iPad mini Retina

Parece que fue hace nada, pero el iPad mini ya lleva con nosotros un año. Siguiendo el calendario habitual de actualizaciones, Apple presentó el iPad mini retina hace unas semanas y desembarcó discretamente en nuestro país hace unos días. Durante una semana completa, lo hemos puesto a prueba con unas conclusiones muy positivas.

No es casualidad que el resto de la gama iPad, en concreto el Air, lo haya “imitado”. La forma y diseño del mini Retina es sencillamente aplastante y la verdad que deja lugar a pocas dudas, más teniendo en cuenta su precio más bajo con respecto a su hermano mayor (aunque, dentro de los tablets con el mismo tamaño de pantalla, sigue siendo la opción con mayor precio).

Precisamente en este punto queremos hacer hincapié. El dispositivo tiene un precio elevado en comparación a la competencia con el mismo tamaño de pantalla.  Por eso, es conveniente hacerse una idea de todas las características del dispositivo, para ello os lo desmontamos punto por punto para que podáis sacar vuestras conclusiones.

Forma y hardware

El dispositivo repite el diseño del modelo anterior y no cambia en absoluto. Las mismas dimensiones (pero imperceptiblemente más grueso y pesado), y la evidente continuidad en la posición de los botones hace que el dispositivo parezca el mismo que el año pasado. ¿Para qué cambiar algo, si ya funciona y es excelente?– pensarán con acierto los ingenieros de la compañía, donde además, este pensamiento encaja con su modus operandi donde alternan generaciones con mayores evoluciones técnicas con otras que introducen innovaciones de diseño.

No hay que buscarle diferencias con el Air salvo en el tamaño, porque el resto es idéntico, desmintiendo una vez más aquellas creencias de que el iPad mini es una “versión reducida o básica del iPad”. El año pasado se contuvieron a la hora de montarle los componentes electrónicos, dejándolo con una pantalla de densidad de píxeles estándar y con un procesador inferior con respecto al de quinta generación, pero en esta ocasión lo han igualado, como si hubieran homogeneizado las tablas de características entre todos los productos.

Empecemos por la autonomía: Apple garantiza que es idéntica entre ambos modelos (tanto Air como mini), y que dicha autonomía iguala al del antecesor sin pantalla Retina. Parecía difícil de creer, teniendo en cuenta que era necesario iluminar y gestionar el doble de píxeles y un procesador aún más potente, pero en una semana hemos observado los mismos tiempos de descarga y carga que acostumbrábamos con el modelo anterior. Bien por Apple, más características y potencia técnica sin comprometer la autonomía (según las especificaciones técnicas, la batería ha incrementado su capacidad cerca de un 50%). Eso sí, descubrimos que es mejor desconectar los datos móviles si no se van a usar durante un tiempo prolongado, ya que notamos un ahorro considerable (era de esperar y se puede aplicar a muchos dispositivos).

No podemos olvidar mencionar el sistema de doble micrófono que mejora la calidad de audio optimizando la cancelación de ruido.

iPadminiRetina2013-8

Pantalla

El salto a la tecnología Retina en estas 7,9 pulgadas convierte el iPad mini en el dispositivo con mayor densidad de píxeles de toda la gama de productos de Apple (incluidos los portátiles MacBook Pro Retina hasta la fecha). 326 píxeles por pulgada hacen que el texto es extremadamente nítido, incluso más que en un Air aunque compartan la misma resolución.

El incremento se agradece desde el primer momento, donde el menú de apps cuenta con más claridad y color que nunca. Comparando ambos a la vez, se notan ciertos elementos que antiguamente parecían difuminados. Para nosotros, solamente con este punto la actualización de modelo justifica su valor.

Durante los primeros días, aparecieron en la red evidencias de problemas de “ghosting” en las pantallas del nuevo mini. Este fenómeno causado por paneles defectuosos provoca que la pantalla tarde en refrescar y queden rastros o artefactos extraños plasmados sobre la imagen. Afortunadamente, parece que han sido casos aislados, ya que nosotros hemos forzado nuestra unidad a mantenerse encendido con la misma imagen durante varios minutos, sin notar estos efectos posteriormente al cambiar de imagen. No obstante, parece que el panel trae de cabeza a la cadena de montaje de la compañía; responsables de la compañía nos han confirmado que las existencias son limitadas, al menos de momento, debido a este punto.

Conectividad

El iPad mini retina amplía el abanico de productos de la compañía que combinan (casi) todas las tecnologías de conexión en un único modelo. En un modelo con concetividad móvil como el que nos han cedido para análisis, encontramos compatibilidad para las frecuencias LTE que operan en todo el mundo actualmente.

Además, encontramos tecnología WiFi que emplea más de una antena de manera simultánea (conocido como MIMO). En nuestras pruebas de navegación no hemos notado pérdida alguna en este aspecto, aunque hay que tener en cuenta que para aprovechar estas últimas tecnologías debes conectarte a equipamiento compatible. En cualquier caso, la velocidad de conexión es igual de fluida que siempre, con la ventaja de disponer de mayor compatibilidad LTE en la calle. Además de beneficiar al usuario, esto supone para Apple reducir la cantidad de versiones de un mismo modelo que salen a la calle, lo cual deducimos que facilita la fabricación, distribución y hasta puede reducir costes.

Rendimiento y software

El procesador A7 + M7 que comparte con el Air y el iPhone 5s hace que todos estos dispositivos empaten en rendimiento, con alguna diferencia mínima en la velocidad de reloj. La experiencia de uso de iOS7 es mejor que nunca, y aunque no esté relacionado con el iPad mini nuevo de manera exclusiva, queremos hacer especial mención a esto. Gracias a la nueva versión del sistema operativo y aprovechándonos del ecosistema Apple, en apenas minutos estábamos ya operativos con el mini Retina, habiendo heredado toda nuestra configuración de cuentas y claves de conexión WiFi desde el Llavero iCloud. Es un dato a tener en cuenta para aquellos que ya tienen otros dispositivos de Apple y están pensando en lanzarse al iPad: la configuración e instalación no es nada traumático y menos con iOS 7.

A priori puede parecer que el procesador M7 no tenga, de momento, todo el sentido que tiene en el iPhone 5s. Es un error pensar esto, no se pueden obviar las implicaciones que éste tiene para el sistema, como la gestión de autonomía y búsqueda de redes WiFi en movimiento/parado. Además, creemos que solo son los primeros pasos de una plataforma que tendrá cada vez mayor uso (por ejemplo, la app Day One ya hace uso del M7 de manera indistinta entre iPhone y iPad).

Touch ID? Aún no

Nuestra mayor duda fue la ausencia de Touch ID. Lo conocemos del 5s y, con total seguridad, los sistemas de lectura de huella será la nueva característica que incorporen todos los modelos de smartphones y tablets del mercado en los próximos meses. Por eso fue una sorpresa ver que, a pesar de que ya se conocía la tecnología Touch ID desde hace unas semanas, los iPad se “caían” de ese selecto club. Habiendo preguntado a los responsables de la compañía, estos nos indicaron sin mucho detalle que “todo llegará”.

iPadminiRetina2013-13

Es lógico pensar que Touch ID se haya introducido en el iPhone, donde su aceptación y uso puede tener un arranque exponencial, para ya exportarlo al resto de dispositivos de la compañía. Al igual que antes, este punto es solo el primer paso de la plataforma.

Conclusiones

El iPad mini Retina trae las actualizaciones técnicas que necesitaba: mejor pantalla, potencia igualada al Air y, sobre todo, sin comprometer la autonomía. Eso sí, a un coste ligeramente superior al modelo del año pasado que no debería echar atrás. Ahora sí, si estás pensando en hacerte con un iPad, sólo tienes que dejarte guiar por el tamaño de pantalla, ya que no hay esa “fragmentación” técnica entre modelos de primera línea.

Revisado por David Gomez el 03 diciembre 2013

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios

Análisis a fondo