iPad mini con pantalla Retina costaría al menos 380 dólares

Escrito por
iPad

Desde antes incluso de la presentación oficial de iPad mini, ya se hablaba en los medios especializados acerca de que Apple escatimaría algo de calidad en el nuevo dispositivo con vistas a hacerlo más asequible, y cuando se supo que éste no iba a contar con una pantalla Retina, inmediatamente se achacó a tal estrategia. Pero, ¿cuánto más costaría la tableta compacta de Apple si incluyera la pantalla Retina y cuánto podemos esperar que cueste la siguiente generación si, tal como se espera, la incorpora? La respuesta de algunos analistas que se han molestado en calcularlo es 380 dólares.

El interminable debate sobre la calidad de imagen del iPad mini comparado con las últimas generaciones de la tableta de Apple y otros dispositivos de 7 pulgadas, ha llevado a algunos analistas a hacer estimaciones sobre cuál sería el coste real de montar una pantalla Retina en el dispositivo, dado que prácticamente nadie duda de que su ausencia ha sido por una cuestión de mantener los precios lo más bajos posible si quería tener alguna oportunidad de competir contra dispositivos subvencionados por los proveedores de contenido, como es el caso de Nexus 7 con Google y Kindle Fire HD con Amazon. ¿Cuánto más podría costar iPad mini de haber incorporado una pantalla Retina? ¿Habría sido mucho menos competitivo en términos de precios?

iPad Mini Pantalla

Evidentemente, sólo podemos obtener estimaciones, facilitadas en este caso por Cult of Mac. Sus análisis han concluido que el precio de una versión de iPad mini con pantalla Retina no podría bajar de los 380 dólares y mantienen esta previsión para el modelo que, según se especula, está ya en producción y el cual vería la luz en marzo de 2013. El aumento del precio no se debe sólo al superior coste de la pantalla en sí misma (que sería ya entre 30 y 40 dólares más cara), sino que su mayor resolución exigiría necesariamente un procesador más potente y una batería con mayor capacidad para equilibrar rendimientos, lo que subiría el precio unos 15 dólares más, como mínimo. Es interesante plantearse, en cualquier caso, si enfrentándose como lo hace a tablets cuyos precios oscilan alrededor de los 200 dólares, la diferencia entre 330 y 380 dólares es realmente decisiva. Lo comprobaremos con la segunda generación de la tableta compacta en caso, claro, de que Apple no encuentre la manera de hacerla más económica.

Compártelo. ¡Gracias!