Los diferentes caminos que siguen las tablets descatalogadas

Escrito por

Como hemos recordado con frecuencia, en el sector de la electrónica de consumo, los tiempos de lanzamiento de nuevos dispositivos son muy rápidos, lo que tiene como resultado que modelos que vieron la luz hace dos o tres años e incluso algo más, queden obsoletos, con todas las consecuencias que ello reporta para los usuarios y que son de sobra conocidas.

A la hora de fabricar cada uno de los terminales que millones de personas utilizan a diario y que se han convertido en indispensables para muchos y en ámbitos como la industria o la educación, se utilizan multitud de materiales que, en algunos casos no sirven para nada más una vez se retiran los modelos. Sin embargo, existen otros que por su precio, su dificultad de obtención o su larga vida útil, son reciclados para dar lugar a nuevos soportes. ¿Qué ocurre con las tablets que ya han dejado de funcionar? A continuación, intentaremos ver cuáles son los diferentes caminos que siguen todas ellas y veremos las posibles causas responsables de que un aparato haya quedado en teoría, descatalogado o simplemente, resulte según los fabricantes, insuficiente para ofrecer una experiencia de uso razonable.

tablets escritorio

Clase de anatomía

Antes de comenzar, haremos un breve repaso de los materiales utilizados a la hora de fabricar las tablets y smartphones. Las pantallas suelen ser el resultado de la combinación de elementos como el aluminio con otros como el potasio y el silicio. Todos ellos son reunidos en cantidades mínimas, ya que su objetivo es conseguir que la electricidad sea conducida de manera correcta y responda eficazmente al tacto. En el caso de las baterías, nos encontramos otros como el níquel y en mayor medida, el litio. Muchos de estos minerales son difíciles de obtener. Por otro lado, en componentes como el procesador o los chips, entran en juego los metales preciosos como el oro y la plata y más comúnmente, el cobre, eso sí, en muy pequeñas dosis.

Para evitar interferencias y fallos de funcionamiento, en las carcasas podemos encontrar magnesio o el más común actualmente junto al aluminio: El policarbonato. A todo este conglomerado se añade el coltán, que es el resultado de la unión de otros dos elementos llamados tantalita y columbita y que están clasificados dentro de las llamadas «Tierras raras«. Como habéis podido ver, a la hora de producir un dispositivo, entran en juego campos como la geología y la química.

bateria phablet

 

Síntomas de agotamiento

A pesar de que existen multitud de problemas que pueden hacer que los dispositivos dejen de funcionar, todos ellos pueden agruparse en tres grandes familias. Las primeras señales de que un terminal está agotado, pueden venir en un descenso del rendimiento traducido en tiempos de espera demasiado prolongados para ejecutar acciones básicas como el encendido, o el uso de aplicaciones. En segundo lugar: La batería. Unos tiempos de carga también excesivos y un agotamiento muy rápido también son unos indicadores fiable sobre la salud del dispositivo. Finalmente, un consumo rápido de la memoria y los recursos, que se hacen insuficientes ante unas apps y programas cada vez más pesados y elaborados, así como un software anticuado incapaz de actualizarse, son determinantes.

Los tres caminos que siguen las tablets

1. Desmantelamiento

Muchas de las tablets que han quedado obsoletas, acaban en desguaces de electrónica en los que se desmontan totalmente. Como dijimos al principio, algunos de sus componentes son difíciles de obtener y caros, lo que obliga a su reutilización en muchos casos en otros nuevos dispositivos. Sin embargo, esto tiene un coste y es que en ocasiones, los terminales acaban en vertederos de tecnología a gran escala en los que no existen unas condiciones sanitarias mínimas. Los elementos más valiosos son extraídos, mientras que los más baratos o los que simplemente han quedado inservibles, se destruyen.

tablets africa

2. Reacondicionamiento

En otras ocasiones, os hemos hablado de las tablets reacondicionadas. Estos modelos, que ya han tenido una trayectoria larga en el mercado y que ya han sido utilizados previamente por otros usuarios, son adaptados y se les intenta añadir un software más actual para prolongar su vida útil. En estos casos, los modelos sufren una rebaja de precio importante pero hay que tener en cuenta que otras características como la memoria o el procesador, pueden verse afectadas debido a que no suelen ser sustituidos y dan lugar a problemas de estabilidad que perjudican la experiencia de uso.

3. Reventa

Internet se ha convertido en una de las opciones más utilizadas junto a las tiendas físicas para adquirir nuevas tablets. En multitud de portales, en especial chinos, es posible encontrar multitud de modelos que, a pesar de ser muy baratos, cuentan con una serie de características útiles para revelar que, o bien han sido terminales reacondicionados, o son modelos, en apariencia nuevos. Aún así, no cumplen con unos mínimos. Sistemas operativos con más de 3 años, memorias muy bajas o procesadores lentos son algunos de los rasgos identitarios de esta familia de soportes.

nueva tablet Telast x98 Plus II

A la hora de juzgar si un dispositivo ha quedado descatalogado o no, ¿Pensáis que son las propias marcas las que indirectamente contribuyen a este fenómeno con el fin de lanzar nuevos terminales? ¿Cuáles creéis que son los factores que influyen verdaderamente en el fin de la vida útil de tablets y smartphones? ¿Pensáis que podría alargar su vida útil más? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, una lista de consejos para conseguir soportes duraderos.

 

 

Compártelo. ¡Gracias!