El iPad Pro frente al MacBook: ¿al fin una alternativa?

Escrito por
iPad Pro

Probablemente la polémica respecto al potencial del iPad como instrumento de trabajo seguirá viva aún durante mucho tiempos pero en general el consenso tras el lanzamiento del los dos nuevos modelos del iPad Pro es que, en conjunción con iOS 11, al fin son una alternativa a los portátiles y elegir entre uno y otro formato o modelo es más una cuestión de necesidades concretas. ¿Qué factores hay que considerar?

No hay que temer quedarse cortos de rendimiento

Uno de los grandes logros que nos han dejado los nuevos iPad Pro es poder poner punto final a la idea de que vamos a tener un rendimiento menor que con un portátil. Por supuesto, aún hay portátiles más potentes, pero como vimos cuando repasábamos los primeros benchmarks del iPad Pro 10.5 la evolución que supuesto el procesador A10X ha sido sencillamente espectacular, y como comentábamos posteriormente al repasar el ranking de las tablets más potentes, ha llegado al punto en que es capaz de sobrepasar a los 2 en 1 Windows y, como podemos ver en el vídeo que tenéis más abajo, en algunos casos incluso a los MacBook.

Hay una pega a este cuadro tan tentador, no obstante, y es que sigue estando por detrás de ellos en lo que respecta a memoria RAM: incluso si ahora en los dos modelos tenemos 4 GB, los MacBook siguen llegando con un mínimo de 8 GB. Es cierto también que las apps de iOS están diseñadas para consumir menos memoria RAM, no podemos tomar el dato del hardware totalmente por separado del sistema operativo al que sirven, pero aún así es un punto en el que la balanza aún se va a inclinar del formato convencional.

El tamaño tampoco importa

Otro dato a tener en cuenta es que los modelos más asequibles del MacBook tienen pantallas bastante próximas a la del más grande los iPad Pro (12 y 13 pulgadas frente a 12.9 pulgadas), y aunque con el MacBook Pro sí que llegamos ya a 15 pulgadas, en realidad con él estamos un poco ya en otra liga (entre otras cosas por precio). Si acaso, habría que considerar un punto a favor de la tablet estar disponible con 10.5 pulgadas para los que necesitan más movilidad que espacio. De hecho, otra cosa que podemos ver en el vídeo que os dejamos, es que en realidad el iPad Pro 12.9 es algo más grande que el nuevo MacBook, y si le acoplamos el Smart Keyboard vemos que es incluso más grueso también.

La ventaja que sí que vamos a seguir teniendo con él es que cargar con el teclado no es obligatorio y si podemos prescindir de él entonces sí que vamos a disfrutar más fino y ligero. Hay que tener en cuenta, además, hablando de teclados y tamaños, que siempre podemos trabajar con él con el Magic Keyboard, especialmente en casa, si necesitamos uno convencional para escribir cómodamente. Si acaso le podemos poner alguna pega al iPad Pro en este sentido, es que cuando lo usemos con el Smart Keyboard no vamos a disponer de tanto ángulos de inclinación.

El precio juega a favor del iPad Pro

Se ha hablado mucho de la subida de precios que se ha vivido en el terreno de las tablets (y de los smartphones), pero incluso con ella el iPad Pro es una opción más asequible: hasta el modelo de 12.9 pulgadas con 256 GB de almacenamiento y añadiéndole el Apple Pencil y el Smart Keyboard nos va a costar menos (unos 1300 euros) que la versión más básica del nuevo MacBook, que se vende por 1500 euros. Y no es una diferencia pequeña: esos 200 euros son suficientes para hacerse con el Magic Keyboard, los AirPods o los mandos Gamevice para disfrutar también con juegos.

Por otro lado, para los que tengan necesidades menores y no sufran demasiado si pierden algo menos de 2 pulgadas de pantalla, se encuentran con que tienen un dispositivo realmente potente por poco maś de 700 euros, y aunque la calidad no sea la misma que la de los oficiales de Apple, hay que recordar que hay fundas teclado bastante eficientes por sólo 30 euros, además de las múltiples opciones que tenemos en el terreno de los teclados inalámbricos (el de Microsoft cuesta eso también, sin ir más lejos). Perdemos bastante en capacidad de almacenamiento, claro, pero hay que ser conscientes de que para determinadas tareas y con los distintos servicios de almacenamiento en la nube que tenemos, 64 GB en un dispositivo iOS pueden darnos mucho de sí.

iOS 11 va darle un empujón importante

En general conviene ser realistas con el tipo de trabajo que vamos a realizar y las necesidades que vamos a tener, porque es cierto que aún hay tareas para las que los dispositivos con iOS, incluso cuando no les falta potencia, pueden parecernos limitadas, pero para el grueso de las actividades que la mayoría de nosotros llevamos a cabo (pensando, por ejemplo, en estudiantes o en trabajo con suites ofimáticas, etc), lo cierto es que las posibilidades que nos ofrece van a ser más que suficientes.

En todo caso, gracias a iOS 11 la productividad en el iPad va a recibir un empujón importante, como ya hemos comentado en varias ocasiones desde su presentación, introduciendo algunas novedades clave, como es la función para arrastrar y soltar, la barra de aplicaciones flotante, el nuevo explorador de archivos nativo Files y todas las funciones con la que se ha dotado al Apple Pencil para convertirlo en una herramienta útil no sólo para los artistas y diseñadores (aficionados o profesionales) sino para tareas mucho más cotianas, más en la línea del Surface Pen o del S Pen. Y es una mejora menor, pero también se ha retocado el teclado virtual del iPad para que escribir en él sea más similar a hacerlo en uno físico. No nos olvidemos que la actualización está a punto de llegar, además.

Yendo más allá de simplemente sustituir a un portátil

Y hablando precisamente del Apple Pencil, hay que notar que los nuevos modelos del iPad Pro no sólo son capaces de sustituir a un portátil, sino que siguen ofreciéndonos ventajas propias de las tablets, cosas en las que sencillamente son superiores, como la versatilidad y la comodidad que supone el poder utilizarlas o no con una variedad enorme de accesorios o, hablando precisamente del del stylus de Apple, el contar con una pantalla táctil que nos abre un sinfín de posibilidades (con el atractivo añadido de su pantalla Promotion).

Os dejamos para terminar un vídeo en el que se enfrentan el nuevo iPad Pro y el último MacBook y que ilustra bastante bien los principales puntos que hemos tocado y que nos puede ayudar con imágenes a hacernos una mejor idea de la experiencia de uso que podemos esperar de cada uno de ellos.

Compártelo. ¡Gracias!