¿Cuánto afecta a tu batería el calor y cargarla demasiado?

Escrito por
Phablet

La batería es siempre una de nuestras mayores preocupaciones en lo que respecta a nuestros dispositivos móviles, pero lo cierto es que por mucho que los cuidemos, cierta degradación con el paso del tiempo es inevitable. El cómo los tratemos, no obstante, puede marcar una diferencia importante en cuánta capacidad vaya perdiendo con el tiempo, como vamos a ver ahora con datos más precisos.

Cómo mantener tu batería en buen estado de salud

Entre los consejos básicos para intentar prolongar la vida de la batería de nuestros dispositivos móviles hay dos que no nos cansamos de repetir: evitar el sobrecalentamiento y siempre que podamos hacer cargas parciales en lugar de completas. Puede, sin embargo, que a muchos les quedaran dudas de cuál puede ser el impacto real de estas prácticas.

Pues bien, ahora tenemos datos precisos gracias a un estudio de cuyos resultados se han hecho eco en Phonearena que nos dice exactamente cuánta degradación podemos esperar de una batería en un año de vida en función de a qué temperatura media la mantegamos y de a qué nivel de carga procuremos mantenerla. Evidentemente, en la vida real no vamos a ajustarnos a estos valores extremos de forma tan constante, pero es suficiente para hacernos una idea.

Así le afectan el calor y la sobrecarga

Como podéis ver en la tabla que os mostramos, con los datos de la tabla parecería que el mayor impacto lo tiene la temperatura, pero sólo cuando alcanza niveles ya extremos, mientras que la combinación de ambos, incluso a niveles mucho más normales, tiene efectos ya muy negativos: hace falta una temperatura media de 40º para perder un 15% de capacidad en un año, pero 25º combinados con una carga excesiva harán que perdamos un 20% en el mismo período.

Hay que tener en cuenta, además, que durante los períodos de carga los dispositivos tienden a calentarse más, especialmente si usamos sistemas de carga rápida o carga inalámbrica, con lo que, en líneas generales, se puede concluir que haciéndolo de más estamos contribuyendo por partida doble a deteriorar más la batería de nuestros dispositivos (y ni qué decir tiene que aún más si lo hacemos con la funda puesta, por ejemplo).

¿Cómo valorar el estado de salud de nuestra batería?

Más arriba os hemos dejado ya una guía a la que podéis echar un vistazo y que recoge todas las recomendaciones de los expertos para evitar un derioro innecesario, incluyendo los dos que hemos destacado, por supuesto, pero si queréis haceros una idea de qué tal lo estáis haciendo con vuestro tablet y smartphone y cuánto necesitáis o no mejorar vuestros hábitos de cara a futuro, tenemos también otra guía para ayudaros a conocer el estado de salud de la batería de vuestros dispositivos.

Y si nos encontramos con que la batería de nuestros dispositivos está ya bastante dañada, puede ser interesante, como os comentábamos recientemente, aprender a calibrarla, porque cuando se deterioran no sólo pierden capacidad sino que les“engañan”, haciéndoles pensar que tienen más reservas de las que realmente tienen y propiciando que nos muestren información errónea (que es por lo que nos llevamos esas desagradables sorpresas de quedarnos sin batería cuando pensábamos que teníamos de sobra hasta poder volver a cargar).

Compártelo. ¡Gracias!