Las mejores tablets para niños: todas las alternativas

Escrito por
Tablets

Las tablets son siempre un regalo perfecto para los más pequeños y un gran aliado para las vacaciones, los viajes en coche y otro montón de situaciones en las que nos vamos a alegrar de tener a mano un dispositivo donde puedan disfrutar de sus dibujos y juegos favoritos. ¿Cuáles son las mejores tablets para niños que podemos comprar? ¿Qué opciones tenemos?

Las tablets para niños clásicas

La realidad es que hay un mercado de tablets para niños bastante amplio, con dispositivos creados desde cero para ello. Lógicamente, esta parece la solución perfecta: suelen ser dispositivos resistentes, fáciles de manejar, con controles parentales integrados y con contenidos apropiados ya instalados.

clan tablet pantalla

Si queréis quitaros de complicaciones, por tanto, uno de estos podría ser la alternativa más apropiada. Hay que tener en cuenta que hay algunos diseñados específicamente para niños de distintas edades, y algunos son bastante baratos, aunque si os decidís por esta vía nosotros os recomendamos que apostéis por los de más nivel, que son los que nos van a dar cierta confianza: la Clan Tablet y la Paquito Mini. Hay muchas más opciones, no obstante, como podéis comprobar en esta selección de tablets para niños que hicimos de cara a las Navidades, incluyendo algunas que están ganando cierta popularidad últimamente, como la Dragon Touch y88x.

¿Merecen la pena las tablets diseñadas específicamente para niños?

Ahora, si nos tenemos que pronunciar respecto a si merece o no la pena comprar una tablet específica para niños, tenemos que decir que, a nuestro parecer, no es el caso. En primer lugar, se suele abusar de que la idea de que los niños no necesitan un dispositivo especialmente potente para lanzar equipos con especificaciones técnicas realmente pobres. Puede que un niño no necesite una pantalla Quad HD, pero hay un límite por debajo del cual las apps sencillamente no van a funcionar bien, ni los vídeos van a verse fluidos.

En segundo lugar, puede que agradezcamos que nos den todo el trabajo hecho y que nos eviten el tener que poner a punto nosotros los controles parentales o el buscarles aplicaciones y juegos, pero hay que tener en cuenta que también suelen llegar con enormes limitaciones que no nos van a permitirnos salirnos apenas de lo que nos dan. La más notable es que no suelen darnos acceso a Google Play y sin él, perdemos la opción de descargarnos nosotros los contenidos que queramos.

Una opción mejor: convertir una tablet barata en una tablet para niños

Nosotros os vamos a recomendar, por tanto, que si estáis buscando una tablet para niños, sencillamente os hagáis con una tablet barata y la adaptéis a sus necesidades. Como veíamos hace muy poco, por menos de 100 euros podéis encontrar tablet con especificaciones técnicas similares o incluso mejores que las de las mejores de las específicas, que cuesta 150 euros.

De hecho, si estáis dispuestos a invertir entre 100 y 150 euros, ya les podéis comprar una buena tablet de gama básica. Y, por supuesto, si vuestra tablet personal está llegando al punto de que agradecería una renovación, siempre podéis echar mano de nuestra selección con las mejores tablets del 2017 en relación calidad/precio, para haceros con una nueva vosotros, y dejarle a antigua a vuestro hijo.

¿Cómo convertir una tablet normal en una tablet para niños? Primer paso: la funda

La cuestión es que quizá nos dé un poco de trabajo, pero realmente las tablets diseñadas específicamente para niños no hacen mucho que no podamos hacer nosotros. Se trata simplemente de hacerlas más seguras, empezando por darles un extra de resistencia frente a los golpes y un agarre más cómodo con una funda. Si el niño va a heredar o compartir nuestro iPad, es especialmente fácil porque al ser medidas estándar, hay muchas opciones y casi cualquiera nos va a valer.

Si tenemos una tablet Android, tenemos dos opciones. La primera es buscar una funda específica para el modelo que hayamos elegido, y tranquilos porque los modelos de tablets baratas más populares suelen tener muchas opciones para niños, como es el caso del Fire 7. Si se diera la circunstancia de que para nuestra tablet no hay ninguno específico, tampoco pasa nada porque hay unas cuantas fundas universales (o casi), como las de Wise Pet o COLJOY.

Segundo paso: introducir el control parental

Por supuesto, una tablet para niños también necesita ser segura desde el punto de vista del software, pero esto tampoco es difícil de conseguir. Empezando por la tablet de Apple, sólo tenemos que ir al menú de ajustes y en el apartado de general ir a restricciones, donde tenemos todas las opciones básicas, como podéis ver en este tutorial para activar el control parental en iOS. Es posible, no obstante, introducir limitaciones de uso en el iPad más específicas (de tiempo, para desactivar el control táctil en una zona, etc.) si os animáis a trastear un poco.

También tenemos un tutorial detallado para ayudaros a adaptar una tablet Android para un niño, aunque en este caso, la mayor parte de los ajustes que necesitamos hacer no están disponibles en los menús normales, sino que necesitamos recurrir a aplicaciones y launchers específicos. Hay muchas alternativas, así que os recomendamos que le echéis un ojo también a esta otra selección de apps de control parental.

Finalmente: llenar el tablet con sus juegos y vídeos favoritos

Como véis, el proceso es de lo más sencillo, no tiene un coste demasiado alto y la mejor parte es cuando llegamos al paso final, que es simplemente descargar las apps y juegos con los que van a disfrutar y es que, en lugar de estar limitados a la selección hecha por el fabricante, tenemos a nuestra disposición todas las opciones de la App Store y Google Play.

Compártelo. ¡Gracias!