Surface Pro vs Surface Laptop: las diferencias, en vídeo

Escrito por
Comparativas

Aunque la Surface Pro 4 ya tuvo como alternativa a la Surface Book, la distancia en precio entre ambas probablemente le puso a muchos la elección bastante fácil, pero la decisión es algo más complicada con los nuevos dispositivos de Microsoft. Hacemos repaso de las principales diferencias que hay entre los dos, con ayuda de una comparativa en vídeo: Surface Pro vs Surface Laptop.

Surface Pro vs Surface Laptop: lo que les diferencia y lo que no

Ya hacíamos un repaso de las diferencias entre la Surface Pro 4 y el Surface Laptop cuando se presentó este pero aún no habíamos hecho lo propio tras la llegada de la nueva Surface Pro, y aunque mucho de lo que decíamos entonces se sigue pudiendo aplicar ahora, hay algunos cambios importantes que sí que hay que tener en cuenta. ¿En qué salimos ganando y perdiendo si apostamos por la tablet o por el portátil?

Por ejemplo, lo primero que tenemos que decidir a la hora de elegir es cuál de los dos formatos se ajusta mejor a nuestras necesidades, y en el apartado de diseño la nueva Surface Pro nos trae algunas mejoras respecto a su predecesora: el soporte trasero cuenta ahora con más grados de inclinación y se puede dejar prácticamente plano; es todavía más fina y ligera; el modelo con procesador Intel Core i5 llega también ya sin ventilador; y, en caso de que alguien tenga especial interés en ello, también tenemos disponible un teclado Alcantara. En lo que son iguales, por otro lado, es que con ninguno de los dos tendremos puerto USB tipo C.

Este es una de esas cuestiones en las que se agradece poder echar un vistazo a los dispositivos directamente porque las imágenes valen más que mil palabras, y en el vídeo tenéis oportunidad de ver a la Surface Pro y al Surface Laptop codo con codo, para que podáis apreciar mejor la ergonomía de cada uno de ellos, la experiencia con sus respectivos teclados, la diferencia de tamaño que hay entre ambos y los acabados (decimos esto pensando sobre todo en el teclado Alcantara).

Aunque en muchas ocasiones vamos a agradecer que la Surface Pro sea un dispositivo más compacto y ligero, es cierto que sacrificar más de una pulgada de pantalla (12.3 pulgadas frente a 13.5 pulgadas) se puede notar en algunas ocasiones. A cambio, hay que decir a favor de la tablet que su resolución es más alta (2736 x 1824 frente a 2256 x 1504) con los dos vamos a tener, en cualquier caso, una excelente calidad de imagen, por lo que casi es más aconsejable pensar en términos de lo que ganamos en movilidad.

Por último, hay que tener en cuenta que el Surface Laptop llega con Window 10 S, y si lo mantenemos, podemos disfrutar de un rendimiento algo mejor y también ganaremos en autonomía. Hay que tener en cuenta siempre, en todo caso, que esto es acosta de una  restricción que nos limita a las apps de la Windows Store. Sea comos sea, vamos a poder instalar Windows 10 Pro sin coste si lo preferimos (al menos, hasta el 31 de diciembre, de momento), de manera que hay que considerarlo como una opción extra más que otra cosa.

Otras diferencias a tener en cuenta: configuraciones disponibles y precio

Por lo que respecta a las configuraciones que tenemos disponibles para uno y otro dispositivos hay muy pocas a diferencias, empezando porque, al contrario de lo que sucedía cuando comparábamos el Surface Laptop con la Surface Pro 4, ahora tenemos procesadores Intel de séptima generación en ambos. Aún así, hay algunas cuestiones que hacen que la balanza se incline ahora del lado de la nueva Surface Pro.

La cuestión es básicamente que con la Surface Pro vamos a tener más donde elegir que con el Surface Laptop. Para empezar, la primera está disponible con un procesador Intel Core m3, mientras que el mínimo para el segundo es un Intel Core i5. Para algunos usuarios esa configuración más básica puede que se quede corta, pero para muchos va a ser suficiente y nos va a permitir un ahorro considerable, ya que se vende por 950 euros, mientras que el portátil más barato nos va a costar 1150 euros. Hay que notar que no es que este sea en sí mismo más caro, porque es exactamente el mismo precio que tiene la tablet con ese procesador.

Otra opción que tendremos con la Surface Pro pero no con el Surface Laptop, aunque esto ya es algo que sólo va a afectar a un porción muy pequeña de potenciales compradores, es que tendremos la opción de hacernos con hasta 1 TB, mientras que el tope para el otro es de 512 GB. Curiosamente, cuando lo comparábamos con la Surface Pro 4, la situación era la inversa, porque el modelo con 1 TB de esta se había dejado de comercializar mientras que se había anunciado que el portátil si lo tendría, pero ahora nos encontramos con que finalmente no se puso a la venta.

Compártelo. ¡Gracias!