os hemos mencionado en otras ocasiones, pueden repercutir en gran manera en el funcionamiento correcto de nuestras tablets y smartphones. Por tanto, al igual que sucede con nosotros mismos, un mantenimiento correcto de los mismos nos ayudará a disfrutar de ellos lo máximo posible durante largos períodos.

El sobrecalentamiento es uno de los mayores problemas a los que se deben enfrentar todos los actores, desde fabricantes hasta usuarios. Pese a que actualmente, nos encontremos mejoras enfocadas en unas baterías de mayor tamaño, a las que siguen otros componentes como los procesadores, y que en su conjunto, ayudan a aliviar las cargas de trabajo de todos los elementos implicados en un buen desempeño de las tareas, los cambios bruscos de temperatura pueden ser algo persistente. A continuación os contamos las causas de este fenómeno y cómo podemos prevenirlo.

Ajustes rapidos Android Kitkat

1. Los rangos de temperatura

Comenzamos con un inconveniente derivado de las condiciones ambientales a las que se exponen los dispositivos. En la mayoría de los casos, nuestras tablets son capaces de soportar un espectro térmico de unos 60 grados que va desde los -10 hasta los 50 aproximadamente. Como es lógico, ninguno de los dos extremos son buenos y la temperatura ideal de las baterías debe rondar entre los 20 y los 30ºC. La mejor manera de mantener refrigerados los terminales en este sentido es muy simple: Nada de exponerlos al sol o acercarlos a otros elementos que irradien calor.

2. El procesador

En algunos modelos podemos encontrarnos con una situación curiosa que puede tener consecuencias negativas: Un procesador potente que contrasta con una batería de baja capacidad, o simplemente, un chip más modesto que al requerir de gran cantidad de energía para poder hacer de manera holgada todas las tareas, acaba produciendo un acortamiento de la autonomía. Las firmas chinas, en especial, las más pequeñas, son un ejemplo. Si tenemos un terminal ajustado en este sentido, lo ideal es limitar el número de apps que se ejecutan en segundo plano y hacer pausas periódicas. Por otro lado, utilizar las tablets para un solo fin en un momento concreto, también puede ayudar a refrigerarlas.

procesadores 64 bits

3. La cubierta

Las carcasas no solo sirven para dar mayor atractivo visual a los diferentes modelos que nos encontramos en el mercado y a contribuir en la mejora de otras características como su peso o grosor. El material de los acabados exteriores también puede ser determinante a la hora de evitar subidas bruscas de temperatura que, en algunos casos, pueden dar lugar a cortocircuitos y fallos de funcionamiento. Las cubiertas metálicas, en especial las de aluminio, son las mejores no solo por su ligereza y su mejor calidad, sino también, porque absorben el calor irradiado por los componentes internos y ayudan a refrigerarlos.

4. Los cargadores

Las tomas de alimentación son claves. Con la llegada de los USB, ha aparecido una nueva generación de conectores casi universales y que son compatibles con la mayor parte de tablets que podemos encontrar en el mercado. Sin embargo, y como hemos recordado en otras ocasiones, lo mas aconsejables es utilizar los que suministra el fabricante de nuestro dispositivo ya que con ello, evitaremos no solo el calentamiento excesivo de la batería, sino también, diferencias de corriente que también elevan la temperatura de los cargadores.

qualcomm quick charge

5. Los videojuegos

Uno de los grandes avances que hemos visto en las tablets en cuestión de poco tiempo, es el hecho de que nos encontramos con una gran cantidad de juegos que en efectos visuales y en el grado de elaboración, no tienen mucho que envidiar a sus equivalentes en plataformas más grandes. Sin embargo, esto tiene un precio que no solo se traduce en la necesidad de procesadores muy potentes para ejecutarlos, sino también, en una batería de gran capacidad que con usos prolongados, también puede sobrecalentarse. En estos casos, lo más apropiado, pese a que a veces nos cueste, es realizar pausas y apagar los terminales cada hora de uso aproximadamente.

Como habéis visto, algo tan básico como la temperatura puede repercutir tanto positiva como negativamente a la hora de manejar estos soportes. El calor excesivo acorta la vida útil de los mismos y a la larga, acaba produciendo otros efectos como el apagado repentino, los cierres inesperados de apps y programas fundamentales o, en casos extremos, la rotura de las baterías y la aparición de fugas. Tras conocer más sobre todos aquellos elementos que pueden ocasionar que nuestras tablets también sufran “golpes de calor”, ¿Pensáis que los fabricantes deben hacer más para evitar estos problemas a través de medidas como la incorporación de elementos refrigeradores o sin embargo, creéis que esto forma parte de un campo mucho más amplio en el que este fenómeno se evita mediante el aumento de la resistencia de los elementos que ya nos encontramos? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, trucos para extender el tiempo de uso de los terminales.

 

Compártelo. ¡Gracias!