Surface Pro 4

Valoración: 9,5 de 10

Nota 10Si las dos primeras generaciones de la gama Surface tuvieron problemas para atraer la atención del consumidor, la llegada de Satya Nadella a Microsoft ha derivado en un profundo cambio de filosofía con respecto a los dispositivos móviles, cuyo movimiento más significativo es integración de las diferentes versiones de Windows de manera transversal. La Surface Pro 3 ya era un equipo que permitía evitar la el dilema tablet o portátil. Esta nueva generación llega para elevar aún más ese mismo concepto.

Debemos tener en cuenta que su predecesor ofrecía magníficas prestaciones y que aún un año después de su lanzamiento es uno de los mejores modelos de su especie en el mercado. ¿Qué margen para la mejora había? Pues la verdad que nosotros veíamos muy poco, y aún así, parece que todas esas áreas en las que había un resquicio (e incluso en muchas en las que aparentemente no lo había), Microsoft se ha superado. No todo es perfección, aunque reconocemos que para destacar algún punto negativo sencillamente deberemos fijarnos en aspectos que muy seguramente otros análisis pasarían por alto.

Surface Windows 10 Edge TabletZona

Sencillamente estamos ante un producto de lujo y los fans de Windows (y todo el ecosistema que incluye), si verdaderamente pueden acceder a esta Surface Pro 4, deben estar de absoluta enhorabuena por el brillante dispositivo al que se ha dado factura en este 2015.

Tablet Surface Windows 10 cubierta trasera

Además de los detalles mejorados en términos de especificaciones y acabados, una de las grandes incógnitas descansaba en saber al fin qué tal se comportaba Windows 10 en una tablet preparada para correr esa versión desde el primer momento. Aquí, igualmente, nuestro balance se antoja muy positivo. Cierto es que aún no es el mejor sistema para utilizar en su vertiente táctil, pero los de Redmond se han adelantado dando el paso hacia la integración total con el escritorio clásico y van a sacarle ventaja a sus principales competidores. Con todo, esta versión del sistema mejora enormemente lo visto en Windows 8 y 8.1 y mantiene una línea ascendente, a nuestro juicio, acertada y con gran potencial.

Diseño

Estamos ante un equipo de tan brillante factura como sus generaciones anteriores, pero ajustando aún más los límites y optimizando espacios casi al máximo. La gran novedad, tal vez, es que se ha prescindido del clásico botón de Windows, que el año pasado marcaba la posición retrato como la natural en su parte delantera.

Tablet Surface Windows 10

Entre los materiales de la Surface Pro 4 sigue predominando una aleación de magnesio la cual, sinceramente, nos extraña que no haya sido adoptada por otros fabricantes en cuatro años; y es que mantiene sensaciones de consistencia al nivel del aluminio, pero mejora en gran medida su ligereza.

Tablet Surface Windows 10 logo espejo

Incluso el área de ventilación es estilosa (recordamos que este equipo puede llegar a llevar un Intel Core i7 de sexta generación en su versión más avanzada), y huye de esos esquemas que parecen reproducir una auténtica turbina. No sabemos cómo funcionarán otras variantes de la Pro 4; sin embargo, la unidad que Microsoft nos ha proporcionado mantiene una temperatura moderada con frecuencia, quizá calentándose algo más la parte posterior izquierda que en la derecha. Aún así, es otro apartado en el que hemos notado mejoría.

Accesorios

Comentario aparte merecen los accesorios que Microsoft ha lanzado junto a esta nueva generación. Como señalamos en un artículo hace varios días, la Type Cover ha ganado en ergonomía, aumentando el espacio entre sus teclas. Además el trackpad se fabrica, en parte, con cristal, incrementando su capacidad de respuesta y su precisión. Hemos de decir que lo que vimos el año pasado, nos encantó; pero lo de éste es todavía mejor.

La cruz de la moneda: se compra por separado.

En cuanto al Lápiz, se ha ampliado el rango de niveles de presión hasta llegar a los 1024, se ha incorporado un borrador y un nuevo sistema de anclaje a la cubierta de la Surface. No obstante, también hay una parte muy interesante de desarrollo en el propio software de Microsoft. Por ejemplo, el navegador Edge permite tomar notas a mano alzada desde páginas web para luego convertir el resultado en un documentos o almacenarlo en OneNote. Sólo con esta característica, imaginad el gran partido que se le puede sacar al puntero.

Dimensiones

Este año se replican de forma casi idéntica las medidas de la versión previa, es decir, 29,2 cm x 20,1 cm, pero en ese mismo espacio, la pantalla ha ganado terreno al marco. Además, el grosor ha descendido de los 9,1 mm a los 8.45 mm y, en cuanto al peso, pasamos de los 800 gramos a los 786 o 766 gramos, dependiendo del modelo en cuestión. En agosto de 2014 nos quedamos sin palabras a la hora de alabar la figura de la Surface Pro 3, ahora sólo podemos volver a insistir en que su sucesor es aún mejor.

Tablet Surface Windows 10 perfil inferior

En este sentido, y respecto a otras tablets, la Pro 4 se presta a poca comparación. Quizá podamos contrastar sus medidas con las del iPad Pro, y la tableta enfocada a la productividad de Apple saldría ganando, sin embargo, es importante tener en cuenta que, a pesar de mejoras como la pantalla partida o los 4GB de RAM, el modelo de la manzana aún trabaja con un sistema operativo ligero, como es iOS, y no hay equilibrio en términos de rendimiento.

Tablet Surface Windows 10 en pie con pestaña

Quizá la Lenovo Miix 700 es una buena referencia, con medidas similares a la Surface Pro 4. Aunque su procesador más avanzado es un m7, no un i7, y tampoco tiene una pantalla de tanta resolución.

Puertos y elementos externos

Todo se mantiene de forma muy parecida a la anterior generación de la Surface profesional.

En el perfil derecho encontramos un Mini DisplayPort, un puerto USB 3.0 y la ranura para cargar el dispositivo y “enganchar” el lápiz.

Tablet Surface Windows 10 puertos

En el perfil izquierdo se queda sólo el puerto jack de 3.5 mm, por lo que aparece bastante limpio.

Tablet Surface Windows 10 perfil izquierdo

El control físico del volumen ha pasado al perfil superior, justo al lado del botón para encender el equipo.

Tablet Surface Windows 10 perfil superior

De la parte frontal, dijimos anteriormente, ha desaparecido el botón capacitivo habitual de inicio con el logo Windows. Se mantiene, como es lógico, la cámara delantera.

Tablet Surface Windows 10 camara frontal

Ocupando toda la parte del perfil superior y extendiéndose hasta la mitad de los laterales encontramos un sistema de ventilación para los componentes internos. Un elemento difícil de integrar con el que Microsoft ha hecho un muy buen trabajo.

Tablet Surface Windows 10 soporte

La zona trasera se encuentra dividida en dos partes, una rasa (sólo destacamos la cámara en este sitio) y otra cubierta por la pestaña/soporte habitual, donde brilla como un espejo el logo de Microsoft. Bajo dicha pestaña hay también una ranura para tarjetas de memoria.

Pantalla y multimedia

La pantalla ha ganado presencia con respecto a la anterior generación del dispositivo, creciendo de las 12 a las 12,3 pulgadas, algo en lo que muy posiblemente influye el hecho que el frontal haya eliminado el botón de inicio. Además, la resolución de la Surface Pro 4 también mejora las cifras de su predecesora, con 2736 x 1824 píxeles y una imponente tasa de 267 ppp.

La pantalla, además, según concluyen los estudios de DisplayMate, es mejor en todas las facetas que la de la Surface Pro 3: ángulos de visión, colores, nitidez, brillo, contraste, etc. Lo cierto es que, a simple vista, poco podemos notar, puesto que el modelo del año pasado ya rozaba la perfección. Tal vez, hay margen de mejora en el tema los reflejos y es muy posible que la luminosidad máxima de la display se quede un poco atrás al compararla con otras tabletas reinas. Aún así, el equipo es excelente en casi todas las circunstancias.

Tablet Surface Windows 10 pantalla

El audio es demoledor, hasta el punto de haber incluso superado el potencial de la Surface Pro 3. No sólo muestra una gran calidad de emisión, sino que además alcanza un volumen realmente alto. La mano de Dolby, y todos sus avances en el campo de móviles y tablets, vuelve a notarse con rotundidad. No hay equipo en su especie que suene mejor, nos atreveríamos a decir.  

Sistema operativo e Interfaz

A pesar de que el hardware de la Surface Pro 4 es espectacular, si algo nos intrigaba de este equipo a priori, y nos apetecía realmente probar, era su sistema operativo. Se trata de una de las primera tablets con Windows 10 fabricadas por y para esa versión, y al ser un producto de Microsoft, supone, casi podríamos decir, una referencia como punto de partida de una nueva era no sólo en la firma de Redmond, sino en el mundo de la informática y los terminales móviles. Los de Satya Nadella han sido los primeros en concebir un sistema plenamente integrado para tabletas, smartphones y PCs, adelantándose muy posiblemente a Apple y Google, que deberán seguir un camino similar en lo sucesivo.

Tablet Surface Windows 10 menu aplicaciones

Debemos reconocer que Microsoft se demoró en el segmento de las tabletas y que Android y iOS tenían mucha ventaja de partida. Además, la dupla Windows 8 y RT, no dio los resultados esperados. La distinción no era del todo coherente y ni uno ni el otro resultaban plenamente funcionales. Especialmente, la versión completa mezclaba de forma poco fluida elementos pensados para táctiles con un escritorio clásico, pero la comunicación entre ambos entornos era rudimentaria.

Tablet Surface Windows 10 ajustes

La vertiente tablet de la Surface Pro 4 aún tiene carencias, sin embargo, Microsoft está dando pasos de gigante para ponerse a la altura de los rivales. Windows 10 permite una fácil transición entre lo táctil y el teclado / trackpad / ratón / lápiz. Por ejemplo, el escritorio en su sentido clásico no es lo óptimo si trabajamos con los dedos, pero tenemos la posibilidad de lanzar un “Modo tableta”, desde el Centro de actividades, que hace los iconos más manejables y lanza un mosaico sobre la base del entorno tradicional, manteniendo algunos rasgos estables como la barra de tareas. Se trata de una vía muy convincente para conseguir hibridar experiencias y saltar de una a otra sin sensación de desconexión absoluta.

Tablet Surface Windows 10 modo tableta

Obviamente, luego contamos con todas las virtudes de Windows 10, que hacen de éste un sistema mucho más versátil que su antecesor, aunque ya estuviéramos familiarizados con varias de estas características por Android o iOS: Periodo sin notificaciones (o No molestar), Ahorro de batería, Cortana, etc. Además, continuaremos disfrutando de la gran ventaja de Microsoft sobre sus competidores; es decir, el área de producción profesional, con un ecosistema integrado de OneNote, OneDrive, Office, Skype e incluso el nuevo navegador Edge, que ya comienza a mostrar ciertos destellos de clase.

También es cierto que Microsoft podría “estirarse” un poco y facilitar la suscripción a Office 360 (no sólo un descuento del 20%). La Iconia Tab W8, por ejemplo, es un producto mucho más modesto y nos regala un año de uso. Si estamos pagando, como poco, 1.000 euros por el aparato, hubiera sido un bonito detalle.

Rendimiento

Hay un amplio rango opciones y, aunque todas ellas van a dar la talla, la diferencia entre la menos y la más potente es acusada. Dependiendo de nuestras necesidades y poder adquisitivo, podremos decantarnos por un procesador m3 (con 4GB de RAM), i5 (4 / 8GB de RAM) o i7 (8/ 16GB de RAM). Esto hace que la variante más accesible pierda un poco de atractivo con respecto a años anteriores en los que lo mínimo era un Intel i3.

Tablet Surface Windows 10 3DMark

Nuestra unidad de prueba cuenta con un Core i5 y el rendimiento es excepcional. El sistema va tremendamente fluido y su respuesta es inmediata (también se nota Windows 10), como no podría ser de otra forma. Aún así, este no es uno de los apartados que más ha evolucionado en el salto entre generaciones, ya que la Pro 3 era igualmente portentosa.

Capacidad de almacenamiento

La capacidad de almacenamiento va sujeta al modelo de procesador y a la RAM. El equipo más básico tiene 128GB (m3), el medio da opción de 128GB o 256GB (i5) y el más avanzado, de 256 o 512 gigas. Por supuesto, Windows 10 se va a comer una parte importante de esta memoria. Casi 30GB en nuestro equipo.

Tablet Surface Windows 10 memoria

También tenemos posibilidad de utilizar tarjetas de memoria. Lamentablemente, no recibiremos espacio extra en OneDrive al comprar una Surface Pro 4.

Conectividad y sensores

Todo lo que cabría esperar de un portátil: WiFi, Bluetooth 4.0, puerto USB 3.0, Mini DisplayPort, toma para auriculares, dock para la Type cover, sensor de luz ambiental, giroscopio y acelerómetro.

Lo único que algunos pueden echar en falta es una versión con conectividad móvil, 4G LTE, aunque francamente, no nos parece imprescindible pudiendo utilizar el smartphone como punto de anclaje WiFi.

Autonomía

Tampoco se ha evolucionado mucho en este sentido. Microsoft nos asegura 9 horas de reproducción de vídeo, más o menos al igual que la generación anterior. Debemos tener en cuenta, eso sí, que la pantalla es más grande y con un mayor número / densidad de píxeles, por tanto, no perder autonomía ya es en en sí digno de elogio.

Nosotros podemos asegurar que hemos durado una jornada de trabajo entera con el equipo y no hemos agotado la capacidad de carga, quedándonos aproximadamente en un 10% con unas 7 horas de pantalla encendida. A nuestro juicio es un dato muy positivo.

Cámara

Si hay un apartado en el realmente se nota un salto profundo con respecto a la Pro 3, es aquí. Mientras el modelo del año pasado ofrecía un desempeño discreto, tirando a malo, la Surface Pro 4 cuenta con una de las mejores cámaras vistas hasta la fecha en un tablet y se encuentra a la par de la Galaxy Tab S2. Podéis ver abajo la excelente forma en la que se procesa la luz, aun enfocando directamente al sol.

La cámara trasera tiene un sensor de 8 megapíxeles, mientras que la frontal es de 5 mpx, ofreciendo también muy buenos resultados.

Incluso la captura de vídeo nos ha sorprendido.

Este dispositivo es capaz de grabar en 1080p. Trabaja con estabilizador de imagen, corrige el enfoque cuando nos movemos y tiene una potencia de zoom bastante notable.

Precio y conclusiones

La Surface Pro 4 es un equipo espectacular en todos los sentidos pero su precio es elevado en comparación con máquinas más ligeras como el iPad o las tablets Android.

El modelo económico (procesador m3, 4GB de RAM y 128 gigas de almacenamiento) cuesta 999 euros; mientras que la variante top de prestaciones (procesador i7, 16GB de RAM y 512GB de almacenamiento) llega a los 2449 euros. A esto hay que sumarle (si queremos) la Type Cover, es decir 150 euros. El mayor problema que le vemos es que está lejos de ser un producto accesible. Por otro lado, si estamos en condiciones de hacer el esfuerzo, es preferible invertir 100 euros más sobre el precio base (se queda en 1099 euros) e intentar hacernos con la versión Intel Core i5.

Tablet Surface Windows 10 de frente vertical

Si tenemos una Surface Pro 3, mucho nos tiene que sobrar el dinero para sustituir esa tablet con la de este año. De hecho, simplemente comprando el nuevo teclado, ya podemos tener la sensación de estar ante un equipo nuevo con el modelo del pasado curso, como muchos usuarios parecen notar. Otros detalles mejorables: tal vez los reflejos en la pantalla, el uso del dispositivo como tablet pura (le falta madurar) y que haya que pagar por determinado software, especialmente Microsoft Office.

Pantalla de inicio modo tablet Windows 10

Aspectos positivos: Matrícula de honor para pantalla, sonido, diseño, rendimiento, accesorios, sistema operativo, ecosistema, cámara, conectividad, etc. Sobresaliente para la autonomía. Es un equipo avanzado como ningún otro del mercado, dentro del rango en el que pretende moverse. Si estamos en condiciones de hacer una gran inversión y necesitamos un aparato poderoso, la Microsoft Surface Pro 4 es el Rey Sol de los dispositivos móviles e híbridos en general.

Revisado por Javier GM el 16 noviembre 2015

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios