Los Galaxy S8 y Galaxy S8+, más grandes que nunca: toda la información

Escrito por
Samsung

Tal y como estaba previsto, hoy ha visto la luz el nuevo buque de insignia de Samsung y no es que haya llegado acompañado de una versión phablet, sino que los dos modelos, el estándar y el plus, entran de lleno en el territorio de las pantallas de gran formato, para ofrecernos una experiencia multimedia aún mejor. Esta no es la única virtud del Galaxy S8 y de Galaxy S8+, en cualquier caso, como váis a poder comprobar.

Un diseño sencillamente espectacular

Hay que empezar diciendo que en esta ocasión no va a haber ninguna diferencia de diseño entre los dos modelos, ya que la pantalla “edge” ha dejado de ser exclusiva de la versión plus. Por muy espectacular que sea la pantalla curva, en todo caso, hay que decir que ha dejado de ser lo más llamativo del nuevo buque insignia de Samsung, que llega con unos marcos extraordinariamente reducidos y, por primera vez, sin botón home físico.

De hecho, a pesar de que su pantalla es mucho más grande, las dimensiones del modelo estándar (14,89 x 6,81 cm) no han aumentado demasiado respecto a las del Galaxy S7, y si las comparamos con las del Galaxy S7 Edge podemos decir incluso que se han reducido. Una situación similar nos encontramos con respecto al peso (152 gramos) y sólo el grosor ha aumentado muy ligeramente (8 mm). El modelo de mayor tamaño, por su parte, mide (15,95 x 7,34 cm) pesa (173 gramos) y su grosor es de (8,1mm).

Por lo que respecta a cuestiones más prácticas, por otro lado, al Galaxy S8 y Galaxy S8+ no le faltan ninguno de los detalles que cabía esperar de un smartphone de su nivel: los dos cuentan con el certificado IP68 de resistencia al agua y, por supuesto, con lector de huellas digitales. Hay un extra, no obstante, un poco más inusual, que es el escáner de iris.

La pantalla es la gran protagonista

La pantalla ha sido siempre uno de los puntos fuertes de los mejores smartphones y tablets de Samsung, gracias sobre todo a la calidad de sus paneles Super AMOLED, pero en su nuevo insignia son si cabe aún más protagonistas, como su renovado diseño deja bien claro. Y es que no sólo han aumentado significativamente de tamaño, con 5.8 pulgadas para el modelo estándar y 6.2 pulgadas para el modelo “plus”, sino que también han adoptado una nueva relación de aspecto (18.5:9), que es la responsable de que su resolución sea ahora 2960 x 1440.

Esperamos grandes cosas también de él en el apartado de rendimiento, no obstante, ya que va a llegar con los mejores procesadores del momento (una versión con Snapdragon 835 de ocho núcleos y 2,45 GHz de frecuencia máxima y otra con un Exynos 8895 de ocho núcleos y 2,3 GHz de frecuencia máxima) y con 4 GB de memoria RAM, además, por supuesto, de contar ya con Android Nougat.

Sus cámaras aspiran, además, a seguir contándose entre las mejores en un smartphone. La principal será de 12 MP, con píxeles de 1,4 micrómetros, estabilizador óptico de imagen y apertura de f/1,7, la misma que tendremos en la cámara frontal, aunque con 8 MP en este caso. La única diferencia, por tanto, que parece que va a haber entre los dos modelos, sería la capacidad de la batería (más directamente asociada al tamaño, lógicamente) que será de 3000 mAh en el Galaxy S8 y de 3500 mAh en el Galaxy S8+.

A partir de 809 euros

En lo que respecta al precio sí que no hay demasiadas variaciones respecto a sus predecesores: el Galaxy S8 se pondrá a la venta por 809 euros, mientras que el Galaxy S8+ nos costará 909 euros. El período de reserva se abre hoy mismo pero habrá que esperar hasta el 19 de abril para que se ponga oficialmente a la venta. Y si queréis aún más detalles, os los dan nuestros compañeros de Movilzona.

Compártelo. ¡Gracias!