El potencial de la cámara del iPad Pro 10.5 y cómo aprovecharlo mejor

Escrito por
iPad Pro

La mayoría no usa con demasiada frecuencia sus tablets para hacer fotos, por lo que siempre insistimos en que no darle demasiada importancia al elegir tablet, pero si hemos optado por la nueva tablet de Apple por el resto de sus virtudes, ¿por qué no aprovechar ya esta otra también? Os dejamos una muestra de su potencial y repasamos algunos consejos para aprovechar mejor la cámara del iPad Pro 10.5.

Una cámara a la altura de la de los smartphones: la cámara del iPad Pro 10.5 es la misma que la del iPhone 7

Es cierto que la cámara del iPhone 7, al menos según el ranking más reputado que es el de DxO, no es la mejor en la actualidad, pero es una de las mejores, y es la misma que tenemos en el iPad Pro 10.5, lo que nos tiene que dar una idea ya de que estamos ante un dispositivo plenamente capaz a la hora de hacer fotografías y no una opción de la que simplemente podemos echar mano en un momento dado. No es quizá, su principal virtud, pero es algo más que se suma para convertirlo en una de las mejores tablets de 10 pulgadas de 2017.

Para dejar claro su potencial basta con echar un vistazo a sus especificaciones técnicas: la cámara principal es de 12 MP, con apertura f/1.8, estabilizador óptico de imagen, flash quad-LED, y la cámara frontal es de 7 MP con apertura f/2.2. No se trata ya sólo del número de megapíxele, que es cierto que hay otras tablets que le llegan a igualar, sino que hay otras muchas características que le ponen por encima de lo que podemos esperar en este tipo de dispositivos.

Pero para hacerse una idea de lo que puede dar de sí, nada mejor que verlo con nuestros propios ojos, con una muestra de fotografía y vídeo, que es la que tenéis sobre estas líneas. En esta demostración, además, podemos compararla con la cámara del iPad Pro 9.7 (que había dado ya un gran paso adelante respecto a sus predecesoras), lo que nos ayuda a poner mejor en contexto los resultados.

Consejos para hacer mejores fotos con un iPad

Visto que tenemos una herramienta potente a nuestra disposición, no vamos a aconsejaros que llevéis vuestro iPad siempre con vosotros para sacar fotos, pero sí que es cierto que no hay tampoco tanta necesidad de cambiar de dispositivo si ya lo tenemos en las manos y surge una ocasión, sobre todo ahora que estamos en plena temporada de vacaciones y es uno de los momentos en los que más vamos a disfrutar de nuestra tablet.

En este segundo vídeo que os mostramos se hace un repaso bastante completo del menú de la app de cámara del iPad, que os será útil sobre todo si sois usuarios de smartphone Android, así como de las distintas opciones de configuración que tenemos en el menú de ajuste y que nos conviene tener en cuenta (reslución, FPS, etc) y los iconos que veremos en pantalla en cada caso para saber cuáles son las condiciones en las que estamos trabajando.

Hay algunos consejos básicos, no obstante, que tienen que ver con estar usando específicamente una tablet y no un smartphone, sencillamente porque son dispositivos mucho más grandes y pesados, lo cual supone que nos puede costar un poco encontrar una posición cómoda para hacer la foto (en selfies, por ejemplo) o conseguir la estabilidad que sería deseable.

El primero es que hay que tener presente que podemos utilizar también los botones de volumen para hacer fotos, algo muy útil sobre todo si estamos sacando un selfie, según la posición en la que coloquemos la tablet. Si ni siquiera los botones de volumen nos resultan una buena opción, hay que recordar que podemos simplemente retrasar el disparo.

Otras dos recomendaciones que siempre se hacen para quienes quieren sacar fotos con el iPad, y con razón por el problema de estabilidad que hemos mencionado, son la de habilitar en el menú de ajustes la cuadrícula, porque nos va a ayudar a alinearlas, y la de bloquear el enfoque una vez tenemos el que queremos (sólo tenemos que mantener pulsado en el punto en cuestión y al hacerlo, además, se nos va a abrir un control manual para la exposición).

El problema de la estabilidad hace que a menudo se recomiende incluso usar un trípode, pero teniendo en cuenta que lo normal es que usemos el iPad y no nuestro smartphone porque lo tenemos más a mano, no parece razonable esperar que nos tomemos ese tipo de molestias. Lo que sí puede ser interesante, para evitar arrepentimientos y teniendo en cuenta que con una tablet es quizá más complicado que con un smartphone atinar a la primera, acostumbrarnos a utilizar el modo ráfaga (simplemente mantener pulsado al hacer la foto), incluso a pesar de la molestia de tener que ir eligiendo luego.

Terminamos con un recordatorio importante a la hora de grabar vídeo: por el formato de la pantalla, más cuadrada que la del iPhone, lo que vemos por defecto cuando nos ponemos a grabar es menos de que lo en realidad está quedando registrado, y si queremos tener la imagen completa, tenemos que pulsar dos veces sobre el enfoque, lo que nos pasa al modo preview, con las típicas franjas negras arriba y abajo.

Compártelo. ¡Gracias!