Del iPhone X al iPad Pro 2: ¿influirá el nuevo phablet en la futura tablet?

Escrito por
iPad Pro

Con el iPad Pro 10.5 aún recién salido del horno, analizábamos hace algunos meses lo que la nueva tablet de Apple nos podía estar adelantando de su futuro smartphone y ahora llega el momento de hacer el ejercicio al revés y pensar en lo que el iPad Pro 2 podría heredar (y lo que no) de las novedades más interesantes del flamante iPhone X.

La pantalla Super Retina

Probablemente para muchos haya sido una decepción el que el iPhone X no llegue con una de las características más espectaculares del iPad Pro 10.5, que es la pantalla de 120 Hz, pero nos cuesta mucho imaginar que el iPad Pro 2 no herede la del nuevo phablet, esa pantalla Super Retina con algo más de resolución pero, sobre todo, con base en paneles Super AMOLED, con más brillo, mayores contrastes y menos consumo. Aunque nunca se puede descartar una decepción, esta sin duda una de las apuestas más segura de toda la lista, en todas las quinielas desde hace meses.

El procesador A11X

Esta es una apuesta aún más segura que la anterior, tanto que en realidad no necesitábamos conocer al iPhone X para poder ponerla en la lista y en cierto modo no depende ello, porque lo esperamos que pase, en realidad, no es que el iPad Pro 2 llegue con el procesador de sus nuevos smartphones, sino con una versión modificada, más potente. En todo caso, podemos decir que lo que descubrimos ayer va a en línea con las expectativas que tenemos.

Nuevos materiales

Entramos ya en especulaciones sobre posibilidades mucho menos ciertas, porque son cuestiones ya en las que la diferencia de formato son clave. La cuestión es que aunque la carga inalámbrica no tiene la misma importancia en las tablets que en los smartphones, suponemos que por simplificar el proceso productivo no es del todo descartable que se introduzcan nuevos materiales en la fabricación de futuros iPad y que estos empiecen a llegar con carcasas de cristal.

Marcos aún más reducidos

Otra novedad que resulta difícil imaginar que llegue al iPad Pro es un frontal sin marcos, porque por su tamaño, las tablets necesitan más superficie de agarre. Tampoco sería lo normal en Apple que después de haber introducido una modificación de diseño importante en nuevo modelo lo volvieran a retocar en el siguiente. Es posible que sigan tratando de mejorar el ratio pantalla/tamaño, pero sin nada que indique lo contrario, nosotros somos escépticos resecto a posibles cambios radicales.

El reconocimiento facial

El no tener la misma necesidad de reducir al máximo los marcos en una tablet deja prácticamente sin incentivos a Apple para eliminar el Touch ID e introducir el reconocimiento facial en el iPad Pro 2, aunque si este es el sistema de autentificación del futuro para Apple, lo normal por otra parte es que acabe llegando a todos sus dispositivos, pero no inmediatamente, como prueba el hecho de que el iPhone 8 no lo incluye.

Mejores cámaras

Siempre persistirá el debate de hasta qué punto necesitamos tener cámaras a la altura de la de un smartphone en una tablet, pero Apple se inició en este camino con el iPad Pro 9.7 y se adentró aún más en este terreno con el iPad Pro 10.5, así que no podemos descartar que no suceda lo mismo con el futuro iPad Pro 2. Si se decide a introducir el reconocimiento facial, en función de su éxito y la demanda que se genere, algunas tecnologías sí que se tendrán que incorporar necesariamente.

alternativas al ipad pro 10.5

Un precio más alto

En lo que nos sorprendería que se parecieran bastante el iPhone X y el iPad Pro 2 es que en supongan una nueva subida de precios, cuando modelos anteriores habían puesto el listón ya bastante más alto de lo que nunca habríamos pensado que veríamos en phablets y tablets, respectivamente. Es, además, una tendencia que ciertamente parece imparable en el terreno de los dispositivos móviles,  y no podemos quejarnos demasiado quizá, cuando cada vez les pedimos más.

Conclusión: ¿es la divergencia entre el iPhone y el iPad cada vez más clara?

Como podéis ver, muy poco de lo que destaca más del iPhone X parece tener posibilidades de acabar llegando al iPad, y es algo que resulta relativamente extraño, porque era bastante habitual que los smartphones de Apple introdujeran las grandes novedades que iban a llegar después a sus tablets.

O quizá no debería extrañarnos tanto, porque es evidente desde hace tiempo que la gama alta de las tablets están cada vez más dedicadas a sustituir a nuestros portátiles y menos orientadas a ser smartphones grandes, algo normal con el auge de los phablets (y ahora en el catálogo de Apple no tenemos uno, sino dos).  

Compártelo. ¡Gracias!