Phablets veloces: Los procesadores actuales y los que están por venir

Escrito por
Phablet

2016 está en su recta final y a lo largo de este año, hemos asistido a mejoras importantes que posiblemente, determinarán el futuro que el sector de las tablets y también, el de los smartphones, seguirán en los próximos ejercicios. En otras ocasiones os hemos comentado que la realidad virtual, el Internet de las Cosas y los nuevos sistemas de cámaras duales, tendrán el protagonismo en el corto plazo. Sin embargo, para sostener todos estos avances y conseguir resultados que no queden eclipsados por una falta de recursos o una velocidad lenta que impida utilizar con normalidad unos dispositivos cada vez más potentes, es necesario que se fabriquen procesadores capaces de soportar todos estos requisitos.

En el campo del rendimiento, también hemos asistido a mejoras importantes que son capaces de garantizar una ejecución sin problemas de los dispositivos más elevados a día de hoy. Por otro lado, en el terreno de los terminales medios, existen chips que ofrecen una velocidad adecuada para unos modelos en los que la reproducción de contenidos audiovisuales, el uso de juegos y las fotografías son los usos más extendidos. A continuación, os ofrecemos una lista con los procesadores que hemos podido ver a lo largo de este año y que podrían dar algunas pistas sobre los componentes que veremos en este sentido en los próximos meses.

procesadores

Exynos 8890

Comenzamos con la apuesta de Samsung. La firma surcoreana ha optado por fabricar sus propios componentes. Con sus 8 núcleos, sus diseñadores aseguran que el rendimiento aumenta en torno a un 30% en comparación con sus antecesores. Soporta pantallas con resoluciones de hasta 4K así como la visualización de contenidos en 3D. En el terreno de las cámaras, podría aguantar sensores de hasta 24 Mpx. Todo esto gracias a una velocidad punta que puede llegar a los 2.3 Ghz. Algunas de las últimas phablets de la compañía cuentan con este procesador.

Helio X25

MediaTek ha decidido lanzarse a la piscina y sumarse a la lista de compañías que pretenden suministrar sus componentes a los dispositivos más elevados del mercado. Durante este año, hemos visto aterrizar a X20 y X25. Ambos procesadores, que podemos ver en terminales de firmas asiáticas como Meizu, entre sus atractivos están sus 10 núcleos con los que se consiguen picos de 2,5 Ghz o la capacidad de reproducir sin problemas vídeos en 4K, memorias RAM de hasta 4GB y cámaras que rondan los 32 Mpx. En el caso del X25, una GPU Mali T880 asegura una ejecución correcta de los juegos más pesados.

mediatek helio

La familia Snapdragon

Entre 2015 y 2016 hemos asistido a la creación de dos nuevos procesadores por parte de Qualcomm y agrupados en la serie 800. El primero de ellos, el 810, ha recibido muchas críticas por experimentar sobrecalentamientos a pesar de que aguanta resoluciones Ultra HD y ser uno de los más potentes en materia de imagen, ya que está preparado según sus fabricantes para soportar cámaras de hasta 55 Mpx. Permite el uso de tecnologías de carga rápida y velocidades máximas de 2 Ghz.

Para intentar solventar algunas carencias de su antecesor, posteriormente se comercializó el 820, que aumenta su frecuencia hasta los 2,2 Ghz y que, al igual que el 810, permite ver contenidos en resolución más elevada. Su GPU, una Adreno 530, no solo aceleraría los juegos que requieren más cantidad de recursos, sino que también aseguraría un ahorro de los mismos cercano al 40%.

Kirin 955

A la hora de hacer un repaso por los procesadores que podemos encontrar en gran parte de las phablets de este año, acabamos con un chip Made in China y que corre por cuenta de Huawei. La compañía asiática, al igual que Samsung, pretende controlar todo el proceso de producción de sus modelos. Para ello, ha ampliado su familia de componentes Kirin, presente en los últimos buques insignia de la compañía y que está enfocado en optimizar el consumo de la batería. Entre otros de sus puntos fuertes, está su velocidad, de 2.5 Ghz o su compatibilidad con terminales que superan los 4 GB de RAM. Cuenta con un procesador secundario encargado de gestionar los sensores de los terminales y asegurar su correcto funcionamiento y unos tiempos de respuesta reducidos.

Procesador Kirin Huawei

Como habéis podido comprobar, los esfuerzos de las mayores compañías del mundo se centran en muchos casos en mejorar la autonomía y la velocidad ante el incremento de las prestaciones de imagen, y por otro lado, la aparición de juegos y herramientas más potentes que requieren una cantidad elevada de procesos para poder funcionar.

Tras conocer más sobre los chips utilizados en 2016 y sus ventajas, pero también sus inconvenientes, ¿Pensáis que sería posible que el número de fabricantes se redujera para dar como resultado componentes más estables? ¿Creéis que el incremento de las prestaciones también repercute negativamente en el precio de los terminales? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, cómo se crean los procesadores, su clasificación según su arquitectura y cuáles son las tareas de cada elemento incluido en ellos para que podáis conocer más sobre una parte fundamental de las phablets que millones de personas utilizan a diario.

Compártelo. ¡Gracias!